≡ Menu




Haloperidol: Para que sirve, nombre comercial, y más

El haloperidol es un medicamento calificado como antipsicótico de tipo convencional, también tratado como neuroléptico, pues se considera como uno de los primeros fármacos utilizados en el siglo XX para tratar a los pacientes que padecían serias enfermedades mentales.

No se automedique, esto es solo un artículo informativo.

Para qué sirve

El haloperidol normalmente es empleada para las terapias donde los pacientes se ven gravemente afectados por trastornos psicóticos, siendo estas mismas afecciones mentales de tal gravedad que el paciente se le hace difícil distinguir entre lo que es real en el mundo exterior y las cosas que no lo son.

Este mismo fármaco también es utilizado para dominar y mantener bajo control los tics del cuerpo que afecta la actividad motriz, ya que estos mismos tics representan una necesidad desenfrenada de accionar reiteradas veces, movimientos. (ver artículo: Periciazina).

Por otro lado se utiliza para contrarrestar los tics verbales, donde el paciente tiene la necesidad de manera desenfrenada de repetir algunos sonidos y palabras, este es el caso de los niños y adultos con síndrome de Tourette, siendo un padecimiento caracterizado por movimientos involuntarios tanto verbales como motrices.

El haloperidol se utiliza de igual forma para tratar los problemas de comportamiento que resulten ser muy molesto tal como la agresividad, en relación a los niños la hiperactividad de tal forma que no pueden ser tratados con otros medicamentos. Este mismo medicamento disminuye las acciones que no sean normales en el cerebro.

¿Qué otro uso se le da a este medicamento haloperidol?

Este tipo de fármaco es empleado de igual forma para los pacientes que presentan confusión, y que por lo tanto les cuesta o tienen dificultad para razonar y comprender que ocasionan padecimientos físicos y mentales peligrosos, en este sentido exhortamos a consultar a su especialista sobre los posibles peligros de usar este medicamento en el transcurso del tratamiento.

Marcas comerciales

En este sentido, el haloperidol se puede encontrar bajo el nombre comercial para su venta en las distintas farmacias bajo la denominación de Haldol, aunque normalmente su médico podrá indicarle su uso genérico para conseguirlo con más facilidad.

Mecanismo de acción del haloperidol

Este fármaco denominado haloperidol tiene un rango de acción bastante amplio, ya que el mismo bloquea los componentes de la dopamina (sustancia química encontrada en el cerebro que ayuda con los impulsos a nivel nervioso). En este sentido al cerebro tener exceso de estas sustancia, es decir dopamina, el paciente puede llegar a experimentar sobreestimulación, originando una alteración en la conducta.

Ahora bien, el haloperidol al tener un mecanismo de bloquear los receptores del cerebro y por lo tanto, no hay sobreestimulación y por ende el paciente tiene un control más certero, tanto mental como muscular. Por otro lado este fármaco actúa como neuroléptico y antipsicótico, pero no en la mayoría de los casos. (ver artículo: Entacapona)

Modo de uso del haloperidol

Este medicamento se encuentra bajo la forma de tableta, en forma de un líquido con el fin de ser aplicado de manera oral. Generalmente, los médicos aconsejan que los pacientes tomen dos veces diario este fármaco.

Ahora bien, el haloperidol debe ser utilizado a la misma hora que le haya recomendado su médico, siendo esto todos los días, hasta culminar la terapia. Continúe de manera cuidadosa las adecuaciones que le proporcionará la receta y solicite a su especialista o por el contrario a su farmacéutico que le exponga a cerca de las cosas que no logre comprender.

En este sentido, continúe tomando el fármaco según lo dosificado. Sea prudente y no eleve ni aminore la toma del medicamento, ni bajo ningún motivo lo tome con mayor a la frecuencia recomendada o indicada por su especialista en el área de la medicina.

Posiblemente su médico le recete al principio una dosis baja de haloperidol y luego la aumente en forma gradual. Es posible que su médico disminuya la dosis una vez que su afección esté bajo control. No olvide decirle al médico cómo se siente durante el tratamiento con haloperidol.

Es importante recordarle que el haloperidol puede auxiliarlo con el fin de mantener su padecimiento bajo estricta vigilancia, sin embargo, el mismo no es la solución ni una cura definitiva a su dolor.

Continúe tomando el haloperidol incluso si se encuentra estable. En este sentido, bajo ningún motivo deje de seguir tomando el fármaco sin previamente haber consultado con su médico especialista.

Lo más posible es que su médico tratante tome la decisión de disminuir de manera gradual y desacelerada la dosis que inicialmente había tomado. Si por algún motivo deja de tomar el fármaco de manera repentina, en el futuro puede resultar con algún problema para poder mantener bajo control la motricidad.

haloperidol

Indicaciones

Este fármaco inicialmente se encuentra indicado para pacientes que padecen de esquizofrenia, personas que sufren frecuentemente de estados mentales de psicosis agudo, ciertos sentimientos de agitación a nivel motriz, estados maníacos, síntomas de sobresalto, dificultad para hablar y ansiedad.

Contraindicaciones

Este fármaco se encuentra contraindicado para casos específicos, entre ellos las mujeres que se encuentran en etapa de gestación o embarazo, pacientes que tienen depresión a nivel del sistema nervioso central por las altas ingestas de alcohol o bajo influencia de por otros fármacos que provocan esta depresión; adultos y niños que presentan las enfermedad de Parkinson; personas que presentan una leve lesión a nivel de los ganglios y quienes desarrollan hipersensibilidad al fármaco haloperidol.

Precauciones que se deben seguir

  • Previo al tomar el medicamento haloperidol, comuníquele a su médico tratante y en dado caso a su farmacéutico de confianza si resulta ser alérgico al medicamento haloperidol, o algún otro fármaco que contenga algún componente a base de haloperidol.
  • De igual forma comuníquele a su especialista de confianza en el área de la medicina junto con su farmacéutico qué otro fármaco recetado o no, así como vitaminas, algún suplemento vitamínico o inclusive algún producto compuesto de hierbas que se encuentra tomando o que en algún momento piensa tomar.
  • Si dentro de los fármacos que a continuación se mencionan usted se encuentra tomándolos no olvide mencionarlos; anticoagulantes que ayudan a diluir la sangre; antihistamínicos; epinefrina; fármacos para contrarrestar las ansiedad, la depresión, enfermedades mentales, alguna enfermedad como el parkinson, personas que padecen de convulsiones, o algún problemas urinario; ciertos narcóticos para evitar el dolor; sedantes; medicamentos para ir a dormir o mantenerse en este estado; y hasta tranquilizantes.
  • Es muy probable que su médico especialista tenga la obligación de modificar la dosificación de los fármacos o mantenerlo estrictamente vigilado en caso de tener algún efecto secundario.
  • Es importante que le diga a su médico especialista si actualmente padece o en algún momento tuvo la enfermedad de parkinson, donde el mismo es un trastorno que afecta directamente al sistema nervioso central llegando a aquejar el sistema motriz, incluyendo los músculos y la orientación. Por lo general el médico de confianza, en estos casos le dirá o le prohibirá el uso del fármaco haloperidol.

  • Es imprescindible que le comunique a su médico especialista si usted mismo o algún familiar tuvo o ha padecido de algún síndrome que lleve consigo el incremento del peligro al presentarse alguna irregularidad en el corazón, ocasionando la pérdida del discernimiento o incluso la muerte.
  • Que no haya duda de informarle a su especialista en el área de la medicina, a cerca de haber padecido cáncer de seno en el caso de las mujeres; trastornos de bipolaridad que es una enfermedad que ocasiona depresión severa, citrulinemia que es una enfermedad que es consiste en el depósito de amoníaco en la circulación sanguínea; bajas agrupaciones de calcio y magnesio; la persona se le dificulta mantener la concentración, o alguna dolencia en el corazón o de la tiroides.
  • Comuníquele por otro lado a su médico tratante si bajo alguna circunstancia tuvo que dejar de seguir tomando este fármaco por la existencia de alguna enfermedad mental, producto de algún efecto secundario que se torne grave.
  • Infórmele de inmediato a su médico especialista si está en estado de gestación o se encuentra embarazada, específicamente si se encuentra en los últimos meses, o por otro lado si está planeando quedar bajo estado de gestación o si está dando leche materna de su pecho al bebé.
  • En caso de quedar embarazada mientras está siendo dosificado con haloperidol, comuníquese inmediatamente con su especialista en el área de la medicina. Tome en cuenta que el fármaco haloperidol puede ocasionar ciertos efectos en los neonatos incluso después de haber dado a luz, ya que en ciertas circunstancias se intensifica si se toma durante los últimos meses de gestación.

  • En caso de realizarse alguna cirugía, esto incluye las cirugías a nivel dental, hable con su dentista y en dado caso a su médico cirujano que se encuentra en pleno tratamiento con el fármaco haloperidol.
  • Tenga siempre presente que antes de tomar este fármaco, el mismo provoca somnolencia y que en mayor o menor medida puede afectar su forma de concentrarse, pensar incluso sus movimientos, por lo que se exhorta a la persona evitar cuanto antes manejar conducir vehículos o maquinaria pesada hasta que se encuentre seguro que realmente le afecta este fármaco.
  • Hágale la pregunta a su médico tratante si puede consumir algún tipo de bebida alcohólica, siempre y cuando sea de manera segura, en el transcurso de la terapia con haloperidol. En este sentido tome en cuenta que la ingesta de alcohol puede llegar a empeorar ciertos efectos secundarios del haloperidol.
  • Ahora bien al empezar a tomar este fármaco, el mismo puede ocasionarle mareos, confusión, y desfallecimiento si está en una posición determinada y se mueve o levanta con mucha rapidez, incluso luego de estar acostado. Con el fin de evitar estos síntomas, levántese o muévase del lugar lentamente y apóyese en el piso un tiempo después de incorporarse.
  • Es importante mencionar llame o consulte con su médico tratante o de confianza antes de empezar a utilizar este fármaco, ya que es la persona indicada que le ofrecerá las indicaciones necesarias y más certeras acerca del mismo.

Dieta especial que se debe seguir 

En caso de que su médico no lo mencione debe continuar con su dieta normal a base de vegetales, carbohidratos, proteínas y vitaminas; de igual forma beba abundante líquido. Pero en dado caso que su médico le indique modificar o moderar la ingesta de ciertas comidas y agua, por lo que es importante que continúe con las indicaciones de su médico le ha proporcionado al pie de la letra.

Efectos secundarios

El fármaco haloperidol tras empezar a ser dosificado puede ocasionar ciertos efectos indeseables, por lo que es importante que llame a su médico tratante si llegan a presentarse alguno de los síntomas que a continuación se mencionan, de igual forma comuníquele si no llega a desaparecer con el tiempo y llega a ser grave:

  • Visión borrosa.
  • Estreñimiento.
  • Sequedad en la boca.
  • Cambios de estado de ánimo.
  • Movimientos incontrolables de los ojos.
  • Pérdida de apetito.
  • Dolores de cabeza.
  • Acidez estomacal.
  • Dificultad para dormirse o permanecer dormido.
  • Náuseas.
  • Falta de expresión en el rostro.
  • Dificultad para orinar.
  • Agitación.
  • Aumento del tamaño o dolor de los senos.
  • Sensación de inestabilidad, o dificultad para mantener el equilibrio.
  • Aumento de la salivación.
  • Disminución de la capacidad sexual en los hombres.
  • Movimientos extraños, lentos o incontrolables de cualquier parte del cuerpo.
  • Secreción de leche materna.
  • Falta de algunos períodos menstruales.
  • Vómitos.
  • Aumento del deseo sexual.

De igual forma, al presentar algún síntoma que se mencionan en este artículo, llame de urgencia a su especialista:

  • Confusión.
  • Rigidez muscular.
  • Pequeños movimientos ondulantes de la lengua.
  • Dificultad para respirar o tragar.
  • Latidos del corazón rápidos o irregulares.
  • Sudoración.
  • Disminución de la sed.
  • Coloración amarillenta en la piel o los ojos.
  • Sensación de tener la garganta cerrada.
  • Lengua que asoma fuera de la boca.
  • Movimientos incontrolables y rítmicos de la cara, la boca o la mandíbula.
  • Disminución de la visión, sobre todo por la noche.
  • Ver todo con un tinte color café.
  • Contracturas musculares en el cuello.
  • Erección que dura por horas.
  • Dolor o cambios de coloración en los ojos.

Efectos adversos

Existen ciertos efectos que tras transcurrir el tiempo pueden volverse algo molestos cuando se empieza a dosificar el fármaco haloperidol, en este sentido existen algunos que por lo general muy frecuentes. Por lo general solo con un perfil toxicológico se puede llegar a demostrar los efectos adversos.

Tenga en cuenta que en la mayoría de los casos, que resultan ser adversos, son una prolongación del accionar que tiene el medicamento y que termina perjudicando en especial al sistema nervioso central. Ahora bien existen reacciones que resultan ser muy características.

Entre los efectos adversos maś frecuentes encontramos la somnolencia, estado constante de estar bajo un sedante, resequedad a nivel bucal, visión borrosa, estreñimiento y retención a nivel de la uretra.

En este sentido, al comenzar la dosificación de este fármaco se presentan síntomas de tipo extrapiramidal como la presencia de parkinsonismo y acatisia, que al final vienen relacionadas con la dosificación del fármaco.

De manera ocasional surgen síntomas indeseados como la ictericia colestática tras haber pasado el primer mes con el tratamiento, la presencia de leucopenia de tipo transitorio, dermatitis, urticaria, erupciones maculopapulares y acneiformes, insomnio y mareos.

Por otro lado muy rara vez existe hipotensión de manera intensa tras empezar con suministro, de igual forma la presencia de hipertensión, taquicardia, bradicardia, insuficiencia cardiaca, arritmia, colapso.

Se puede llegar a presentar agranulocitosis tras haber pasado la cuarta y décima semana de la dosificación del fármaco, algún síndrome neuroléptico que llegue a ser mortal con síntomas como fiebre, rigidez muscular, hipertonía y alguna alteración respiratoria; retinopatía y convulsiones.

Ahora bien este procedimiento debe ser suspendido de manera inmediata en el caso de que en la persona se llegue a comprobar algún síntoma de fiebre alta ó rigidez a nivel general en todo el cuerpo en músculos y articulaciones que sea muy grave, con alguna alteración respiratoria. (ver artículo: biperideno).

Dosis

En el caso de los adultos la posología dependerá del modo de suministro de este fármaco, por lo tanto si es dosificado por vía oral, la toma será de dos a cien (2-100) mg de manera diaria; por vía intramuscular la dosificación estará basada de dos a cinco (2-5) mg y muy excepcionalmente hasta unos treinta (30) mg todo esto diario.

Los médicos por lo general recomiendan repetir, de ser el caso o si es muy necesario, cada cuatro u ocho (4-8) horas, y de forma excepcional, cada treinta a sesenta (30-60) minutos.

Es importante saber que al iniciar la dosificación con este fármaco, esta terapia que se menciona debe estar dividida en dos (2) dosis, con el fin de poder encontrar la dosis de tipo terapéutica, pasado esto y para la inmensa mayoría de los pacientes, los médicos recetan un suministro diario previo al irse a dormir.

En este sentido y para que el tratamiento sea permanente en el tiempo y se mantenga, los médicos tratantes aminoran la dosificación hasta un veinticinco (25%) por el transcurso del tiempo cada tres (3) meses, con una variación para su posterior permanencia de cincuenta a sesenta y siete (50-67) % de la dosificación, tras el tratamiento que resulta ser agudo.

Recientemente el interés de este mantenimiento se ha venido centrando en la obligación de poder determinar una dosificación que resulte más eficaz en comparación con los fármacos neurolépticos, y la planificación con determinados cronogramas pautando dosis muy disminuidas, que tienen altas probabilidades de presentar síntomas secundarios más usuales.

En cuanto a las dosis orales de neurolépticos donde existe una alta probabilidad de ser mezclada con el haloperidol, el rango de dosificación es de cinco a veinte (5-20) mg por día, siendo mejor tolerados y obteniendo una mejor eficiencia que las dosis mucho mayores a los veinte (20) mg/ por día.

En el caso de la dosificación de este fármaco en los niños, por lo general tal y como se aplica en los adultos, la dosificación se estima primero que todo por la apreciación y luego por el compromiso individual. Sin embargo hasta el momento no existe un rango generalizado de las dosis precisas que se deben suministrar, pero en términos generales, la dosificación debe ser baja, y a medida que transcurre el tiempo las mismas deberían incrementar de forma gradual.

Acciones que debe tomar en caso de olvidar de tomar la dosis

Este punto es importante ya que si llega a olvidar tomar alguna de las dosis recomendadas, no afectará que la tome tan solo después cuanto se acuerde. Sin embargo, ya llegada la hora de la siguiente toma, déjela pasar y continúe con la agenda pautada para tomarse la siguiente dosis, de manera normal.

Bajo ningún motivo intente tomarse las dosis de manera doble, con el fin de remediar la dosis que llegó a omitir, ya que esto desencadenaría efectos indeseables en el paciente.

Sobredosis  

Puede llegar a presentarse una sintomatología acerca de este fármaco tras haber empezado a tomarse, en este sentido el mismo puede llegar a ser severo, demostrando reacciones como hipotensión o sedación.

Entre otras reacciones de tipo extrapiramidal se pueden llegar a expresar a través de la rigidez en los músculos y en las articulaciones, temblores generalizados o de una u otra forma en ciertas zonas específicas.

De igual forma, se puede presentar hipertensión, en última instancia se pueden llegar a presentar casos con los pacientes donde los mismos presentan una sensación de depresión respiratoria e incluso hipotensión, que resulta ser muy severa, ocasionando un choque. (ver artículo: Droperidol).

Tome en cuenta que en caso de sufrir una sobredosis con este fármaco, hasta el momento no se sabe de la existencia de algún antídoto en específico. Por lo general cuando la persona se ha intoxicado con este fármaco los especialistas recomiendan realizar un lavado gástrico o en casos muy extremos, inducir a la persona para que lo vomite.

Aunque en el caso de los pacientes en estado de coma, se debe tras instrucciones del médico especialista para suministrar por medio de una sonda o tubo endotraqueal el procedimiento determinado.

Entre otros de los síntomas que se pueden llegar a presentar por uso excesivo de este fármaco o sobredosis se encuentran los movimientos involuntarios, lento o desenfrenado que puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo. Así como la rigidez o fragilidad muscular, respiración pausada, estar con somnolencia la mayor parte del día y en ciertos casos  confusión y la falta de lucidez.

Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia

Se ha podido encontrar que el fármaco haloperidol en circunstancias aisladas, o donde la personas tenga algún defecto congénito luego de haber expuesto al feto al fármaco haloperidol, en combinación combinación con otros medicamentos resulta ser perjudicial.

En este sentido el haloperidol únicamente puede ser utilizado en el transcurso del embarazo o en etapa de gestación si los beneficios son mayores y terminan justificando los riesgos, que en algún momento podría padecer el feto.

Por otro lado se ha podido saber que el haloperidol termina excretándose a través de la leche materna. Solo el médico especialista es la persona indicada en considerar la utilización del haloperidol durante la lactancia, ya que se deben hacer los respectivos exámenes, tomando en cuenta los beneficios y daños que se pueda ocasionar en la lactancia.

En el caso de los niños que son alimentados de pecho con leche materna, y tras la madre encontrarse en el tratamiento con el fármaco, se pudo observar una sintomatología extrapiramidal.

Haloperidol y alzheimer

Existen publicaciones donde se ha explanado el empleo del fármaco haloperidol junto con otros medicamentos de naturaleza antipsicótica, con el fin de tratar las personas que se encuentran en terapia por haber presentado síntomas de belicosidad o de alteración, en las personas diagnosticadas con demencia.

En este sentido, el haloperidol en el año 2002 se incluyeron cinco ensayos clínicos, donde se pudo observar la reducción de la agresión en las personas con algún tipo de demencia y que fueron tratadas con haloperidol.

Mientras que por otro lado los pacientes que presentaron agitación no se notó alguna modificación tan importante como en los pacientes tratados bajo estricto control con el fármaco.

Aunque existen autores donde se pudo llegar a concluir que en cuanto a los medios de prueba, los mismos indicaron que el fármaco haloperidol fue sencillamente provechoso para disminuir la agresión, aunque estuvo ligado con los efectos indeseados.

Por otro lado no existen medios de prueba para fundamentar la utilización del fármaco haloperidol más seguido y con el fin de mantener controlado otras exposiciones, producto de la agitación tras la demencia. En cuanto al tratamiento de personas que padecen de alzheimer, el suministro del fármaco haloperidol se debe individualizar en este tipo de pacientes ya que los mismos deben estar bajo estricta vigilancia con el fin de localizar la existencia de efectos indeseados por la medicación.

Ahora bien, en cuanto a la enfermedad de alzheimer, los especialistas sitúan al fármaco haloperidol como una medicina que ayuda a mantener un equilibrio razonable mental, siendo esto en base a los beneficios y daños que lleva consigo.

Aunque se concluye que es necesaria la valoración cuidadosa de las indicaciones a cada paciente y se necesitan más exámenes, con el fin de poder establecer tanto los beneficios como el deterioro de los antipsicóticos en el cuerpo.

Se debe tener especial precaución con los antipsicóticos como el haloperidol, ya que si bien es cierto que pueden a ser extremadamente útiles en la práctica, el paciente puede llegara tener un riesgo mayor en cuanto a los efectos indeseables que sean graves, entre ellos padecer de algún accidente cerebrovascular, que obligue al médico a chequear cuidadosamente al paciente que recibe el fármaco.

Dejar Comentario