La Anisocoria, una peculiar afección sobre el tamaño de las pupilas

La Anisocoria es una enfermedad que afecta de manera directa el sistema visual, mostrándose como una desigualdad en el tamaño de las pupilas de quienes padecen están condición. En el presente artículo conocerás sobre ella, sus causas y tratamientos.

anisocoria

¿Qué es la Anisocoria?

Estamos frente a la enfermedad de la Anisocoria cuando las pupilas de los ojos no poseen los mismos tamaños. Afectando de manera directa las funciones de la vista. La pupila posee la cualidad de dejar ingresar la luz a través de ella, para que así podamos ver. La Anisocoria no afecta la posibilidad de ver.

Pero puede llegar a causarse tras una sería de dificultades a la hora de presentarse este agrandamiento irregular, entre los síntomas más comunes tenemos:

  • Falla en el sistema nervios
  • Afectación en el globo ocular
  • Aumenta el riego de accidente cerebrovascular
  • Probabilidades de infecciones virales
  • Condición de pupila tónica de Adie: cuando no percibe de manera apropiada la luz

Etimología

Definir el origen del término de la palabra Anisocoria se aprecia separando en sílabas de la siguiente manera:

  • Aniso: un prefijo que es de origen griego y su significado es desigualdad.
  • Cor: también es de origen griego y simboliza la pupila del ojo.
  • Ia: un sufijo de origen latino; y significa enfermedad.

Por lo que si lo establecemos en ese orden se lee Aniso – Cor – Ia: desigualdad ojo enfermedad; cuya traducción gramatical sería: enfermedad desigual del ojo (Anisocoria)

anisocoria

Causas

En los casos donde se ha presentado la enfermedad de la Anisocoria las causas pueden ser fisiológicas, viéndose en una aproximado del 20% de los afectados. La diferencia provocada entre los tamaños de una pupila y la otra, se puede dar hasta 1 milímetro. Puede originarse la Anisocoria luego de enfermedades como los accidentes cerebrovasculares, hemorragias subaracnoideas, glaucoma agudo de ángulo estrecho.

Esta condición no suele presentarse de la misma manera en todos los pacientes, algunos casos solo se presenta la enfermedad de Anisocoria sin haber mostrado antes el paciente alguna condición de salud. Estadísticamente el 20% de las personas desarrollan esta condición, pero entre una pupila y otra la diferencia es de 0,4 milímetros.

Otra de las causas puede ser a través de proceso hereditario, aunque es muy poco frecuente, llegan a reflejarse desde horas tempranas de la infancia. Sin embargo, tal como mencionamos en líneas anteriores la Anisocoria puede darse luego de una serie de patologías, entre las que tenemos:

Accidentes vasculares

Accidentes vasculares como la aneurisma cerebral o afecciones encefálicas, pueden generar la suficiente tensión para que una de las pupilas crezca un poco más.

Tumorales

Están los problemas de tumores en el cerebro, o el Síndrome de Claude Bernard-Horner que llega a causar tumores en la caja torácica. Su presión y tensión generada puede dar origen de manera colateral la enfermedad de la Anisocoria.

anisocoria

Infecciosas

Infecciones como la Meningitis, encefalitis, abscesos cerebrales, tienden a causar de igual forma cierto nivel de tensión. Lo que abre la posibilidad de que el paciente adquiera la enfermedad de Anisocoria.

Medicamentos

Algunos medicamentos poseen una composición que causa la Anisocoria, entre estos esta la Atropina. Provocando el aumento de una de las pupilas. Es por esto que ante lesiones oculares, es apropiado acudir al médico especialista a fin de que le envíe el preparado correcto.

Glaucoma

La enfermedad de glaucoma, es en parte el agrandamiento del ojo, por ciertas condiciones biológicas. Mezclados en muchas ocasiones con la enfermedad de la Anisocoria, donde se agranda una de las pupilas y el globo ocular de igual manera.

Otras causas

La enfermedad de la Anisocoria puede ser causada por otras condiciones, muchas relacionadas con presión o tensión que se genera en el ojo. Casos de estos se ven a menudo en fuertes migrañas, traumatismo encefálico de manera accidental, hemorragia cerebral, vómitos explosivos espontáneos, etc.

Todas estas condiciones que de alguna manera pueda causar presión y tensión hacia el globo ocular, puede dar lugar a la aparición de la enfermedad de la Anisocoria. Ahora bien, si deseas saber sus síntomas y posibles tratamientos. Le invitamos a continuar con la lectura de este interesante artículo.

Síntomas de la Anisocoria

Además de la irregularidad en el tamaño de la pupila, la Anisocoria muestra otros síntomas los cuales se hace fácil detectar rápidamente. Aunque para observar la diferencia de los tamaños solo se percata la persona cuando observa fotos. Pero puede considerar la existencia de esta enfermedad ante la presencia de estos síntomas:

  • Síndrome de ptosis; los párpados se ven caídos
  • Dificultad para girar el ojo
  • Dolores constantes en todo el globo ocular
  • Frecuentes cuadros de fiebre sin razón aparente
  • Constantes dolores de cabeza
  • Disminución de la sudoración

Consideraciones

Una vez conocido con respecto a la Anisocoria, su origen y que la produce y sus síntomas. Te expondremos ciertas consideraciones que debes tener en cuenta ante la presencia de esta enfermedad. Las diferencias entre los tamaños de cada pupila son mínimas, se pueden conseguir personas con este padecimiento de 1 entre 5.

La diferencia entre el tamaño diferencial de las pupilas se da entre 0.5 milímetros y 1 milímetro. Algunos de los casos pueden ser de origen hereditario, siendo de estos muy pero muy pocos probables. Más aun así suelen aparecer, por lo que en ciertas excepciones podemos conseguir casos de Anisocoria en bebes.

Estos bebés que nacen con la condición no son motivo de preocupación, ya que genéticamente su globo ocular se desarrolló con este gen y no entregará los síntomas que la enfermedad de Anisocoria presenta. Retornando a un tamaño igual ambas pupilas con el tiempo.

Las que no regresan a su tamaño original son las pupilas que fueron afectadas por las otras causas que ya hemos mencionado, donde se presentan enfermedades oculares, vasculares, neurológica y cerebral.

Diagnóstico y tratamiento

Una vez que la persona tiene los síntomas de Anisocoria deben acudir a un oftalmólogo para su pronta evaluación. Este especialista procederá a realizar una serie de estudios donde pondrá al paciente en dos ambientes: un área muy iluminada y otra a oscuras. En ambas observará el comportamiento de la pupila.

Sabías que las pupilas tienen una reacción voluntaria ante la presencia de la luz, así que a través de estas alteraciones. El doctor podrá determinar cuál es la pupila que está afectada con la enfermedad de la Anisocoria.

Luego procederá a realizar un análisis más detallado, con la ayuda de un microscopio con lámpara de hendidura. Este aparato permite visualizar en pequeñas secciones el origen del problema.

Evaluación

La evaluación ante la presencia de la Anisocoria no solo se realizará de manera física, el oftalmólogo ordenará una serie de exámenes biológicos a fin de ubicar el origen de esta enfermedad.

Entre estos están los análisis a nivel del tercer nervio craneal, tensión y migrañas. Se ubica los antecedentes de enfermedades actuales, las cuales posiblemente hayan sido el origen de la aparición de la Anisocoria.

Tratamiento

Una vez que el oftalmólogo haya determinado que ciertamente el paciente tiene la enfermedad de la Anisocoria. Procederá a realizar tratamientos que ayudará a detener los síntomas y evitar que sigan creciendo las pupilas.

La Anisocoria en otras especies

En este punto hablaremos sobre la Anisocoria en otras especies, específicamente entre los perros y gatos. Las mascotas preferidas y consentidas de muchos en casa. La Anisocoria se presenta también en estos seres. En el perro se me por la falta de simetría entre ambas pupilas.

Es decir, el síntoma físico es el mismo que en los humanos. Su aparición contribuye ante una evidente lesión a nivel cerebral y sus pronóstico su pueden ser graves, debido a que genéticamente los perros y los humanos son evidentemente diferentes a nivel biológico y físico.

Causas de Anisocoria en los perros

Así que si observas que tu perro presenta una pupila más grande que la otra, debes acudir de inmediato al veterinario, a fin de atacar la enfermedad a tiempo. En algunos casos la Anisocoria viene dada a problemas propios del globo ocular.

Uno de las causas probables en la aparición de esta enfermedad, puede darse por golpes. Accidentes de vehículos, es decir, atropellados. Caídas de altura o golpes con objetos en la cabeza, pueden ser una de las causas que produce la enfermedad de Anisocoria en los perros.

Diagnóstico y tratamiento para los perros

Una vez que el perro es llevado al veterinario, este realizará una serie de exámenes de exploración muy detallada. Donde podrá obtener el diagnóstico temprano de la enfermedad de Anisocoria. Para luego iniciar una serie de tratamientos, y en casos muy graves, realizará una intervención quirúrgica a fin de bajar la inflamación a nivel neurológico.

Consideraciones

Los perros sienten y padecen, pero lamentablemente no tiene como expresar al amo que se sienten mal. Que les duele una pata, o en este caso. Sus ojos le incomodan. En ciertas ocasiones, los amos atentos logran detectar señales que muestran una incomodidad que tiene el animal.

Muchos empiezan a pasarse las patas por su cara, como si buscaran rascarse. Dejan de comer, viven asustados, tiembla mucho y no quieren jugar. Signos que muestran un malestar que posee la mascota. Ahora bien, al revisarlo debes tener en cuenta ciertos detalles. Revisa sus pupilas en la claridad y en la oscuridad.

De observar que en la oscuridad, se dilatan, pero una de ellas es un poco más grande que la otra, es muy probable que estés ante un caso de la enfermedad de Anisocoria. Ahora bien, si en la claridad, ambas pupilas se mantiene dilatas, es seguro que tu perro sufra de Sard: una condición canina donde la retina se está degenerando.

Causando ceguera en el perro, pero en muchos casos se puede ver cuando el animal está muy avanzado de edad. Un signo clásico de vejez en ellos.

Efectos ante intoxicación

Como dato curioso, te damos a conocer que la Anisocoria no solo puede darse a causa de un golpe. Según registros y requisitos médicos algunos perros han mostrado la presencia de esta enfermedad ante alguna intoxicación. Debido a que el cuerpo se ve alterado, se eleva su tensión y en ocasiones vomita.

Una vez conocido todo esto, es importante que estés pendiente de la salud de tu perro. Poniendo total atención cuando recibe de manera accidentada golpes. Y si observas que tu perro presenta alguno de los síntomas y una de sus pupilas está dilatado, le sugerimos acudir de inmediato al veterinario.

Debido a que la Anisocoria en los perros puede volverse en los peores casos mortal si no es atendida a tiempo. Recuerda que el metabolismo de ellos es muy diferente y es igualmente difícil saber lo que el animal está sintiendo.

Causas de Anisocoria en los gatos

Los gatos no se escapan a la enfermedad de Anisocoria, con la diferencia de que en estos animales puede estar al contrario, reducida. Esto es debido a que la pupila de los gatos es muy diferente y reacciona de manera opuesta también. En cuanto a que causa esta afección en los felinos, tenemos que puede presentarse ante enfermedades relacionadas con:

  • Leucemia felina; la cual produce linfoma en su nivel de sistema nervioso.
  • Lesiones corneales; con la aparición de úlceras en el globo ocular.
  • Lesiones por traumas y tumores a nivel cerebral y vascular.
  • Glaucoma; aumento de la presión dentro del globo ocular
  • Obesidad y sobrepeso
  • Lesiones en la retina por peleas
  • Defectos congénitos

Diagnóstico y tratamiento para los gatos

Al igual que los perros, lo felinos en casa cambiarán su comportamiento y podrán de alguna manera dar a atender al amo que algo está pasando con su salud. Le puede revisar de la misma manera, más en los gatos la Anisocoria mostrará síntomas diferentes: su ojo estará visiblemente irritado, con cierta turbidez en la córnea, sus párpados se verán caídos y alrededor del ojo habrá una especie de secreciones

Además de esos signos típicos como falta de apetito, el frotarse con frecuencia sus patas sobre los ojos, querer dormir todo el tiempo y maullidos sin sentido aparente. Es acá donde sede acudir al veterinario, quien realizará una serie de exámenes y aplicará de manera pronta tratamientos para curar al animal ante una enfermedad que le puede causar la muerte.

Consideración final

Una vez conocida la enfermedad de la Anisocoria, el que la causa, como se llega a su diagnóstico y tratamiento. Puedes empezar a tomar en serie todas aquellas actividades donde tu cuerpo pueda ser sometido a tensión. Para así evitar cargas de tensión y minimizar el riesgo de toparse con esta afección.

Prestando igual atención a las mascotas en casa, quienes están propensos a padecer de esta enfermedad, he incluso, para ellos puede volverse mortal. Así que no tomes las lesiones del ojo a la ligera, ya que es por naturaleza una de los órganos más delicados y de mayor cuidado en el cuerpo.

Por último concluimos este interesante artículo, dejándole un breve vídeo sobre la enfermedad de Anisocoria. Para que retome todo el conocimiento acá adquirido y domine abiertamente el tema. ¡Disfrútelo!

De igual manera, le sugerimos los siguientes enlaces:

  • Benadryl: aprende un poco más sobre este medicamento
  • Amikacina: acá sobras para que se usa y detalles que desconocías
  • Eritromicina: Descubre para qué sirve y su relación con ciertas afecciones
(Visited 200 times, 1 visits today)