Ajo y sus beneficios para la salud, usado hace miles de años

El ajo es una planta milenaria que posee múltiples propiedades medicinales, que contribuye a la calidad de vida del ser humano, sus efectos curativos son efectivos para el tratamiento de enfermedades ya que cuenta con  características  de antioxidante,  antiséptico, antibiótico, antimicótico natural,  depurativo, expectorante, entre otros, las cuales  son efectivas para el organismo, otras de sus bondades es que carece de toxicidad y en mínimos casos provoca efectos adversos, se puede afirmar que con sólo  tomar un diente de ajo diario le  proporciona muchos beneficios a la salud. A continuación, te invitamos a descubrir las cualidades que nos suministra el ajo.

AJO

¿Qué es el ajo?

El ajo cuyo nombre científico es Allium sativum, es una especie vegetal de las familia de las amarilidáceas, son plantas perennes y bulbosas, al igual que la cebolla, el cebollín, el ajoporro o el puerro y lo que se utiliza para la preparación de alimentos o  para la elaboración de componentes médicos es el bulbo, esta planta puede alcanzar aproximadamente los 40 centímetros de altura, sus flores son de color blanco con rasgos muy tenues de rojizo o rosado,  las mismas no se abren frecuentemente, las semillas muy pocas veces germinan, tiene un olor muy característicos, posee uno dientes que conforman el bulbo o la cabeza del ajo como se le conoce popularmente.

El ajo se cultiva en suelos fértiles, que tengan buen drenaje y buena materia orgánica lo que quiere decir que contengan compuestos orgánicos provenientes de organismos que estuvieron vivos como por ejemplo: plantas, raíces, animales, las excretas de los animales, todos estos elemento juntos serán el abono para el suelo fértil, también es importante que éstos suelos tengan una buena humedad, las temperaturas adecuadas para el cultivo es de 17°C a 20°C, la siembra del ajo se inicia en diciembre hasta principios del mes de abril y la recolección es en agosto, una vez recolectado el ajo se deben de poner a secar los bulbos en un lugar tibio, con buena penetración del sol o una adecuada ventilación por espacio de dos a tres semanas.

Los orígenes del ajo se ubican en el continente asiático, existen evidencias que fue utilizado como condimento por los antiguos egipcios y en la India desde hace más de 3000 años, sus propiedades medicinales eran conocidas por los antiguos griegos. En la Edad Media los monjes masticaban los dientes de ajo para prevenir las enfermedades generadas de la peste, en la I y la II Guerra Mundial se les aplicaba ajo en las heridas a los soldados para evitar que se infectaran.

AJO

Beneficios del ajo

El ajo es reconocido por ser una buena alternativa para el restablecimiento de la salud, ya que posee atributos antioxidantes y  el componente de azufre el cual contiene la propiedad de aliina, el cual  emerge cuando el ajo es machacado o cortado, éste el elemento estimula el sistema inmunitario y tiene propiedades antisépticas, la aliina y es lo que le da el olor y el sabor  particular al ajo, entre sus benéficos se encuentran:

Desintoxicante

Las propiedades de azufre en el ajo permite la desintoxicación del organismo, a través de la eliminación de los metales pesados que se encuentran en el torrente sanguíneo del cuerpo humano, generados  de la ingestión de los alimentos con altos contenidos de mercurio, arsénico, cadmio, plomo entre otros y que provienen de alimentos como las carnes, el arroz y los cereales y que están expuestos a los elementos químicos utilizados en el área de la industria agrícola a través de pesticidas, plaguicidas y los utilizados en el área minería que terminan contaminando tierras, ríos y mares.

El ajo también un una fuente de Vitamina C, el cual contribuye a reforzar el sistema inmunitario y protege las funciones del hígado, el ajo contiene alicina y selenio componentes que contribuyen a la digestión de forma natural y ayudan a limpiar el hígado,  igualmente las bondades medicinales el ajo contribuyen a  la renovación y la eliminación de los tejidos de forma natural, esta acción   contribuye el  fortalecimiento de las células sanas y evitan enfermedades tales como los  tumores y el  cáncer.

Para la circulación sanguínea

Una de las bondades del ajo, ésta relacionada con la capacidad de evitar la función plaquetaria relacionada con la coagulación,  cuando no exista alguna herida, por lo que a través del ajo se imposibilita la construcción de coágulos que puedan obstruir los vasos y canales sanguíneos, evitando de ésta manera situaciones como trombosis, infartos, accidentes cerebrovascular o embolias cerebrales.

Está comprobado que el consumo diario  de un diente de ajo,  actúa como un anticoagulante natural que contribuye con el mantenimiento y la limpieza del torrente sanguíneo, esta situación se genera ya que uno de las propiedades del ajo es la Vitamina B, la cual contribuye a la regular y equilibrar la producción de la homocisteína que es la sustancia natural de la sangre que contribuye a la producción de proteínas, cuando la homocisteína está muy alta por la falta de la Vitamina B, se afectan los vasos sanguíneos, endureciendose y fomentando la formación de coágulos, ya que la sangre se vuelve más espesa.

AJO

Antifúngico

El ajo contiene propiedades antifungicidas o antimicóticas, por lo que tiene la facultad de prevenir el crecimientos de algunos tipos de hongos y  los mismos están presentes a través de sus componentes los elimina, esta situación se debe a los elementos que se encuentran en el ajo como la alicina y los ajoenos que es el componente antibiótico natural del ajo, así como también  la propiedad del  trisulfuro de dialilo que entre sus bondades está el elemento desinflamatorio, los cuales son altamente eficaces contra la eliminación de los hongos y bacterias.

El ajo es poderoso ante el padecimiento producido por el hongo de la Candida albicans la cual se aloja frecuentemente en la vagina, en la boca, el tubo digestivo y la piel, su poder ante esta patología es comparable con la acción del fármaco clotrimazol.

Para el colesterol

El colesterol es una componente similar a la grasa, que se ubica en las membranas celulares del organismo, el colesterol es importante para la producción de hormonas, de ácidos biliares, vitamina D, entre otros elementos y su principal función es el proceso de digestión de los alimentos,  a éste colesterol de le denomina colesterol bueno o HDL, si el cuerpo contiene demasiado colesterol y éste se combina con otras sustancias en el torrente sanguíneo se generan unas placas las cuales son llamadas colesterol malo LDL  y son los responsables de bloquear las arterias y producir arterioesclerosis, el ajo tiene un componente llamado alicina el cual tiene propiedades que contribuyen al mantenimiento adecuado del sistema cardiovascular, hay estudios que indican que el consumir un diente de ajo diariamente reduce el colesterol malo en un 9%  y está propiedad es tan maravillosa que no afecta al colesterol bueno.

Para descongestionar

Las propiedades del ajo estimulan la limpieza de los pulmones, los niveles altos de alicina y de trisulfuro de dialilo contribuyen a la eliminación de virus y bacterias alojados en las vías respiratorias que provocan infecciones, inflamaciones y trastornos de resfriado común, además estas mismas propiedades contribuyen a descongestionar y depurar las vías respiratorias. El ajo es excelente para los casos de bronquitis, catarros, neumonía, tuberculosis, tosferina y para los casos afecciones producidas por el tabaquismo.

AJO

Adicionalmente existen otras propiedades curativas del ajo entre las que se destacan las que a continuación se indican:

Para el Hígado, debido a sus componentes desintoxicante el ajo  contribuye a limpiar el cuerpo de  toxinas, a eliminar parásitos y todos aquellos elementos que contaminan el organismo, el ajo es conveniente como depurativos para el hígado, ya que es rico en Vitamina A,B,C, las cuales son efectivas para estimular las funciones hepáticas, para los casos de hígado graso es altamente recomendable el consumo de un ajo diario, ya que éste tiene propiedades depurativas y antiinflamatorias.

Para la Piel, ingerir un ajo en ayunas además de ayudar a depurar la sangre de nuestro organismo, contribuye a tener una piel tersa, hidratada y con apariencia juvenil, sus propiedades antioxidantes, permite proteger y regenerar la piel, ya que estimula la renovación de las capas celulares y adicionalmente contribuye a combatir el padecimiento del acné.

Para la anemia, las propiedades del ajo, contribuyen a fortalecer las defensas naturales del cuerpo, ya que cuida el torrente sanguíneo, aporta vitaminas y minerales, estimula los jugos gástricos por lo que hay una mayor absorción de los alimentos que contienen hierro.

Controla la hipertensión arterial o presión alta, los componentes de sulfuro que posee el ajo, estimula la producción de ácido nítrico en el torrente sanguíneo, lo que permite que se relaje y que mejore la elasticidad lo que proporciona  un mejor fluido de la sangre.

¿Cómo utilizar el ajo para aprovechar sus beneficios?

La mejor forma de utilizar el ajo para aprovechar todos sus beneficios es prepararlo e ingerirlo crudo, ya que cuando se cocina pierde más del 70% de sus componentes medicinales, por lo que se recomienda consumir el diente de ajo entero, finamente picado o machacado.

La utilización del ajo puede ser en las formas que se indican a continuación:

  • En aceite o esencia, se obtiene después del proceso de destilación, en el mismo se pierden las propiedades de la alicina, pero las propiedades relacionada con los compuestos y trisulfuro de dialilo continúan presentes.
  • Macerado, este proceso se obtiene del remojo en aceite, preferiblemente en aceite de oliva, por medio de este procedimiento se mantienen todos los componentes y cualidades del ajo.
  • Extracto envejecido, este proceso se inicia con la maceración del ajo en una solución hidroalcholólica una mezcla de agua y alcohol al 15% al 20%, se deja por espacio de 20 meses a temperatura ambiente, pasado el lapso de tiempo se filtra y se concentra a baja temperatura y a presión reducida, a través de éste proceso se preservan cada uno de los componentes y cualidades del ajo.

A continuación, se indican varias recetas para aprovechar sus beneficios:

Para desintoxicar los pulmones

Ingredientes:

  • 10 dientes de ajo.
  • 3 ramitas de tomillo.
  • Una taza de aceite de oliva.

Preparación:

En un mortero machaque los ajos hasta formar una pasta, agrégale las hojas de tomillo y mezcle en el mortero hasta que ambos ingredientes estén bien unidos, traslade la mezcla a un envase de vidrio y vierta las tres cucharadas de aceite, déjelo reposar por 12 horas.

Modo de consumo:
En ayunas tome una cucharada de este remedio natural para iniciar el proceso de desintoxicación en los pulmones, sólo por un periodo de 2 semanas repetirá el procedimiento con la misma dosis y a la misma hora.

Para desintoxicar el organismo, aumentar las defensas

Ingredientes:

  • Medio litro de agua.
  • 100 gramos de azúcar.
  • Medio Kilo de cebolla si es morada mejor.
  • 1 trozo de aproximadamente 10 a 15 centímetros de jengibre picado o rallado.
  • 1 cucharada de cúrcuma.
  • 5 dientes de ajo machacados.

Preparación

En una olla ponga a fuego medio el agua y el azúcar, coloque las cebollas, dos minutos más tarde agregue el jengibre y la cúrcuma, cuando la mezcla hierva, bájale el fuego y remueva constantemente hasta que el líquido se haya reducido a la mitad,  en ese momento cuela el preparado y déjelo enfriar a temperatura ambiente, posteriormente agrégale los dientes de ajo machados, el preparado lo puede guardar en el refrigerador

Modo de consumo:

En ayunas tome dos cucharadas soperas de éste remedio  y así durante dos semanas siguiendo el mismo procedimiento con la misma dosis a la misma hora. Descanse una semana y vuelva a repetir el consumo sólo por dos semanas más.

Mascarilla de ajo para suavizar, fortalecer y regenerar la células de la piel

Ingredientes:

  • Tres dientes de ajo.
  • Una cucharada de aceita de oliva.

Preparación

Machaque los tres dientes de ajo y mezcle con la cucharada de aceite de oliva.

Modo de uso:

Unte la mezcla en la cara, teniendo cuidado con la zona de los ojos, las mucosas nasales y el contorno de la boca, deje la mezcla por espacio de 15 a 20 minutos.
Nota: esta misma receta puede ser utilizada para aplicación de las zonas donde pueda tener dolor relacionados con el reumatismo, ya que sus componentes antiinflamatorio alivia el dolor.

Soluciones en caso de que no nos guste su sabor

El sabor y el olor del ajo se magnifica cuando éste es triturado, ya que libera todo su aroma característico, por lo que la ingesta  del ajo con  té verde, hojas de yerbabuena, manzanas y lechugas contribuyen a minimizar y en otros casos a eliminar el sabor del ajo.

Por lo que en el caso de la yerbabuena masticada y la manzana después del consumo del ajo elimina totalmente el aroma del ajo.

Sin embargo si se consume juego de yerbabuena o manzana, té verde o té de lechuga, se presenta una minimización del aroma y del sabor  del ajo, pero no se elimina en su totalidad.

Contraindicaciones

Aunque el ajo posee muchos beneficios, existen ciertas contraindicaciones que tenemos que tener en cuenta ya que la ingesta inadecuada o en exceso, puede afectar a la salud:

  • El ajo es un anticoagulante natural, por lo que sí está tomando algún medicamento anticoagulante los cuales se utilizan para prevenir los coágulos en el torrente sanguíneo o si padece de hemorragias frecuentes, no es recomendable la ingesta del ajo ya que por sus efectos vasodilatadores hace que la sangre fluya más rápido.
  • El consumo del ajo no es recomendado para las personas que padecen de hipertiroidismo, ya que el ajo posee alto contenido de yodo.
  • En los casos donde se presenten insuficiencias en la producción de ácidos gástricos, puede que el ajo tenga dificultades para su digestión, por lo que puede provocar gases en el intestino que adicionalmente pueden venir acompañados de espasmos y dolor abdominal.
  • Si está con un tratamiento farmacológico para la hipoglucemia que es la condición cuando se tiene los niveles bajo de o glucosa o como se le conoce popularmente  azúcar en la sangre, no es recomendable la ingesta de ajo diariamente,  ya que el ajo tiende a bajar los niveles glucémicos y acentuará aún más el padecimiento lo que podría ser adverso para el organismo.
  • En el periodo de embarazo se recomienda bajos consumos de ajo, ya que el ajo puede estimular espasmos musculares en el útero lo que puede provocar un aborto.
  • Las personas que sufran de hipotensión o tensión arterial baja, no deberían consumir el ajo diariamente.
  • Se a comprobado que el trisulfuro de dialilo y la alicina tienen reacciones alérgicas, por lo tanto su ingestión o contacto puede presentar dermatitis.
  • Antes de un procedimiento quirúrgico no se debe ingerir grandes porciones de ajo, ya que su efecto vasodilatador y anticoagulante, puede traer inconvenientes en el proceso de la operación.

NOTA: La información aquí plasmada tiene como objeto informar de manera general sobre los tópicos aquí planteados, en ningún momento establece opiniones médicas, en caso de duda consulte a su terapeuta de confianza.

Si fue de su agrado este artículo, te invitamos a visitar los siguientes enlaces:

 

(Visited 64 times, 1 visits today)