Caries: La enfermedad que destruye el tejido de los dientes

Aunque no lo crean, son muy pocas las personas que llegan a la edad adulta con una dentadura perfecta, las Caries no tienen distinción de sexo o edad para atacar y  dañar nuestros dientes. Es una  afección muy conocida que puede derivar en una patología y traer graves complicaciones. Si quiere conocer todo sobre esta enfermedad, lo invitamos a leer este artículo que lo dice todo sobre la Caries. Recuerde por favor no automedicarse.

CARIES

Qué son las Caries?

La caries es una enfermedad infecciosa originada por la presencia de bacterias que atacan nuestra dentadura, provocando el deterioro de la estructura que protege el tejido dentario y en su acción progresiva también atacan el tejido blando causando daño.

Es una enfermedad que se presenta  promovida por diversos factores que potencian su desarrollo, entre los que se encuentran factores sociales, económicos, de estilo de vida, factores hereditarios y también hábitos de higiene personal. Es posible que se encuentren un poco sorprendidos, pero la posibilidad de que los factores puedan actuar en conjunto y no solo de manera aislada, permite identificar poblaciones de mayor riesgo.

La Caries es una enfermedad clasificada como una enfermedad del tracto digestivo debido a que su origen se encuentra en nuestra cavidad bucal.  Los efectos generados por esta enfermedad repercuten en la salud y funcionalidad del sistema digestivo, debido a que se potencia la presencia de bacterias y ácidos bucales que son inevitablemente incorporados al organismo vía directa e indirecta.

La estadística de esta enfermedad indican que es mucho más frecuente en los niños, que en los adultos, no obstante, como son tantos los factores involucrados en el desarrollo de la misma, es una enfermedad que abarca una gran parte de la población y se extiende sin encontrar barreras. El deterioro de los dientes es causado por la presencia de placa en la cual se instauran bacterias, las cuales producen ambientes ácidos que afectan las superficies dentales.

CARIES

El deterioro que se produce en nuestras piezas dentales por el desarrollo de esta enfermedad, como hemos indicado esta fuertemente promovido por factores ambientales, sociales y económicos, como los más comunes. La calidad de los alimentos que consumimos, el tipo de pasta dental que utilizamos, la frecuencia en el aseo dental, el consumo de fluor, incluso el factor hereditario, juega un papel importante en el desarrollo de esta enfermedad.

Existen diferentes tipos de caries, las más frecuentes son las caries tipo corona, este tipo de caries se desarrolla con facilidad y se ubica en las áreas de soporte y masticación. También se encuentra la tipo radicular, este tipo de caries es más frecuente en personas de cierta edad, debido a que con los años nuestras encías sufren un proceso de retraimiento y van dejando expuesta la raíz de nuestros dientes, haciendo esta zona más vulnerable al ataque de caries.

Por último las de tipo recurrente, este tipo de caries se desarrolla en áreas de contacto y alrededor de las coronas, la razón del desarrollo de caries en esta zona se debe a la facilidad anatómica para que se produzca la acumulación de placa, lo que promueve el desarrollo de los procesos infecciosos. La Caries es un problema de salud pública debido a que se extiende por todo la población sin distinción de sexo o edad, es por ello, que en muchos países existen programas dirigidos a tratar este tipo de patología.

Los programas de ayuda social para la atención de éste tipo de patología debe ser instaurado,  sobre todo en países que tienen problemas socioeconómicos, con la finalidad de disminuir la prevalescencia de la enfermedad. Siendo una patología que puede ser provocada por múltiples factores  y promover el desarrollo de otras patologías, debe ser atendida de manera oportuna.

CARIES

Causas

Existes factores que influyen de manera determinante en el desarrollo de la Caries, sin embargo, la causa frecuente es la falta de aseo adecuado de la dentadura. Cuando consumimos alimentos, residuos de ellos quedarán atrapados en nuestra dentadura, algunos quedarán sobre nuestra zona de masticación, así como también,  pueden quedar residuos entre los dientes.

Estos restos de alimentos comenzarán a descomponerse formándose la placa dental, esa placa y debido a que es un proceso de descomposición estará constituida por bacterias. La presencia de bacterias provocará la creación de un ambiente ácido, ya que las bacterias liberan ese tipo de sustancias, que atacará, al esmalte de nuestros dientes y lo irán degradando, debido a que esta es una enfermedad progresiva, llegará el momento que el esmalte será perforado y la infección afectará el tejido.

Esa es la causa principal y además puede ser potenciado dependiendo del tipo de alimentos que son consumidos. La Caries se desarrollan con mayor rapidez y facilidad cuando se ingieren alimentos azucarados, mientras más azúcar se consume, mayor será la producción de ácidos y por tanto la formación de caries.

Sin embargo, no es la única causa, existen personas que señalan tener una higiene bucal adecuada, realizan el cepillado después de las comidas, uso de hilo dental, para eliminar los residuos entre los dientes que no pueden ser alcanzados por las cerdas del cepillo dental, así como enjuague bucal, para eliminar las bacterias y aún con todo esos cuidados, desarrolla Caries.

Es posible al menos en adultos mayores, que se desarrollen caries por otras causas diferentes a la higiene bucal, por ejemplo por sequedad bucal, el cual no es más que falta de saliva. La ausencia o disminución de saliva pueden ser causa de algún tratamiento que produce ese tipo de efecto secundario, también  si la persona está sometida a tratamientos anticancerígenos, pueden desarrollar sequedad bucal y en consecuencia caries.

Como se menciono, puede haber un factor genético en el que la persona tiene cierta vulnerabilidad orgánica a la generación de caries. Puede estar asociado a este un bajo buffer en la composición de la saliva. La composición de la saliva tiene un pH básico precisamente para compensar la acidez de los procesos infecciosos que pueden desarrollarse en la cavidad bucal. Si el pH de nuestra saliva es menos básico de lo normal, tendremos una condición orgánica que promueve, por lo tanto, un ambiente ácido que favorece la formación de caries.

También hay causas que actúan como un efecto colateral, por ejemplo si la persona presenta un proceso infeccioso con la presencia de Estreptococos o lactobacilos, también son condiciones que no están asociados a factores de higiene o alimentación, que promueven el desarrollo de caries.

Cuando se hacen de aparición frecuente en una pieza dental que ya fue reparada, se debe prestar especial atención si la misma quedo realmente bien curada. Si la remoción de la caries no es total, el proceso de deterioro de la pieza dental continuará su curso. También puede ocurrir que si se haya realizado la remoción total de la caries, pero la pieza se encuentra vulnerable al ataque de los ácidos, por lo que desarrolla el proceso infeccioso nuevamente.

Un traumatismo puede ser la puerta de entrada para que se desarrolle una caries en la pieza afectada. Los cambios en la estructura del diente, la ausencia del esmalte, la exposición del tejido pulpario, son escenarios perfectos para que se acumule placa y se desarrolle el proceso infeccioso, derivando en una caries.

En las clases sociales deprimidas, la ausencia de recursos y de servicios básicos, pueden ser la base para que se sumen otros factores como calidad de alimentación y adecuada higiene bucal, produciendo por ende desarrollos de caries. Las personas que tienen problemas de ortodoncia y presentan una inadecuada distribución de las piezas dentales, también serán vulnerables al desarrollo de esta enfermedad.

Cómo saber cuando tienes una caries?

Es importante conocer que los dientes se constituyen de dos tipos de tejidos, uno orgánico y otro producto de la remineralización. Cuando cualquiera de esos dos tejidos se modifica, la estructura de nuestra pieza dental se va a modificar también.   Cuando se producen trastornos orgánicos o se altera algún proceso en la formación de los dientes, vamos a identificar diferencias, en el grosor de nuestros dientes, en su brillo, en su color, entre otras. Esta es una señal inicial de que esa pieza es vulnerable al desarrollo de una caries.

Los trastornos dentales pueden tener como hemos indicado causas locales o sistémicas. Es importante resaltar que los niños están protegidos de las causas sistémica, lo que conocemos como los dientes de leche de los niños, están protegidos de ciertas alteraciones que pueden originar problemas dentales, sin embargo, si existe un problema congénito es posible que puedan desarrollar caries. Cuando notamos un cambio de coloración en los dientes, ya sea porque se hace más opaco, más blanco o más oscuro y cambia su forma, estamos en presencia de una posible caries.

En los casos que la misma se instaura y comienza a desarrollarse en piezas dentales que no están al alcance de nuestra vista, es posible que la caries evolucione al punto de que se comience a desarrollar una pulpitis, desarrollando incluso dolor local o radial, entonces estaremos en presencia de una caries. No obstante, la verdadera confirmación de una caries, debe ser detectada por un médico especialista, en este caso es el odontólogo.

El desarrollo de las caries inicia a tan solo 20 minutos después de ingerir los alimentos, al ser una enfermedad progresiva, se desarrolla muy rápidamente deteriorando la pieza dental, es por ello, necesario realizar una visita anual regular al odontólogo, para que identifique la presencia o no de caries.

Existe una condición hereditaria que favorece el desarrollo de caries y el médico odontólogo puede identificarla. La misma genera una condición en los dientes que se caracteriza por un esmalte muy delgado. En otros casos el esmalte es normal, pero los dientes se caracterizan por presentar como una especie de surcos. Por lo tanto al ser identificada y diagnosticada, debemos prestar especial atención.

Cómo prevenir las Caries?

Podemos formar parte de las estadísticas de las personas con cero caries, muchos de nosotros podemos engrosar esa lista, sin embargo, habrán personas con condiciones que lo harán propensos y vulnerables a desarrollar caries, no obstante, se pueden minimizar las probabilidades de desarrollar esta enfermedad.

Como primera recomendación es crear el hábito de visitar al odontólogo de manera anual.  Generalmente las personas tienen, experiencias poco confortables en sus visitas odontológicas, en principio porque sus padres no crearon el hábito desde pequeños y segundo quizás por que debieron ser atendidos con caries muy avanzadas y dolorosas. Por lo tanto, siendo los odontólogos quienes diagnosticarán la condición y vulnerabilidad de nuestras piezas dentales, debemos ser consecuentes con la visita a este especialista.

Otra acción preventiva se centra en el fortalecimiento de nuestros dientes y su esmalte, para ello es necesario incorporar flúor en nuestra alimentación, así como también en los productos que utilicemos para realizar la limpieza e higiene bucal. Es necesario la utilización de hilo dental, para garantizar la eliminación de residuos y formación de placa en las áreas entre piezas dentales, este es una de las zonas en donde las posibilidades de desarrollar caries son muy altas.

Es recomendable que como mínimo los dientes deben ser cepillados dos veces al día, aunque lo ideal es que los dientes sean cepillados después de cada ingesta de alimentos.  La calidad de los alimentos es importante, elegir alimentos bajos en azúcar y almidón es de gran ayuda, en caso de ingerirlos es recomendable realizar la higiene de sus dientes.

La higiene dental de los adultos proviene de niños con hábitos creados, en la mayoría de los casos, por lo tanto, si lo padres dedicamos el tiempo suficiente para crear el hábito de aseo bucal en nuestros niños, estaremos asegurando adultos sanos.

Actualmente existen muchos procedimientos preventivos que pueden ayudar a evitar las caries, entre los que podemos destacar el uso de selladores dentales, baños de flúor, procedimientos de ortodoxia para evitar el apiñamiento de los dientes entre otros.

Complicaciones

Las caries pueden llegar a convertirse en una enfermedad infecciosa grave, el inicio de una caries afectara la zona dura o de esmalte de los dientes, pero de no ser identificada y atendida de manera oportuna, la caries evolucionará hasta llegar al tejido blando del diente, en donde tendrá un desarrollo más rápido por las condiciones vascularizadas del mismo, por lo que irrigaran de manera más eficiente la infección.

Si la infección continua desarrollándose puede entonces llegar a la zona de los nervios, provocando el desarrollo de una pulpitis. Si llega a la zona pulpar puede producirse el desarrollo de un absceso, por lo que debe realizar una endodoncia o mejor conocido como tratamiento de conducto, el cual tiene la finalidad de eliminar el tejido contaminado.

Sin embargo, la complicación puede ser aún más grave conllevando a la pérdida de la pieza dental y como ya sabemos, solamente es reemplazable con tratamientos odontológicos estéticos. Otras de las complicaciones que pueden surgir es que se tengan varias piezas dentales con caries, lo que puede conllevar incluso a un situación de sepsia, poniendo en riesgo la vida del paciente, si la infección llega al torrente sanguíneo.

El desarrollo de una periodentitis es otra complicación que puede surgir con la aparición de caries, se trata del debilitamiento de la raíz del diente, por lo que puede caerse y perder la pieza. Un dolor de muelas debido a la evolución de una caries no atendida, es condición que influye en el absentismo laboral y escolar.

Si este artículo ha sido de su agrado le invitamos a continuar la lectura de los enlaces que recomendamos a continuación:

 

(Visited 4 times, 1 visits today)