Descubre todo sobre el medicamento Clofazimina y más

Aprende todo sobre la clofazimina, es un fármaco antimicrobiano que se emplea en combinación con otros medicamentos como la rifampicina y la dapsona para tratar la lepra.

ClofaziminaNota importante: Este articulo es netamente informativo, lo invitamos a que disfrute la lectura y aprenda mucho acerca de este fármaco, pero si en cualquier momento se le presenta alguna duda, inquietud, le recomendamos que hable en cuanto pueda con su médico de cabecera para que este le pueda disipar las dudas y las inquietudes.

Solo recuerde seguir al pie de la letra las instrucciones dada por su médico, no interrumpir ni cambiar las indicaciones sin su autorización, no se automedique, puede ser perjudicial para su salud.

¿Qué es la clofazimina?

La clofazimina es un fármaco bacteriostático y puede actuar de manera muy débil como bactericida sobre el Mycobacterium leprae (M.leprae, bacilo de Hansen). En la actualidad no se conoce a la perfección cuál es el mecanismo de acción que tiene sobre esta bacteria. Este medicamento, según las opiniones de algunos expertos parece unificarse primordialmente al ADN micobacteriano, inhibiendo su desarrollo y por supuesto la réplica de la micobacteria.

Hasta el momento no se ha encontrado resistencia alguna que esté cruzada entre la clofamizina y la dapsona y la rifampicina, esto debido talvez a que la clofazimina cuenta con un mecanismo de acción muy diferente a los demás. Existen muy pocos casos que se han reportado y que se han considerado aislados de Mycobacterium leprae que sea resistente a este fármaco.

Los efectos antibacterianos globales de la clofazimina en los pacientes que padecen de lepra lepromatosa, es perfectamente comparable a los efectos de la dapsona. Pero al comienzo de la actividad antibacteriana solo puede observar tras pasar 50 aproximadamente de tratamiento constante. Es válido acotar, que la clofazimina tiene un efecto antiinflamatorio, lo cual contribuye a la eficacia del propio medicamento, ya que de esta manera logra controlar las reacciones ENL.

En cuanto a las cepas que son resistentes a Mycobacterium leprae, para poder evitar que las mismas aparezcan se debe realizar una terapia multi farmacológica (MDT).

Mycobacterium leprae

Es clasificado como un germen, como un agente etiológico de la lepra. Fue visto por primera por Hamse en el año de 1874. Dicho descubrimiento estuvo definitivamente demostrado en el año de 1879 por Neisser, pero las propiedades de bacilo resistente y todas sus características morfológicas no pudieron ser descritas en esos años, sino que se pudieron leer en los trabajos de Koch en Mycobacterium tuberculoso.

El Mycobacterium leprae se puede transmitir a través de objetos que se encuentren contaminados, es decir, se contagia por contacto. Esta condición, descrita anteriormente logra favorecerse cuando reduce la temperatura. Hasta el día de hoy no se ha logrado comprobar la susceptibilidad en los animales, pero con la ayuda de algunas investigaciones se ha podido comprobar que puede afectar en gran magnitud al ser humano, es decir, que provoca lepra.

Los gérmenes que son del género Mycobacterium no tienden a formar esporas, son simplemente ácidos-alcohol resistentes, que también son inmóviles, aerobios obligados, grampositivos y que tienden a crecer muy lentamente en los medios de cultivo.

Su morfología, radica en que los bacilos ácido-resistentes que acostumbran a agruparse en las heces o masas globulares (globis), en los frotis de raspados de piel o mucosas. En cuanto a las características de su crecimiento podemos decir, que hasta los momentos se no ha podido cultivar esta bacteria en medios artificiales. Solo se sabe que se pueden desarrollar desarrollan lesiones locales cuando los bacilos de la lepra humana crecen y se reproducen en la planta de las patas de ratones y armadillos.

Clofazimina

Esta bacteria origina la lepra, es una enfermedad granulomatosa crónica, que tiene un inicio bastante insidioso y que su periodo de incubación puede ser de muchos años. De esta enfermedad hablaremos un poco más adelante. Ahora bien, existen solo dos tipos de Mycobacterium leprae: el lepromatoso y el tuberculoide.

Mycobacterium leprae lepromatoso

En este tipo de Mycobacterium, el proceso es progresivo, al paciente se le puede presentar lesiones nodulares cutáneas, así como involucración insidiosa de troncos nerviosos y bacilos ácido-resistentes abundantes en las lesiones, y un examen cutáneo de la lepromina negativa.

Mycobacterium leprae tuberculoide

El curso de este mycobacterium es benigno, se pueden presentar lesiones maculares cutáneas, así como también involucración grave de los troncos nerviosos de iniciación brusca donde se observan con pocos bacilos que se encuentran presentes en las lesiones y un examen cutáneo de lepromina positiva.

A continuación le dejamos un vídeo que de seguro le servirá para complementar la información que fue desarrollada anteriormente.

Lepra

Conocida también como enfermedad de Hansen, es un trastorno infeccioso crónico que puede ser originado por la bacteria Mycobacterium Leprae (bacilo ácido-alcohol resistente), que suele afectar específicamente al sistema nervioso periférico, la piel, la mucosa de las vías respiratorias superiores y los ojos. Esta enfermedad se caracteriza por la presencia de úlceras cutáneas, falta de sensibilidad en la piel y debilidad muscular.

Hasta nuestros días, el ser humano es el único blanco que es conocido, la cual ataca esta enfermedad. El contagio es algo complicado de suceder, suele darse de persona a persona a través del contacto directo, cuando existe una proximidad con cualquier enfermo no haya sido tratado, ya que se suele transmitir por vías gotículas nasales y orales.

Como se mencionó anteriormente, la lepra surge gracias a la bacteria Mycobacterium Leprae. El periodo de incubación de dicha enfermedad varía muchísimo, se estima que puede ser entre 9 meses y 20 años, todos estos datos han sido proporcionados por el Ministerio de Sanidad Servicios Sociales e Igualdad.

Es válido aclarar, que la transmisión de esta enfermedad se producen cuando una persona que está infectada con lepra estornuda y las personas que están a su alrededor logran aspiran esas gotas en el aire contaminado. Ahora bien, también puede transmitirse cuando por algún motivo se da el contacto cercano y habitual con algún enfermo de lepra que no haya sido tratado.

Clofazimina

Aunque se han visto casos de personas que entran en contacto con personas enfermas con lepra y aun así no terminan infectadas, esto se debe a que el sistema inmune de dichas personas logra aplacar la bacteria. Según algunas estadísticas, arrojan resultados increíbles, los más afectados son las personas jóvenes que oscilan entre 20 a 30 años de edad.

En este punto se debe tener mucho cuidado con las mujeres que están embarazadas ya que pueden pasarle la infección al feto, lo más recomendable en estos casos es que se debe realizar los exámenes pertinentes al recién nacido. Aunque existen muy pocos casos esta enfermedad aparece en menos de 3 años.

Síntomas

Los principales síntomas que se pueden manifestar con esta enfermedad son las siguientes:

  • Las lesiones cutáneas, que son las reacciones más comunes. Tienden a ser mucho más claras que el color normal de la piel.
  • Pueden aparecer lesiones en la piel que no se curan luego de transcurrir algunas semanas o meses.
  • Adormecimiento de la piel debido al daño en los nervios debajo de la piel.
  • Debilidad muscular.

Prevención

Es un gran alivio conocer que el contraer lepra realmente es muy poco común, es una estadística muy baja, aun así, una de las mejores maneras que prevenir la letra, es a través del diagnóstico y tratamiento precoz de las personas que ya están infectadas para poder así realizar los controles necesarios a todas las personas que pudieron haber estado en contacto con el enfermo de lepra.

Diagnóstico

En cuanto al diagnóstico, para conocerlo exactamente se deben realizar una serie de exámenes, que consta de una biopsia de la piel o raspado de la piel. Estos exámenes se basan en la extracción de una pequeña muestra de la piel para proceder con la prueba microscópico, este examen no tarda ni 15 minutos es realizarla. Es válido agregar, que existen distintos tipos de biopsias de la piel, todo va a depender de la profundidad de la muestra extraída.

Clofazimina

Otro examen que pueden realizar los médicos especialistas en estos casos, es la lepromina cutánea, la cual es un examen para poder determinar qué tipo de lepra está padeciendo la persona. Para este examen, el médico inyecta una muestra que no sea infecciosa, por debajo de la piel y logra hacer una marca en el lugar de la inyección, la cual será examinado luego de pasar 3 días y luego de 28 días para observar si hay reacción y cuantificarla.

Tratamientos

Uno de los primeros avances que se realizaron en cuanto a tratamiento se refiere fue en los años 40 con el medicamento dapsona. Luego para los años 60, se dieron a conocer otros fármacos, la rifampicina y la clofazimina. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), estos tres medicamentos se juntaron para formar el tratamiento multimedicamentoso (TMM). Esta organización en la actualidad ofrece el tratamiento multimedicamentoso de manera gratuita a todos los enfermos de lepra.

El tratamiento multimedicamentoso (TMM), se refiere a la administración de dapsona y rifampicina para todos los pacientes que padecen lepra, en combinación con clofazimina cuando se trate de casos de multibacilar, lo cual es la más severa.

Aun en estos tiempos, la lepra paucibacilar, se trata utilizando una combinación de rifampicina y dapsona durante un periodo de seis meses y una combinación de rifampicina, dapsona y clofazimina que tiene un periodo de duración de 12 meses en la lepra multibacilar, en algunos casos especiales, tiende a prolongarse ese tiempo.

Para complementar un poco más la información explícita anteriormente, los invitamos a que observe el siguiente vídeo, esta bastante completo y lo ayudará a tener mucha más noción de lo que significa esta enfermedad.

https://www.youtube.com/watch?v=FP-Ji9LpSZA

Farmacocinética

En cuanto a la absorción de la clofazimina es bastante lenta. Tras ser administrada la dosis al paciente de 100 mg de este fármaco, la velocidad  y la cantidad de la suspensión optima que se encuentra en una base de aceite y cera es de hasta 70 % y tiende a disminuir cuando las dosis son mucho más altas. Con relación a las concentraciones máximas de la clofazimina se logran alcanzar entre 8 a 12 horas después de ser tomada la dosis oral y única.

Es muy importante que este medicamento se ingiera en combinación a algún alimento, ya que estos aumentan la biodisponibilidad en términos de AUC en el 60 %, y suelen acelerar considerablemente la magnitud de la absorción. Ahora bien, cuando este fármaco se ingiere con el estómago vacío, la concentración plástica máxima es aproximadamente un 20 % más baja.

Luego de la administración constante y repetida de la clofazimina a los pacientes que padecen de lepra, con dosis diarias de 50 y 100 mg, al transcurrir 42 días consecutivos, se realizaron estudios, en la cual se pudieron medir las concentraciones matinales medias de 580 pmol/g y 910 pmol/g, respectivamente. Durante ese periodo de tiempo no se lograron alcanzar las concentraciones en estado estacionario.

La clofazimina es considerada como muy lipófila, ya que tiende a acumularse específicamente en el tejido adiposo y en macrófagos del sistema reticuloendotelial. Cuando los pacientes tienen tratamientos largos, se les ha podido detectar la clofazimina en algunos órganos, como por ejemplo: en los, tejidos y fluidos corporales, es decir, grasa subcutánea, nódulos linfáticos mesentéricos, bilis y vesícula biliar, suprarrenales, bazo, intestino delgado, hígado, tejido muscular, huesos y piel, pero nunca en el cerebro.

Clofazimina

Según estudios parece indicar que la clofazimina no atraviesa la barrera hemato-encefálica intacta, pero si logra atravesar la barrera placentaria y pasa a leche materna es una cantidad suficiente para poder colorear la leche. En cuanto al metabolismo, tenemos que tres metabolitos y dos glucurónidos se han podido detectar en la orina.

Hablemos un poco de la eliminación, ya que suele ser lentamente del plasma. Este medicamento cuando es inalterado se logra eliminar por vía biliar principalmente en las heces. Ahora bien, expertos prueban que durante un periodo de 3 días un aproximado del 35% de la dosis se puede recuperar. Por consiguiente, un aproximado de 0,4% de la dosis se encuentra en la orina como  clofazimina inalterada luego de haber transcurrido 24 horas.

En cuanto a los metabolitos urinarios logran suponer un 0,6 % de la dosis diaria aproximadamente y por último, en relación a la semivida de eliminación del fármaco inalterado, luego de una dosis de 200 mg que es aplicada a voluntarios completamente sanos es de 6 a 14 días. Luego de la administración constante de dosis de clofazimina a paciente que padecen lepra de 50 y 100 mg diarios, la semivida en cuanto a la eliminación es de 25 días aproximadamente.

Pautas a seguir antes de tomar este medicamento

Su médico de cabecera, cuando usted asista a consulta necesitará saber si usted presenta alguno de los siguientes problemas o situaciones:

Utiliza lentes de contacto, sufre de diarrea, tiene problemas de sangrado o dolores estomacales, ha tenido alguna reacción alérgica o inusual a la clofazimina o a otros medicamentos, también a alimentos, colorantes o conservantes, si está en estado de gestación o está buscando quedar embarazada o si está amamantando a un bebé.

Indicaciones

Este medicamento está indicado para aquellas personas que padecen de lepra. Se aplican tratamientos de formas de lepra multibacilar que está relacionado a dapsona y rifampicina: lepromatosa, borderline lepromatosa, mid-borderline. La clofazimina también es utilizada en tratamientos para observar la reacción leprosa de tipo 2: eritema nudoso leproso.

Contraindicaciones

En cuanto a las contraindicaciones, solo entran aquellas personas que tengan cierta hipersensibilidad al medicamento.

Posología

Indicados para adultos, la administración es por vía oral, cuando se trata de Lepra multibacilar, lepromaosa o indeterminada, el régimen del tratamiento será utilizando 3 fármacos durante un periodo de 12 meses.

Dapsona 100 mg/ por día, cuando se trata de adultos con un peso corporal menor a 35 kg la dosis podrá ser de  50 mg/día o 1-2 mg/kg/ por día, más la toma de rifampicina 600 mg una vez al mes, cuando se trate de adultos con un peso corporal menor a 35 kg, la dosis será de 400 mg, más Clofazimina 300 mg una vez al mes y 50 mg/ por día, durante un periodo de 12 meses.

Cuando está relacionado al tratamiento del eritema nudoso leproso (ENL), se suma el tratamiento con clofazimina y corticosteroides, lo cual está indicado en los casos de eritema nudoso leproso severo que no puedan responder de la manera esperada a los corticoides o donde el riesgo de toxicidad con corticoides es extremadamente alta.

Si el paciente está con el tratamiento antileprostático, deberá continuar con el tratamiento estándar MDT.

Es importante utilizar analgésicos para poder controlar la fiebre y el dolor.

Combinar con el tratamiento estándar una dosis de prednisona, máximo 1 mg/Kg/ por día.

El paciente deberá iniciar con una dosis de clofazimina de 100 mg/8 h durante un periodo máximo de 12 semanas.

También es importante que el paciente complete el curso estándar de prednisona. Luego deberá continuar con dosis de clofazimina de 100 mg/12 h durante un periodo de 12 semanas y luego 100 mg/24 h durante un periodo entre 12 y 24 semanas.

Clofazimina

Y cuando hablamos del tratamiento con clofazimina sola, es válido destacar que en el caso de eritema nudoso leproso severo el uso de corticosteroides está contraindicado.

Si el paciente está con el tratamiento antileprostático, deberá seguir con el tratamiento estándar MDT.

Es de suma importancia que utilice analgésicos para poder controlar la fiebre y el dolor.

Se debe iniciar con clofazimina, una dosis de 100 mg/8 h durante un periodo máximo de 12 semanas.

Luego se debe disminuir la dosis de clofazimina a 100 mg/12 h durante un periodo de 12 semanas, después a 100 mg/24 durante un periodo de 12 a 24 semanas.

Por último, acotamos, que la clofazimina, en la actualidad no se ha podido determinar la seguridad y la eficacia que puede tener sobre los niños menores de 12 años. Las dosis de los ancianos es la muy semejante a la de los adultos y es importante recalcar que la correcta administración de este medicamento, es tomar cada pastilla entera durante las comidas o puede acompañarla con leche.

Precauciones con la clofazimina

Se debe tener en cuenta que los pacientes que sufren de insuficiencia hepática y/o insuficiencia renal y que estén activos con el tratamiento con la clofazimina, deben estar bajo una estricta supervisión médica. También se les debe recalcar a los pacientes que mientras estén tomando este fármaco deben tratar de no exponerse por un tiempo prolongado al sol, ya que pueden correr el riesgo de que les produzca manifestaciones de fotosensibilidad.

Se debe evitar en lo más posible, que los enfermos con lepra que sufren de dolores abdominales y diarrea les sean indicados tratamientos con clofazimina. Si el médico considera que es muy necesario hacerlo, entonces tendrá que mantener bajo supervisión a este paciente, durante todo el tiempo que dure la terapia.

Clofazimina

Según los expertos, aseguran que luego de la administración de este fármaco durante un periodo de tiempo bastante prolongado, se puede acumular en los tejidos, es decir, en la pared del intestino delgado, teniendo tendencia a precipitar. Por otro lado, se encontraron evidencias de que se pueda producir una enteropatía, en caso de que los cristales se depositen en lámina propia de la mucosa yeyunal y nódulos linfáticos mesentéricos, ocasionando en muchas oportunidades una obstrucción intestinal.

Se debe tener en consideración que si durante el tratamiento aparecen síntomas gastrointestinales, la dosis que tiene esa persona deberá disminuirse o tal vez alargarse el intervalo entre cada dosis. En muchos casos los síntomas tienden a desaparecer muy lentamente cuando se interrumpe el fármaco, es decir, cuando termina el tratamiento. (Leer el siguiente articulo: Omeprazol puede ser de mucho interés para usted).

Advertencias y consejos

Bajo ninguna circunstancia este medicamento se deberá utilizar en regímenes de monoterapia para el tratamiento de la enfermedad de lepra. En cambio, la terapia denominada terapia multi farmacológica es sumamente necesaria para ayudar a prevenir la emergencia de resistencia al fármaco. Como se ha indicado anteriormente se debe vigilar los signos de depresión o alteraciones gastrointestinales.

Por otro lado, tenemos que la coloración de la piel es un aspecto muy importante acá, puede llevarse a cabo debido a que este medicamento, lo cual puede llevar a la persona a sufrir de depresión, y ya en el paso se han repostado dos casos de depresión que terminaron en suicidio, debido a este problema.

ClofaziminaAsí que los pacientes desde el comienzo deben ser advertidos sobre las posibles causas que les puede generar este fármaco, como por ejemplo: la coloración de la conjuntiva, fluido lacrimal, sudor, esputo, orina, heces, secreciones nasales, semen, leche, y coloración rojiza a marrón oscura de la piel.

También se le debe informar al paciente que la coloración que se produce en la piel, es completamente reversible, pero recuperar el color normal puede tardar algunos años y simplemente puede desaparecer cuando finaliza el tratamiento.

Se han reportado casos de pacientes que han tenido que ser hospitalizados de emergencia debido a ciertas alteraciones gastrointestinales graves, lo cual les produce vómitos o diarrea persistentes. Como también se dijo anteriormente se debe evitar la exposición prolongada al sol, se aconseja aplica protector solar siempre que vaya a salir y también es muy importante seguir las instrucciones de la Organización Mundial de la salud para el tratamiento de la lepra.

Interacciones con otros medicamentos

Se han registrado casos donde se han detectado la reducción de los niveles plasmáticos de la fenitoína, lastimosamente se desconoce el mecanismo. Con referencia a la dapsona, también se pueden encontrar estudios con referencia a pacientes que sufren de eritema nudoso leproso, en los cuales se ha detectado una inhibición de la acción antiinflamatoria que es producida por la clofazimina, esto debido al antagonismo de sus acciones a nivel de neutrófilos en el área inflamada.ClofaziminaY en cuanto a la Isoniazida, según algunos estudios han dado como resultados que los pacientes que son tratados con dosis muy elevadas de clofazimina, como por ejemplo: 300 mg diarios, e isoniazida también con dosis de 300 mg diarios, se detectaron concentraciones de clofazimina muy elevadas tanto en el plasma como en la orina, aunque las concentraciones halladas en piel fueron menores.

Uso en el embarazo y la lactancia

La clofazimina está clasificada dentro de la categoría C de la FDA. Estudios que se han realizado a lo largo de los años donde se han utilizado conejos y ratas han demostrado que no hay ningún tipo de efectos teratógenos, aunque en los ratones se pudo observar una especie de retraso de la dosificación craneal fetal, así como también un incremento de la incidencia de abortos y una reducción de la supervivencia neonatal.

Este fármaco puede atravesar sin problema la placenta humana y en muchos casos se han observado la coloración de la piel de los recién nacidos.  Ahora bien, actualmente no existen estudios completos y adecuados que hayan sido bien controlados utilizando humanos, pero en casos que han resultado aislados tampoco hay evidencias de efectos teratógenos.

Por otro lado, se ha podido observar una cierta pigmentación anormal en la piel de los niños, cuyas madres estuvieron bajo el tratamiento con clofazimina, dicho efecto fue desapareciendo poco a poco durante el primer año del bebe. También hay evidencias de que la excreción de estrógenos puede estar reducida en las mujeres que se encuentran en estado de gestación bajo tratamientos con este fármaco.

clofazimina

Por consiguiente, tenemos que la experiencia durante el periodo de gestación es bastante escasa, ya que aunque este tipo de tratamiento debe ser evitado a toda costa durante este periodo, por lo menos durante el primer trimestre del embarazo, éste no deberá ser interrumpido debido a que la enfermedad en la madre podría tornarse mucho más grave durante el embarazo.

Como bien, lo hemos mencionado en anteriores párrafos, este fármaco se logra excretar a la leche materna, provocando así la pigmentación de la leche y rubicundez en el niño, por lo cual se recomienda ampliamente suspender la lactancia o bien suspender el tratamiento, esta decisión dependerá única y exclusivamente del médico tratante.

(Visited 550 times, 1 visits today)