La Acalasia una terrible enfermedad que ataca a la nutrición

El padecimiento de la acalasia es una extraña anomalía de los movimientos regulares relacionados con la contracción de los músculos del esófago, los cuales no permite que el paciente pueda tragar las porciones alimenticias sólidas y líquidas, lo que imposibilita realizar el recorrido natural  de los alimentos hacia el estómago. A continuación te presentamos una información que te permitirá saber algo más sobre esta patología.

ACALASIA

¿Qué es la acalasia?

Vamos primero a identificar que es el  esófago, este es el tubo de deglución  muscular perteneciente al sistema digestivo, el mismo conecta la faringe con el estómago y su objetivo es llevar los alimentos que ingresan por la boca al estómago.

El padecimiento por acalasia se origina por una lesión  muscular que daña  los nervios del esófago los  mismos  se denominan denervación, cuya función es dirigir las contracciones del esófago, cuando estos nervios están dañados la válvula muscular el cual esta ubicada  entre el esófago y el estómago  y que recibe el  nombre de  esfínter esofágico interior se mantiene rígida, en condiciones normales cuando una persona traga la comida este músculo se relaja y permite el paso de la comida,  con los nervios lesionados el musculo del esófago se ve imposibilitado en contraerse y de empujar a los alimentos sólidos y líquidos en dirección al estómago.

Este padecimiento es considerado como inusual e  impide que la persona se alimente,  así sea que tenga apetito, este padecimiento se puede presentar a personas de cualquier edad, tanto a hombres como a mujeres, sin embargo las estadísticas indican que tiene una mayor prevalencia en las personas ubicadas entre los 30 a 60 años de edad, se han realizado muchos estudios y no hay una opinión oficial que determine el por qué de esta patología, se tienen indicios que puede presentar por factores hereditarios,  también pueden estar asociadas a una infección viral o de una actividad neurodegenerativa.

ACALASIA

Síntomas

Los síntomas que se pueden asociar con la acalasia son:

  • Presentación de la disfagia, que se refiere a la dificultad de se tiene para tragar, tanto  los alimentos sólidos como los líquidos.
  • Percepción que los alimentos están almacenados en la zona pectoral del cuerpo, esta sensación al principio del padecimiento de la acalasia, es intermitente por lo que no sucede todos los días ni en cada comida, pero se van intensificando o incrementando con el paso del tiempo.
  • Presentación de la acción de la regurgitación, la cual se refiere al retorno de la comida sin estar presente ningún esfuerzo, por lo general se manifiesta cuando la persona esta acostada o durante el mismo hecho de la actividad de comer, la regurgitación es muy diferente al vómito, ya que en este se hace necesario un esfuerzo y en la mayoría de las veces hay dolor en la acción de la expulsión. En la regurgitación los alimentos no tienen sabor ácido ni contenido biliar, ya que provienen del esófago.
  • Reflujo y acidez gástrica, está es una sensación de ardor que generalmente se inicia después de las comidas y es más fuerte al acostarse, esta situación ocurre por que  el cuerpo se ubica en forma horizontal y no permite que los alimentos bajen al estómago.
  • Dolor a la altura del tórax, este dolor puede aumentar después de cada comida y también se puede sentir en la espalda, en los brazos, en el cuello, en la mandíbula e incluido los oídos.
  • Tos constante, esta situación se da porque los alimentos regurgitados pueden dirigirse a los pulmones, esta situación es sumamente peligrosa, ya que estos se pueden descomponer y puede comprometer el sistema respiratorio con un absceso pulmonar que es cuando hay una infección y la cavidad pulmonar se llena de pus, esta situación puede derivar en infecciones en las vías respiratorias o neumonía por aspiración.
  • Pérdida de peso, las cuales pueden ser a un nivel de leves a moderadas, esta situación también se da por que los pacientes empiezan a tener miedo a comer por los dolores, esta situación conlleva a una condición psicológica llamada sitofobia.

ACALASIA

Diagnóstico

En sus inicios el diagnóstico de la enfermedad de la acalasia, puede ser mal calificada, debido a que la sintomatología se puede confundir con otros padecimientos gastrointestinales,  como una anemia en el cual el cuerpo no produce suficiente glóbulos rojos sanos e incluso con un padecimiento de  desnutrición que se produce cuando el cuerpo no recibe una alimentación adecuada, por tal motivo es importante la aplicación de exámenes o exploraciones médicas más exhaustivas, somo las señalados a continuación:

Manometría esofágica 

Manometría esofágica es un  examen que se realiza a través de una sonda esofagoscopica, que es un tubo de material de silicona o hule, el cual se inserta por la nariz o por la boca, pasando por el esófago hasta llegar al estómago, se le indica al paciente que realice el proceso de deglución (tragar) en varias oportunidades, con este procedimiento se puede medir las contracciones del músculo del esófago, cual  debe ser  rítmico, también se observa el movimiento  que realizan los músculos en toda su extensión, igualmente sirve para analizar como el esfínter esofágico actúa en el proceso de la deglución de los alimentos.

El paciente deberá estar en ayunas por lo menos de 6 horas para alimentos sólidos y 2 horas para alimentos líquidos, si el paciente ya viene con sospechas de la enfermedad,  el tiempo de ayuno deberá ser de por los menos 12 horas, esto con el fin evitar el vómito y el efecto de una broncoaspiración en el momento en que se este introduciendo la sonda esofagoscopica

En este proceso además de visualizar el aparato digestivo, sirve para tomar una muestra de un fragmento del tejido,  con el objeto de realizar una biopsia para su posterior análisis microscópico y asegurarse que el padecimiento de acalasia esta bien diagnosticado, ya que los síntomas pueden estar relacionados con células malignas provocadas por un cáncer en la parte inferior del esófago.

A través de la manometría esofágica se puede clasificar el grado de afectación de la acalasia, tomando en consideración las particularidades de la disminución del cuerpo esofágico, en este sentido se catalogaron tres tipos de acalasia:

  • Tipo I: Son los que presentan resultados de contracciones escasas y ausencia de presurización esofágica con el proceso de la deglución.
  • Tipo II: Son los que presentan resultados de presurización pan-esofágica con la deglución.
  • Tipo III: Los resultados presentan contracciones espásticas o prematuras.

Los especialistas en la materia de gastroenterología que son los que estudian las enfermedades relacionadas con los órganos del aparato digestivo desde el esófago, estómago e intestinos delgado, opinan que la acalasia tipo II, es la común y la que mayor se adapta al tratamiento farmacológico. El tipo III de acalasia es la menos favorable y la que mayor resistencia tiene al tratamiento farmacológico, por lo cual los pacientes en esta tipología son los candidatos a un proceso quirúrgico.

Radiografías del aparato digestivo 

  • Radiología Simple: A través de estudios con Rayos X,  que es el procedimiento en el cual se utiliza una radiación electromagnética que atraviesa el cuerpo, por medio de la radiología,  se diagnostica el funcionamiento del esófago, se realiza con el paciente acostado  por medio de placas radiológicas,  en un periodo de intervalos de tiempo  que pueden oscilar cada 10 a 15 minutos,  a través de estas placas se puede visualizar un mal funcionamiento para el vaciado  de los alimentos en el esófago, posteriormente se realiza otra placa donde el esófago aparece dilatado pero en su extremo inferior se adelgaza y forma una punta de lápiz, en este tipo de radiografías se puede visualizar frecuentemente los alimentos retenidos en el esófago.
  • Radiografías de transito baritado: Este examen se realiza por medio de un alimento estilo papilla el cual contiene el elemento químico de sulfato de bario, este elemento se torna de color blanco en la radiografía  y permite grabar a través de la aplicación de Rayos X,  tener un diagnostico más acertado del padecimiento, ya que tiñe los músculos del esófago, del estómago y del intestino delgado, el radio se concentra en las zonas irregulares, señalando las úlceras, tumores o bloqueos de las zonas, igualmente a través de este estudio se puede observar las venas del esófago y si las mismas presentan anormalidades como por ejemplo que estén hinchadas o extendidas.

Endoscopia

La técnica del examen por endoscopia se utiliza para visualizar y observar las partes del esófago o tubo digestivo, el procedimiento médico se inicia con la introducción de una sonda flexible que recibe el nombre de endoscopio, la cual se presentan en diferentes longitudes y tamaños, vienen provistos con una fuente de luz y una cámara, con este dispositivo se puede bombear soluciones líquidas, así como impulsar aire hacia adentro o hacia afuera, también sirve para introducir dispositivos para realizar biopsias o practicas quirúrgicas.

A través de este dispositivo se puede examinar el esófago, el estómago y la parte superior del intestino delgado. Para el diagnostico de la patología de acalasia, el método por endoscopia se llama esofagoscopia, por medio de esta se analiza el grado de obstrucción que puede haber en el esófago, de ser necesario se toma una muestra para una biopsia, para determinar si la patología esta relacionada con la acalasia o con otras patologías que también se relacionan con los síntomas, como por ejemplo el reflujo, esófago de Barrett o la identificación de células cancerígenas.

Acalasia

Tratamiento

Los especialistas en gastroenterología, no  han podido establecer el tratamiento médico para devolver las funciones normales de deglución al esófago, por lo tanto los métodos están dirigidos a minimizar la presión de los músculos del esfínter esofágico interior para disminuir el proceso de disfagia, para lograr los objetivos los médicos han presentado varias alternativas y su aplicación dependerá de la edad del paciente y la gravedad del padecimiento, las mismas son las que a continuación se indican:

Instrucciones mejorar la condición de vida del paciente: El médico especialista, informará al paciente que debe comer despacio, triturar bien la comida con los dientes, en el momento de comer realizarlo con porciones pequeñas y acompañar con bastante agua, después comer debe esperar aproximadamente entre 3 a 2 horas para acostarse, inclinar la cabecera de la cama de manera que el cuerpo quede en ángulo y el esófago pueda realizar el proceso de vaciado hacia el estómago por gravedad.

Tratamientos farmacológicos: Algunos medicamentos logran minimizar la presión del esófago y se disminuyen los padecimientos de acalasia, estos se utilizan mientras se prepara para un tratamiento quirúrgico si es el caso. Los fármacos más utilizados son los bloqueadores de los canales de calcio, estos actúan bloqueando el calcio natural del cuerpo, se pueden mencionar los nifedipina y los nitratos como nitroglicerina y el dinitrato de isosorbida, sin embargo estudios han indicado que si bien es cierto que después de unos meses de tratamiento, la vida del paciente mejora, también está comprobado que los mismos producen efectos secundarios como fuertes cefaleas, mareos e inflamación de los pies por retención de líquidos.

Otros tratamientos farmacológicos como la loperamida, cimetropium y sildenafil, mejoran el padecimiento del esfínter esofágico interior, que no cura la acalasia pero ayuda en la calidad de vida del paciente con este padecimiento.

Para el tratamiento de la acalasia, severa,  se puede optar con procedimientos quirúrgicos minimamente invasivos,  que reducen significativamente los daños al cuerpo del paciente, causando menos dolor y menos complicaciones con una estadía en el centro médico  menor a 12 horas, entre los tratamientos bajo esta modalidad se encuentran:

Toxina botulínica tipos A (Botox): Este es un relajante muscular producido por una bacteria llamada Clostridium botulinum, el  cual es inyectado a través de un procedimiento de endoscopia en el esfínter esofágico interior, el efecto que produce esta toxina botulínica, es detener los músculos que mantienen cerrado el esófago y con esto también se detienen las contracciones involuntaria del músculo. Este tratamiento es temporal y los síntomas del padecimiento vuelven a aparecer a los pocos meses de haberlo colocado, los estudios indican que en el periodo de 3 meses a 6 meses y se debe aplicar sesiones por lo menos por un año, para ver los resultados, sin embargo es un tratamiento temporal

Este procedimiento médico causa una cicatriz en el esfínter esofágico cada vez que es aplicado, la misma dificulta la posibilidad de realizar alguna cirugía en el área en un futuro, por lo que este tratamiento con botox es mayoritariamente recomendada para pacientes ancianos, frágiles o aquellos que presenten acalasia severa. Hay estudios que demuestran que el 34% de los pacientes que se aplicaron en un año 3 dosis de botox, obtuvieron una mejoría y no aparecieron síntomas por un periodo de 2 años.

Dilatación neumática: Este procedimiento se lleva a cabo a través del método de endoscopia, en el cual se introduce por el tubo del endoscopio un globo neumático hasta la parte final del esófago, al llegar a la zona se infla el balón con la finalidad de desgarrar y estirar sutilmente las fibras musculares del esfínter esofágico interior. Los gastroenterólogos especialistas en el padecimiento de la acalasia opinan que los resultados con este tipo de intervención son muy exitosos, como todo procedimiento hay riesgos de perforación del esófago por lo cual se tiene que estar preparado para una acción quirúrgica inmediata.

En el procedimiento de instalación del balón por dilatación neumáticas,  los riesgos de complicaciones rondan el 5%, sin embargo aunque el porcentaje es bajo estas  pueden ser muy delicadas y riesgosas, ya que están relacionadas con infecciones respiratorias por el paso de los residuos de alimentos ubicados en el esófago a la vía respiratoria, producto de alguna perforación a la pared esofágica en el momento que se infla el globo, por eso es tan importante tener un ayuno de por lo menos 12 horas antes de iniciar la dilatación neumática.

Se tiene registros que algunos pacientes presentan reflujo gastroesofágico después de someterse al procedimiento de la dilatación neumática, se indica que este método tiene mayor garantía para personas mayores de 40 años, los estudios también señalan que este tratamiento tiene que realizarse cada 6 años.

Las Cirugías, estos procedimientos están indicados principalmente para pacientes jóvenes que no tengan otras patologías como por ejemplo las cardiovasculares, hipertensión o diabetes que influyan negativamente en la recuperación del post-operatorio.  Bajo la metodología de una cirugía, la estadía en un centro hospitalario puede ser de 2 hasta 5 días, es dolorosa, ya que hay un corte de la piel y los músculos, en el post-operatorio se debe tener máximo cuidado con las condiciones higiénicas y el tratamiento médico,  para evitar una infección en el área objeto de la operación, entre las cirugías realizadas para mitigar el padecimiento de la acalasia, se encuentran:

Miotomía de Heller: Se procede al corte en las capas musculares externas del esófago de alrededor de 5 a 10 cms, de longitud, la capa del musculo de la mucosa no se toca en el proceso quirúrgico, estos músculos externos se les hace una incisión para permitir el paso de los alimentos al estómago, en este procedimiento quirúrgico también se puede realizar una Fundoplicatura, reduciendo de esa manera los efectos de reflujo gastroesofágico.

Fundoplicatura: Por medio de esta técnica se realiza un corte en la parte superior del estómago cercana a la zona donde esta el esfínter esofágico inferior, se realiza como una especie de lazada con la piel del estomago envolviendo al esófago para tensarlo y darle más consistencia, con este procedimiento se minimiza el padecimiento de deglutir alimentos sólidos y líquidos y se elimina los efectos del reflujo gástrico.

Miotomía de Heller vía endoscópica: En este procedimiento se realiza con la misma metodología para la Miotomía de Heller quirúrgica, solo que es vía endoscópica, cuando se realiza por este método no se puede realizar la Fundoplicatura, por lo tanto el paciente en el futuro puede presentar la patología relacionada con el reflujo gastroesofágico.

Independientemente del tipo de tratamiento que opte el paciente, este deberá cambiar sus hábitos alimenticios, y deberá de evitar los alimentos que provocan el reflujo gastroesofágico, como son: la leche de vaca y todos los alimentos que dentro de sus ingredientes tenga este ingrediente, los tomates, todas las comidas fritas, los embutidos, los cítricos, el chocolate, la menta, el licor, la cafeína y el tabaco.

Complicaciones de la acalasia

El padecimiento de acalasia, debe tomarse muy enserio y buscar un especialista para recibir el tratamiento médico adecuado y oportuno, ya que los ácidos gástricos producidos en el estómago y que  suben hasta el esófago a través del reflujo gástrico, pueden perforar las capas del esófago lo que conlleva a un procedimiento quirúrgico inmediato.

El reflujo y los alimentos alojados en el esófago pueden terminar en los pulmones, al estar éstos elementos allí, se descomponen e infectan a la zona, trayendo como consecuencia una neumonía, a largo plazo si no se atiende ésta enfermedad puede presentarse ulceras e incluso cáncer en el esófago

Si esta enfermedad se trata adecuadamente y se siguen las indicaciones médicas y los alimentos ingeridos son los apropiados para este padecimiento los riesgos de una complicación son mínimas.

NOTA: La información presentada en este artículo, tiene como finalidad, informar de manera general los temas aquí expuestos, bajo ningún concepto, establece opiniones médicas, en caso de dudas consulte a su médico.

Si fue de su agrado éste artículo, te invitamos a visitar los siguientes enlaces:

(Visited 31 times, 1 visits today)