Clorpropamida: Nombre comercial, mecanismo de acción y más

La clorpropamida es un hipoglucemiante oral de la familia de las sulfonilureas, que disminuye los niveles de azúcar en la sangre estimulando la producción de insulina por parte del páncreas, además de colaborar en el uso correcto y eficiente de la misma por parte del cuerpo. Un fármaco potente y útil que es importante conocer para evitar efectos posteriores peligrosos. Recuerde siempre consultar con un profesional de la salud y no se automedique.

Nombres químicos

Clorpropamida

Diabinese

Clorpropamid

Diabenese

Glucamide

Meldian

Chlorodiabina

Chloronase

Diabeneza

Diabetoral

Adiaben

Catanil

Diabaril

Dynalase

Insulase

Fórmula molecular

C10H13ClN2O3S

Clasificación Farmacológica

Agentes hipoglucémicos: Sustancias que se encargan de disminuir los niveles de glucosa en sangre.

Clorpropamida

Clorpropamida

Usos clínicos

Este fármaco se utiliza comúnmente en:

  • Tratamiento de la diabetes mellitus no insulinodependiente o conocida como diabetes mellitus tipo 2. Cuando la afección no está complicada, es estable, leve a moderada, no cetósica, cuyos niveles de glucemia no se pueden nivelar y mantener mediante cambios en la dieta nada más.
  • Tratamiento de la diabetes insípida no grave.

Farmacología

La clorpropamida, es un fármaco antidiabético perteneciente al grupo de las sulfonilureas de segunda generación. Su prescripción debe ser obligatoriamente en conjunto con un buen plan de terapias no farmacológicas, es decir un nuevo régimen alimenticio (dieta) adaptado a las necesidades del paciente que padece diabetes mellitus tipo 2 y orientado a disminuir las concentraciones de glucosa en la sangre, además de un plan de ejercicios.

La clorpropamida es una droga con una vida media prolongada y mucho más potente que otras sulfonilureas de segunda generación, por lo tanto hay que tener cuidado con una hipoglucemia, porque existe una posibilidad bastante grande de que ocurra. (Ver articulo: Colestiramina)

Clorpropamida

Absorción, distribución y excreción de clorpropamida

Absorción

Se absorbe en el tracto gastrointestinal fácilmente, y las concentraciones plasmáticas máximas se perciben dentro de un lapso de dos o cuatro horas y comienza su acción en la hora que sigue a la ingesta. La acción y efecto máximo del fármaco  se observa de tres a seis horas después de que se administra por vía oral.

Ruta de eliminación

El metabolismo de este fármaco no es completo y aproximadamente el 20% de él se excreta sin ningún tipo de cambios. Entre el ochenta y noventa por ciento de una dosis oral se elimina en la orina como fármaco y metabolitos liberados en aproximadamente 96 horas.

Dosis terapéuticas

La clorpropamida se administra por vía oral, la dosis inicial es de 250 mg por día, que debe tomarse por la mañana con el desayuno. Cuando ha transcurrido una semana de tratamiento se puede ajustar la dosis, si es requerido, logrando una dosis personalizada que varía de 100 a 500 mg por día, sin exceder. (Ver Articulo: Sulfametoxazol)

clorpropamida

Clorpropamida

Interacciones con otros fármacos

Drogas que pueden aumentar el peligro de hipoglucemia:

  • Otros agentes hipoglucemicos
  • Sulfonamidas
  • Propranolol 
  • Salicilatos
  • Fenilbutazona
  • Probenecid
  • Dicumarol
  • Cloramfenicol
  • Inhibidores de mao (inhibidores de la monoamina oxidasa, son medicamentos antidepresivos)
  • Alcohol

Observaciones

Cuando la persona es diagnosticada y se comienzan los tratamientos para la diabetes no insulino dependiente, se debe prestar particular atención y lograr que el paciente entienda que los ajustes y cambios realizados en su dieta diaria es el primer paso importante en la terapia, de ahí en adelante.La reducción de calorías y la disminución de peso son claves en el tratamiento de los pacientes diabéticos que sufren de obesidad

También hay que hacer énfasis que además de un buen plan alimenticio para controlar la glucosa y la hiperglicemia, un plan de ejercicios acorde a su condición física contribuye de manera crucial para tener una mejor calidad de vida.

Solo cuando este plan de tratamiento no genera los resultados que se esperan y no se aprecia una reducción de los síntomas y/o la glucosa sanguínea, se debe incluir la terapia farmacológica y su médico puede considerar el uso de una sulfonilurea oral o la insulina.

El uso del medicamento es un tratamiento que se anexa a la rutina saludable que se planificó para el paciente y jamás será un sustituto de la misma, es decir el fármaco independientemente del que se tome, no viene a sustituir a la dieta, el jamás evitará la restricción dietética que el enfermo requiere. Puede que el descontrol de la glucosa sanguínea sea momentáneo y la administración del medicamento sea por corto tiempo.

Si no se logra reducir convenientemente los niveles de glucosa en la sangre se debe reconsiderar el uso del fármaco, los cambios de los mismos es una decisión estrictamente del médico y se basa en evaluaciones y exámenes clínicos y de laboratorio a realizarse periódicamente. (Ver Articulo: Butilescopolamina)

Clorpropamida

Metformina + clorpropamida

Es la combinación de dos fármacos que pueden trabajar en conjunto para reducir las concentraciones de azúcar que se localizan en la sangre. Se usa para tratar:

-Diabetes no insulinodependiente o diabetes tipo 2, también conocida como diabetes adulta.

Es importante destacar que no es una combinación eficaz para tratar la diabetes insulinodependiente o tipo 1, llamada también diabetes «juvenil».

Modo de uso

El medicamento debe tomarse:

-Antes de las comidas.

-Con suficiente agua.

-Las tabletas no deben ser trituradas o masticadas.

Las dosis e instrucciones serán ordenadas única y exclusivamente por el médico tratante. Si por alguna razón olvida tomar una dosis, no ingiera  doble dosis, puede tomarla si aún está distante la hora de la próxima tableta. Los tratamientos con  hipoglucemiantes orales son terapias largas, a menos que logre controlar la enfermedad con la terapia no farmacológica.

Es importante que antes de iniciar la terapia con este fármaco, informe a su médico sobre todos los medicamentos que está tomando y todas las afecciones o condiciones que vive:

  • Informe si está embarazada o amamantando.
  • Si padece una enfermedad renal o hepática grave
  • Alergias a cualquier droga
  • Eczema y urticaria
  • Asma

Si debe ingresar en un centro médico de emergencia para ser atendido y está en capacidad, es de suma  importancia que informe que está tomando este medicamento. (Ver Articulo: Acemetacina)

Clorpropamida

Clorpropamida y metformina

Efectos secundarios

Cada fármaco así como brinda efectos beneficiosos para nuestro organismo, tiene algunos efectos adversos que varían de un paciente a otro, ocurriendo también la posibilidad  de que jamás se muestren. Por lo general este medicamento es bien tolerado, pero de vez en cuando puede presentarse algunos efectos molestos y desagradables, tale como:

-La hipoglucemia: produciendo fatiga,mareo,hambre, sudoración fría, confusión mental, etc. Esta se puede mejorar consumiendo solo un poco de azúcar o ingiriendo una bebida dulce. Estos síntomas demasiado repetitivos son un factor importante a considerar,  que debe ser informado cuanto antes al médico tratante. La hipoglucemia puede también tener otras causas que nada tienen que ver con el fármaco, por ejemplo:

  • Demora u omisión de una comida
  • Realizar un ejercicio muy intenso
  • Consumir mucha cantidad de bebidas alcohólicas
  • Náuseas y vomito
  • Pérdida del apetito
  • Sabor amargo o metálico en la boca
  • Trastornos de la piel
  • Dolor de cabeza

-Las reacciones alérgicas en la piel pueden ocurrir  en las partes del cuerpo expuestas al sol o lámparas ultravioletas, por lo tanto evite las mismas o protéjase con ropa opaca, oscura y protectores solares.

Algunas reacciones poco frecuentes y que deben ser notificadas al medico inmediatamente:

  • Coloración amarillenta de la piel o los ojos
  • Fiebre inexplicable
  • Dolor de garganta sin motivos aparentes
  • Malestar
  • Vómitos
  • Dolor abdominal
  • Diarrea.
  • Algún otro trastorno que considere es debido a la droga.

Es muy importante respetar la dieta que fue ordenada por su médico y además realizar actividades físicas con regularidad, que sean aptas para sus  condicione de salud.

Conservación

Este fármaco de debe conservar:

  • Temperatura ambiente
  • Lugar fresco y seco
  • Lejos de la luz
  • Un lugar no accesible para los niños y las mascotas
  • Conservarlo en el paquete original junto con el prospecto.

Advertencias

No consuma el medicamento si la etiqueta indica que ha caducado.

Iniciada la terapia prestar la máxima atención al conducir vehículos y si es posible no hacerlo, para evitar accidentes debido a una hipoglucemia repentina.

https://youtu.be/EosfbhzKgl8

Diabetes

La diabetes es una de las enfermedades más frecuentes en el mundo y sobre todo en los países industrializados. Su principal característica es la hiperglucemia, que se define como concentraciones anormales de glucosa en la sangre.  Se produce cuando el páncreas  disminuye la producción de insulina y los tejidos periféricos presentan resistencia a la acción de la misma.

La diabetes es un problema de salud que a largo plazo puede causar complicaciones muy graves,  tales como:

Aterosclerosis: la glucosa que se concentra en la sangre  o hiperglucemia, deteriora poco a poco los vasos sanguíneos (arterias y venas), además de estimular el proceso de arteriosclerosis  agravando las posibilidades de sufrir una enfermedad cardiovascular.

Nefropatía diabética: afección a nivel renal que  deteriora la capacidad del riñón para eliminar los desecho y demás líquidos del organismo.

Retinopatía diabética: enfermedad del ojo originada por cambios en los vasos sanguíneos de la retina.

Neuropatía diabética: es un tipo de lesión a los nervios que afecta con mayor frecuencia la zona de las piernas y de los pies.

Úlceras diabéticas: llaga o herida abierta que generalmente se produce en la planta del pie

Los síntomas

La sintomatología de la enfermedad diabética es:

  • Hiperglucemia
  • Poliuria: necesita orinar más veces de lo normal
  • Polifagia: hambre excesiva, deseo de comer muy seguido y exagerado
  • Polidipsia: necesidad de ingerir líquidos constantemente, tornándose exagerado
  • Glucosuria: presencia de azúcares en la orina.
Clorpropamida

Clorpropamida

Tipos de diabetes

La diabetes es una enfermedad multifactorial (ocasionadas por la combinación de múltiples factores ambientales y mutaciones en varios genes) y se puede subdividir de acuerdo con la etiología (rama de la medicina que investiga el origen o las causas de las enfermedades) en cinco tipos diferentes:

DIABETES MELLITUS TIPO 1: en este tipo de diabetes tenemos una destrucción de las células beta pancreática, que son las que producen insulina. Es la afección dependiente de la insulina y por lo general aparece a temprana edad, es más severa que las otras formas.

DIABETES MELLITUS TIPO 2: esta diabetes se caracteriza por presentar hiperglucemia debido a la variación de la producción de insulina del páncreas y  por el desarrollo de resistencia a la misma. La diabetes tipo 2 aparece por lo general en la edad adulta y por lo general contribuyen en su desarrollo las dietas  desequilibradas y el estilo de vida sedentario. Muchas veces es asociada con los problemas de obesidad.

Diabetes tipo MODY (Maturity Onset Diabetes of the Young, que se traduce en diabetes de la edad madura que se presenta en los jóvenes): se presenta como serie de alteraciones genéticas que afectan el páncreas, lo que provoca un deterioro en la función de las células beta; se parece a la diabetes tipo 2, pero con una edad precoz de presentación, menores de veinticinco años, se considera una patología bastante rara.

Diabetes secundaria a medicamentos: ingerir medicamentos que actúan a nivel metabólico pueden alterar la secreción o la acción de la insulina. Algunos de ellos son los glucocorticoides y los inmunosupresores.

Diabetes gestacional: es un descontrol en la glucosa  se produce durante el embarazo que puede ser ocasionada por diversas causas. No es tan común, se presenta entre el dos y cinco por ciento de los embarazos, es una afección transitoria y fácilmente tratable , pero si se descuida puede ocasionar complicaciones que ponen en peligro la salud del feto y el recién nacido.

Tratamiento

La diabetes es una enfermedad grave que debe ser tratada eficazmente, terapia que incluye la adopción de un estilo de vida saludable y apropiado para la afección, y un tratamiento farmacológico con las drogas adecuadas.

Por ser una enfermedad relacionada con el metabolismo de la glucosa, el primer aspecto a corregir el consumo de hidratos de carbono por supuesto sin eliminarlos por completo. Además es importante seguir algunos lineamientos ideales y prácticamente obligatorios para los individuos con predisposición a la hiperglucemia:

  • Evite el sobrepeso.
  • Consuma porciones moderadas de comida durante todo el día.
  • Evitar el consumo excesivo de carbohidratos.
  • Aumentar la ingesta de granos enteros y alimentos ricos en fibra con almidón.
  • Tratar en lo posible de consumir verduras y frutas frescas.
  • Consumir proteínas: huevos, pescado y carne blanca.
  • Eliminar el consumo de alcohol.
  • Disminuir el consumo de sal y alimentos salados.

Una vez corregida la dieta, se debe abordar el plan de ejercicio físico, siempre y cuando su estado de salud lo permita, intentando evitar el riesgo de afecciones cardiovasculares.

Comidas ideales para diabéticos

Como ya se hizo énfasis anteriormente los ajustes en la dieta son muy importantes para las personas con enfermedad diabética. Aunque el médico tratante se encargará de este tipo de modificaciones, por aquí dejamos algunas recomendaciones con respecto a los alimentos.

Las legumbres se pueden consumir cocidas o crudas, sin embargo esta última garantiza, la ingesta y aprovechamiento de todos los  suplementos de vitaminas y enzimas que inevitablemente desaparecen durante el proceso de cocción.  Los cereales también se pueden consumir en granos enteros hervidos. (Ver Articulo: Floroglucinol)

Entre los vegetales, un excelente hipoglucemiante es la cebolla y otras plantas del género Allium, beberla en jugo o comerla en ensaladas puede tener un efecto algo parecido a algunos agentes hipoglucemiantes orales (tolbutamida), reduciendo el azúcar en la sangre y los requerimientos de insulina.  El ajo también posee estas mismas características.

Las brassicas entre las que encontramos repollos, nabos, brócoli, col de Bruselas, mostaza, etc.,  que contienen principios activos sulfurados, también muestran acción hipoglucémica, solo si se consumen crudas o cocidas al vapor ligero, ya que tienen una termolabilidad (alteración o la pérdida  de las propiedades de una sustancia por acción del calor) más alta que el ajo.

También es importante incluir ácidos grasos omega-3, ricos en EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA (ácido docosahexaenoico), estos se encuentran en el pescado salvaje (no cultivado),aquel que se saca directamente del mar, río, etc.,  entre estos encontramos: el salmón, la  caballa, la anchoa, el atún, la merluza, el arenque, etc. Además lo podemos encontrar en otros alimentos tales como: aceite de linaza, semilla de chía, aceite de hígado de bacalao, nueces, semillas de lino, soja

La canela (Cinnamomum zeylanicum), ampliamente utilizada en la cocina es añadida a algunos alimentos para dar aroma y sabor, tiene la propiedad de bloquear la absorción de carbohidratos en el intestino, facilitando el trabajo de la insulina.

https://youtu.be/q5hQJ82YOPA

Existe un tipo particular de calabaza, también llamada «melón amargo» (Momordica charantia) es un excelente regulador del metabolismo de los carbohidratos, su gran cantidad de antioxidantes tienen la propiedad de reducir los niveles de azúcar en la sangre. Sin embargo no se debe consumir en grandes cantidades por sus efectos secundarios.

El áloe, también tiene propiedades muy útiles  en la regulación de la glucemia. Posee gran cantidad de antioxidantes, vitamina C, E, D, carotenoides, etc., que protegen el sistema vascular de las lesiones causadas por la diabetes y la acidosis crónica.

Suplementos alimenticios en el control de la diabetes

Son muchos los estudios que buscan alternativas útiles para disminuir los riesgos de padecer diabetes y en otros casos el control de la enfermedad para aquellos que la padecen. Muchos de estos estudios se enfocan en los suplementos dietéticos, para averiguar si son útiles en el tratamiento de la diabetes.

Sin embargo estos han llegado a la conclusión de que no hay hasta el momento evidencias que prueben la utilidad de algún suplemento dietético para la prevención o el manejo de la diabetes. Por lo tanto sugieren continuar con las terapias que hasta ahora si funcionan.

El cromo en el control de la glucosa en sangre

El cromo es una sustancia que se puede encontrar en muy pequeñas cantidades en los seres vivos, su ausencia o exceso ocasiona daños serios al organismo. Este elemento es un regulador de la glucosa en nuestro organismo, manteniendo su  metabolismo en condiciones normales; además potencia el funcionamiento de la insulina, impulsando y promoviendo la entrada de glucosa en las células.

Muchas investigaciones demuestran que el déficit de cromo tiene relación con la intolerancia a la glucosa, sin embargo estos al igual que los que los estudios sobre sus propiedades en la regulación de los niveles de azúcar, han quedado inconclusos.

La recomendación general es, no consumirlo en exceso, ni a través de suplementos farmacéuticos, consumir la cantidad que se encuentra en los alimentos es lo ideal, ya que nuestro organismo podrá  asimilar y distribuir de la manera correcta para que no ocasione algún daño.

El cromo en dosis bajas tiene efectos secundarios leves como cefalea,  aumento de peso e insomnio; cuando las dosis son más elevadas se pueden aparecer serios problemas en el organismo, tales como: diarreas y vómitos, sangrado en el tracto gastrointestinal y problemas renales.

Algunos alimento naturales que cuentan con este elemento son: las algas marinas, algunas hortalizas, las carnes magras, el hígado, los riñones, las aceitunas, los cítricos, etc.

El magnesio en el control de la glucosa en la sangre

El magnesio es un elemento que está  involucrado en diversos procesos y funciones de nuestro organismo, entre las que se cuentan las relacionadas con la disminución, anulación u oposición a  los efectos de la diabetes. Las personas con diabetes tienden a tener niveles bajos de magnesio en el organismo, pues está asociado a la actividad de la insulina.

Sin embargo, al igual que con el cromo muchos estudiosos en el tema, sugieren que la mejor opción es consumirlo directamente de los alimentos que lo poseen y no de fármacos y suplementos. Sin embargo el magnesio a diferencia del cromo, parece tener muchas virtudes y bondades que aún están en estudio e  investigación que aún no se han concluido pero al parecer son esperanzadoras.

El uso constante de algunos medicamentos puede ocasionar la pérdida de magnesio, su médico tratante puede orientarte al respecto y despejar las dudas y preocupaciones que esto genere. (Ver Articulo:Gliclazida)

Vitaminas y la diabetes

Muchos estudios e investigaciones han arrojado resultados interesantes en relación al consumo de vitaminas cuando se padece de la enfermedad diabética, entre estos encontramos:

No existen pruebas concretas que indiquen que el consumo de  suplementos de vitamina C sea útil o beneficioso para la diabetes.

Ingerir  suplementos de vitamina D en combinación con calcio podría reducir en apariencia los riesgos de padecer diabetes de tipo 2, sin embargo no es concluyente.

Es importante recordar que el consumo en exceso de cualquier sustancia es por lo general peligroso y contraproducente para la salud. Por ejemplo consumir calcio en exceso puede interferir con la  absorción de  hierro y zinc de nuestro organismo y además, interferir con la acción de ciertos medicamentos.

Algunas plantas efectivas en el control de la glucosa en el organismo

Gymnema sylvestre

Son muchas las variedades de vegetales que se han analizado y estudiado para verificar su acción en el control de la diabetes. Plantas como el cardo lechero, el áloe de vera, el nopal, el ginseng, el ajo,  el mate  o periploca de los bosques y el ginkgo biloba han sido sometidos a observación e investigación y aunque son posibilidades muy acertadas en el tratamiento de esta afección, aún no se tienen resultados científicos confiables que permitan su  recomendación.

Otras alternativas vegetales que se han estudiado para la diabetes incluyen: el áloe vera, el melón amargo (cundeamor chino), algunas hierbas medicinales de origen chino, la alholva, el ajo, Gymnema sylvestre, ortiga y la batata o camote. De igual manera no se ha verificado la eficacia de ninguna de ellas.

La diabetes insípida

Aun cuando se denomina diabetes, la diabetes insípida no está relacionada con la  diabetes mellitus, que se caracteriza por la deficiencia de la acción de la insulina. Esta enfermedad presenta un desorden metabólico muy particular y extraño, donde los riñones no están en la capacidad de evitar la eliminación de agua. Presenta como características relevantes y principales: sed intensa y emisión de orina en exceso. (Ver Articulo: Sucralfato)

https://youtu.be/n2LS0ehBRqE

Causas

La causa principal de la diabetes insípida es una alteración metabólica que reduce la síntesis de vasopresina (hormona antidiurética elaborada por la hipófisis) presentando una considerable disminución de la sensibilidad renal a la acción de esta hormona

Las causas de origen pueden ser muy variadas:

  • Infecciones
  • Cirugía neurológica
  • Insuficiencia renal crónica
  • Hipercalcemia (aumento de los niveles de calcio plasmático)
  • Hipercalemia o hiperpotasemia (nivel de potasio en sangre más alto de lo normal, mayor a 5,5 milimoles por litro)
  • Malformaciones en el hipotálamo
  • Traumatismos craneales
  • Cáncer intracraneal

Clorpropamida

Los síntomas

Los síntomas que caracterizan a la diabetes insípida incluyen:

Sed permanente e insaciable

Excreción excesiva de orina, que  puede alcanzar los 18 litros por día

Tendencia a la deshidratación

Pérdida de peso

El peso específico y la osmolaridad de la orina son bajos.

Fármacos  para tratar la diabetes insípida

Sulfonilureas: se utilizan en el tratamiento de la diabetes insípida (hipófisis parcial), sin embargo  no son el tratamiento de primera elección. Estos fármacos  capaces de sensibilizar los túbulos renales a la actividad hormonal de la vasopresina. Es importante saber que este medicamento puede provocar hipoglucemia, por lo tanto es necesario vigilar los niveles de glucosa en la sangre en pacientes que la utilizan.

Una de las sulfonilureas utilizadas es la clorpropamida. La dosis de este medicamento para tratar la diabetes insípida es:

Adultos: 350 mg al día

Niños: 200 mg al día

No olvide consultar a su médico antes de ingerir cualquier tipo de medicamento.

Clorpropamida

(Visited 1.140 times, 1 visits today)