≡ Menu




Salicilato de Metilo: Qué es, para qué sirve, nombre comercial y más

El Salicilato de Metilo o aceite de gaulterina es un compuesto que se encuentra en plantas de hoja perenne y se utiliza como analgésico, antiinflamatorio, antiséptico y agente re rubefacción, para uso tópico local en el tratamiento de dolores musculares, articulares y más, te invitamos a descubrir todo sobre este él.Salicilato de MetiloAVISO: Este artículo es de carácter informativo recuerde siempre consulte a su médico antes de utilizar este u otro medicamento. Evite la automedicación.

Introducción

El cuerpo humano, es un ente compuesto de complejas estructuras que se relacionan entre sí para mantener en funcionamiento el organismo. En condiciones óptimas el cuerpo humano permanece en un estado de equilibrio biopsicosocial, pero cuando algo altera estas condiciones, el equilibrio se ve afectado, afectando el funcionamiento normal del organismo.

El equilibrio normal del organismo puede verse afectado por diversos factores o agentes, cuando estos factores inciden sobre el cuerpo humano, este responde a través de una reacción, por lo general esta reacción se presenta como medida de defensa para proteger el equilibrio y bienestar del organismo.

Un ejemplo de las reacciones que suceden en el organismo son el dolor y la inflamación, el dolor a nivel físico se considera una percepción sensitiva localizada que se presenta en respuesta a algún estímulo como mecanismo de defensa y que puede ser subjetiva en cuanto a su intensidad, esto significa que dos personas que reciben el mismo estímulo no necesariamente perciben el dolor con la misma intensidad, sino que es propia de cada persona.

Es de carácter desagradable y se activa gracias a las terminaciones nerviosas especializadas que emiten señales provenientes del sistema nervioso central, para ello se segregan ciertos neurotransmisores que median las respuestas de dolor en el cuerpo. (Puede que también te interese saber sobre: Dexketoprofeno).

La percepción del dolor puede ir desde leve hasta intensa y puede estar localizada a un sitio o región específica, como por ejemplo el abdomen, la cabeza o el pecho, también puede ser de carácter agudo lo que significa que es transitorio, o crónico que significa que prevalece en el tiempo.

Salicilato de Metilo

Por otro lado, la inflamación es una respuesta emitida por el sistema inmunológico del cuerpo con la finalidad de proteger al organismo tanto de infecciones como de lesiones, esta respuesta tiene como finalidad servir de barrera o cerco para limitar cualquier agente infeccioso o lesión que intenta dañar al cuerpo.

Al igual que el dolor, la inflamación puede ser localizada, ir de leve a intensa y ser aguda o crónica, incluso la inflamación y el dolor suelen ser dos reacciones que por lo general van de la mano, es decir, cuando hay inflamación es habitual que se presente acompañada de dolor, sin embargo el dolor puede aparecer sin que obligatoriamente esté acompañado de inflamación.

Cuando se presenta cualquiera de estos factores, afecta el desempeño normal de la vida de quien lo padece, y en ambos casos, tanto el dolor como la inflamación deben ser tratados, con la finalidad de retornar a la normalidad el estilo y la calidad de vida de la persona.

Desde tratamientos intravenosos hasta de aplicación tópica, el dolor y la inflamación cuentan con una amplia gama de productos destinados para dar resolución y alivio a estas condiciones, tal es el caso de compuestos como el Salicilato de Metilo.

¿Qué es el Salicilato de Metilo?

El Salicilato de Metilo o como también se le conoce aceite de gaulteria, es un compuesto de origen orgánico que se puede encontrar en muchas plantas de hoja perenne, que son aquellas que tienen hojas durante todo el año. A nivel químico se define como  un éster que se origina a partir del ácido salicílico y del metanol.

Este compuesto, para ser utilizado con fines farmacéuticos, al principio se obtenía realizando destilados del azúcar que se encontraba en las ramas del abedul o en las hojas del té proveniente de la Gaultheria Procumbens.

Sin embargo en la actualidad, el salicilato de metilo se genera de forma artificial a través de una serie de reacciones químicas en las que se obtiene Salicilato de Metilo al ocasionar una reacción entre el ácido salicílico y el metanol.

Este compuesto tiene múltiples usos, uno de ellos es en la fabricación de cremas, esto gracias a su aroma agradable, también como saborizante artificial para la elaboración de dulces ya que tiene una tendencia gustativa similar a la menta. También se emplea como antiséptico añadido a algunos enjuagues bucales.

Otras de sus múltiples propiedades son tener beneficios analgésicos, antiinflamatorios y rubefacientes, lo que significa que estimula el flujo sanguíneo hacia los vasos o capilares, cualidad que suele utilizarse en la fabricación de productos farmacéuticos, sobretodo cremas, geles y aerosoles de uso tópico local para aliviar dolores musculares y articulares.

Nombre Comercial

El compuesto Salicilato de Metilo, gracias a sus diversas propiedades puede encontrarse a nivel comercial bajo distintos nombres, ya que puede formar parte de numerosos productos. Algunos de los productos más conocidos en el mercado son el Dencorub, Rocainol, Bengay, Cure Gel y Reumatolum; todos estos productos pueden conseguirse en presentaciones diversas, cremas, geles, aerosoles e incluso parches.

Productos como el Listerine, un enjuague bucal muy conocido, también incluye dentro de su formulación al Salicilato de Metilo. Un ejemplo de su presentación en parche es el Calorub, también es posible encontrar presentaciones en aerosol de productos como el Reflex y el Dencorub.

Dosis

Para utilizar el Salicilato de Metilo, se debe aplicar una pequeña cantidad de este medicamento sobre la zona afectada de 1 a 4 veces al día, dependiendo de la respuesta generada ante el tratamiento, por un período máximo de 7 días, ya que utilizarlo por más tiempo puede ocasionar irritación y efectos contraproducentes.

La forma correcta de aplicar en medicamento cuando se trata de gel o crema, es aplicar directamente sobre la zona afectada, previamente limpia, dando suaves masajes circulares hasta que se absorba el producto. Mientras que el aerosol solo debe rociarse directamente sobre la zona afectada y esperar que se absorba por sí solo. Posterior a cada aplicación se deben lavar las manos para evitar irritaciones al contacto con las mucosas.

Salicilato de Metilo

Cuando se trata de productos de higiene bucal, la dosificación del mismo es indicada al menos 3 veces al día, posterior a realizar cada comida. Se debe realizar un cepillado dental con crema dental, retirar con abundante agua y posteriormente tomar una porción (generalmente estos productos incluyen un envase medidor) y enjuagar la boca por un mínimo de 10 segundos, para asegurar que el producto alcance todos los dientes y rincones de la cavidad bucal y produzca su efecto.

Estos productos no se deben ingerir, esto significa que deben entrar y salir de la cavidad bucal, ya que ingerirlos podría traer a la persona consecuencias no deseadas sobre su salud, ya que no están diseñados para ser ingeridos. Esto no significa que tragar pequeñas cantidades durante el cepillado o el enjuague, pueda ser nocivo para la salud, sino que debe evitarse.

Farmacodinamia

Este medicamento está clasificado como un analgésico no esteroideo de uso tópico y rubefaciente. Cuando es absorbido por la piel el Salicilato de Metilo puede hidrolizarse y transformarse en ácido salicílico, el cual actúa como analgésico no esteroideo que inhibe la síntesis de prostaglandinas.

Las prostaglandinas a su vez, son neurotransmisores que actúan como mensajeros del estímulo dolorosoya que transmiten la información desde el punto donde se recibe el estímulo hacia el sistema nervioso central con la finalidad de que se inicien los mecanismos de respuesta que se traducen en inflamación y el dolor. En resumen, el mecanismo de acción del Salicilato de Metilo se centra en inhibir de forma local la síntesis de prostaglandinas para evitar o disminuir las respuestas de dolor e inflamación.

Farmacocinética

El Salicilato de Metilo por sí solo es de absorción rápida a nivel cutáneo, y atraviesa hasta llegar a la circulación sistémica general en proporciones porcentuales de un 10 a un 20% de la cantidad de Salicilato de Metilo, aplicada por vía de administración tópica. Cuando este fármaco es absorbido, el mismo se distribuye de forma amplia e incluso puede traspasar la barrera placentaria, por lo que está contraindicado en el embarazo.

El Salicilato de Metilo puede ser metabolizado en diversos tejidos dentro del organismo, sin embargo, tiene cierta afinidad por el tejido del hígado, donde se metaboliza en su mayoría, produciendo varios metabolitos, entre los que se destacan el ácido salicílico, el glucurónido fenólico o éter, y el ester o acil-glucurónido; que son compuestos que ayudan al paciente con sus problemas de dolor.

Además del porcentaje que se absorbe y se metaboliza, un porcentaje pequeño se oxida, para dar lugar a la producción de diversos compuestos como el ácido gentísico compuesto usado para el desarrollo de todo tipo de fármaco; el 2,3-dihidroxibenzoico, que tiene propiedades que luchan con los microbios y el 2,3,5-trihidroxibenzoico. También se forma el ácido gentisúrico y un conjugado con glicina del ácido gentístico. Estos último mencionados son usados en la industria médica para evitar la oxidación de los medicamentos, es decir, que sean más duraderos.

El salicilato de Metilo se excreta o desecha en la orina en un porcentaje aproximado del 10% formas variantes del compuesto original, un 75% se elimina en forma de ácido salicílico, un 10% como salicílico fenólico, un 5% como acilglucuronido y una mínima parte, menor al 1% como ácido gentístico.

Las cantidades que se desechan del fármaco en la orina, dependen directamente de la dosis administrada y del pH de la orina propio de la persona que utiliza el Salicilato de Metilo.

Indicaciones

El Salicilato de Metilo está indicado en pacientes adolescentes mayores de 12 años y en adultos, para el tratamiento tópico o local sintomático de dolores musculares y articulares como lumbalgias, tortícolis, lesiones deportivas a pequeña escala como en los casos de esguinces leves, golpes o contusiones, torceduras leves y calambres musculares.

Una de las poblaciones que emplea mayormente este tipo de productos son los deportistas, no solo para aliviar dolores musculares producidos por golpes, lesiones u otros, sino también para ayudar en el acondicionamiento muscular previo a la práctica de cualquier deporte.

Otro de los productos que emplean el Salicilato de Metilo dentro de su composición son las cremas adelgazantes, ya que suelen ser quemadoras de grasa; y en base a las propiedades antiinflamatorias del producto y su capacidad para producir rubefacción (dilatación de los vasos sanguíneos), se utilizan de forma conjunta para ayudar a que la grasa pueda ser quemada y salir del área local deseada, con mayor rapidez gracias a su efecto lipolítico.

Las propiedades antiinflamatorias y rubefacientes del Salicilato de Metilo también son utilizadas para el tratamiento de afecciones bucales como la gingivitis, empleandose como parte de enjuagues bucales y cremas dentales.

 Salicilato de Metilo

Dolores musculares y articulares

El dolor es la respuesta que genera el organismo ante un estímulo físico, es decir que es el resultado de la interacción entre una amplia y compleja red de mediadores o moduladores y mecanismos de respuesta, los cuales se encuentran presentes en diferentes localizaciones del  sistema nervioso periférico y central.

Todos estos mediadores se encargar de convertir un agente externo (que bien podría ser por ejemplo un golpe), en un estímulo eléctrico que se transmite desde el exterior del cuerpo hasta la parte posterior de la médula espinal, y los respectivos centros supraespinales.

Una vez allí, el estímulo eléctrico o señal, se procesa como un estímulo sensorial o una especie de sensación  desagradable, la cual se denomina dolor, es decir que el dolor es una respuesta del organismo que vincula una serie de elementos biológicos para producir.

Este fenómeno, alerta al cerebro que algo no anda bien, es decir que algo le sucede al cuerpo, por lo que también el dolor es considerado una señal de alerta sobre cualquier eventualidad que ocurre en el organismo y que está afectando el desempeño normal del mismo.

Los dolores pueden tener diversas clasificaciones; desde su intensidad, que va de leve a severa; hasta su duración, que puede ser aguda o crónica; incluso se puede clasificar de acuerdo al tejido o zona que afecta, por ejemplo dolores musculares o articulares. También es importante conocer que los estímulos que producen una respuesta de dolor pueden ser de tipo mecánico, térmico o químico.

Los de tipo mecánico son todos aquellos estímulos ejecutados de forma física como golpear o presionar; los de tipo térmico, se refieren a la exposición a calor o frío, a puntos o grados extremos; y los de tipo químico son ocasionados por el contacto con sustancias o compuestos químicos nocivos para el organismo.

De igual forma, el dolor suele ir acompañado de otro fenómeno conocido como la inflamación, la cual se define como una respuesta defensiva del organismo ante la amenaza de un agente externo, la cual pretende servir como una especie de barrera para intentar disminuir la posibilidad de que ocurran nuevas lesiones o agentes patógenos oportunistas ataque al organismo.

También evita que el agente externo, que ya ha causado el daño, avance hacia otras partes del cuerpo, impidiéndole su paso a través de una especie de taponamiento ayudando además a acelerar el proceso de recuperación de la zona afectada. Otro de los mecanismos que suele activar el dolor, son los de autodefensa o acto reflejo, esto significa que ante alguna amenaza se produce dolor y la persona tiene oportunidad de retirarse gracias a su instinto de preservación.

Un ejemplo de esta situación es, cuando una persona está cocinando y de forma inconsciente acerca su mano al fuego de la estufa, el dolor a la aproximación activará en la persona los mecanismos necesarios para que esta retire la mano de forma inmediata, y así evitar daños más severos de los sufridos al primer contacto.

Es importante tener en cuenta que, cuando estos mecanismos de autodefensa no se activan, algo no está funcionando de forma adecuada en el organismo. El dolor en sí, no es un fenómeno sencillo ni aislado; de acuerdo a su percepción posee 3 aspectos básicos, un aspecto sensorial, un aspecto emocional directo y otro aspecto emocional pero a largo plazo.

El aspecto sensorial se refiere a la intensidad con la que se percibe el estímulo. El aspecto emocional directo está relacionado a las respuestas inmediatas de temor, llanto o incluso ira que se generan a partir del dolor; mientras que aspecto emocional pero a largo plazo, está relacionado a la preocupación, angustia e incluso ira que se genera a partir de la prolongación del estado de dolor que pueda comprometer la vida de quien lo padece.

El dolor muscular propiamente, se refiere a un estímulo doloroso relacionado directamente son el músculo y con la tensión; la sobrecarga o la lesión del mismo, por acción del ejercicio, el esfuerzo físico, o incluso un golpe o una presión, que imposibilitan el movimiento de la zona afectada. El dolor muscular puede incluir a un solo músculo, a un grupo de músculos o a todos los músculos en general del cuerpo, y pueden imposibilitar a quien los padece de forma temporal, por lo general.

 Salicilato de Metilo

Algunas otras causas que pueden generar dolor muscular son las enfermedades o patologías, como por ejemplo una gripe, o enfermedades de carácter crónico como el Lupus o la Fibromialgia.

Por su parte los dolores articulares, son estímulos dolorosos relacionados directamente a las articulaciones del cuerpo, que puede afectar a una articulación específica o a un grupo de articulaciones, por diversas causas como por ejemplo artritis, artrosis, osteoartritis, incluso el dolor muscular puede ocasionar dolor articular; y este dolor articular también puede ser generado por factores externos como golpes o lesiones, o incluso por factores propios del individuo como el sobrepeso.

Algunos de los signos, que indican el padecimiento de dolor articular son la inflamación, elevación de la temperatura local del área afectada, sensibilidad aumentada, enrojecimiento del área afectada y dolor al movimiento normal de la articulación.

Ante los casos de dolor articular o muscular, se recurren a tratamientos farmacológicos tanto por vía oral, como el Ibuprofeno, como a través de la vía tópica como el Salicilato de Metilo, con la finalidad de proporcionar alivio y desinflamación a la persona que lo requiere.

Gingivitis

Es una afección o enfermedad bucal, específicamente del área periodontal de origen por lo general bacteriano, que afecta a las encías, ocasionando inflamación, dolor y hasta sangrado de las mismas al más mínimo contacto, como por ejemplo durante el cepillado diario.

La Gingivitis, es ocasionada por factores como la acumulación de desperdicios de comida entre los dientes, el mal cepillado y hábitos de higiene dental y bucal poco efectivos, aunque también puede ser causada por la erupción de nuevos dientes en los períodos de dentición a lo largo de la vida.

 Salicilato de Metilo

También algunas patologías virales como el herpes suelen ocasionar gingivitis, otros hongos y gérmenes atípicos también la pueden producir, con la particularidad de que estos son muy poco comunes.

Además de implicar un aspecto estético negativo, la gingivitis ha sido asociada a factores como el mal aliento y el color amarillento en los dientes. En los casos más severos o que no son tratados, la gingivitis puede ocasionar que la encía cubra por completo al diente y que con el pasar del tiempo el diente pueda aflojarse y caer o pudrirse.

Por tal motivo, las cremas dentales y los enjuagues bucales, por lo general, incluyen dentro de sus componentes al Salicilato de Metilo, con la finalidad de que este actúe ejerciendo su efecto analgésico, antiinflamatorio y antiséptico.

Otro aspecto importante es, que cuando una persona padece gingivitis, es frecuente notar que las encías pierden su coloración habitual y empiezan a lucir más blanquecinas de lo normal, esto se debe a la disminución de la circulación sanguínea causada por la inflamación, gracias al efecto rubefaciente del Salicilato de Metilo, es posible mejorar también este aspecto y retornar el flujo sanguíneo por aumento de la capilaridad en las encías, y con ello retornar su apariencia saludable.

Además del empleo diario de crema dental y enjuague bucal, se debe utilizar hilo dental y cambiar el cepillo en un periodo de 1 a 3 meses, para asegurar su efectividad y prevenir que se cultiven en él microorganismos patógenos por los residuos de comida que puedan quedar atrapados entre sus cerdas.

Efectos Secundarios

  • Dermatitis o irritación de la piel.
  • Urticaria.
  • Erupción.
  • Quemadura por exposición prolongada.
  • Sensibilidad alérgica inducida por el uso.
  • Aumento excesivo de la temperatura local.

La ingestión de Salicilato de Metilo en cantidades significativas puede ocasionar náuseas, vómitos, dolor de estómago y otros efectos secundarios nocivos para salud de la persona.

Contraindicaciones

  • El Salicilato de Metilo no debe ser utilizado por pacientes que presenten sensibilidad al principio activo del producto o a cualquiera de sus excipientes o fármacos asociados.
  • No se debe utilizar en la población pediátrica de personas menores de 12 años, ya que su utilización en la población pediátrica puede causar alteraciones a nivel de la circulación, edemas o espasmos laríngeos o de la glotis, coloración cianótica por alteración en el llenado capilar y convulsiones a pesar de que su aplicación sea local, ya que los efectos se derivan de su absorción.
  • No utilizar en pacientes embarazadas o en periodo de lactancia materna, ya que el Salicilato de Metilo atraviesa la membrana placentaria e incluso se encuentran rastros en la leche materna, pudiendo ocasionar daños a la salud del feto, la madre o el lactante.
  • No se debe emplear el Salicilato de metilo junto con otros fármacos de la misma familia como la Trolamina combinada, ya que se podría potenciar su efecto y su propiedad irritante.

 Salicilato de Metilo

Salicilato de Metilo  y el Embarazo

A Pesar de las controversias en cuanto al uso tópico del Salicilato de Metilo en el embarazo y la lactancia materna, este ha sido clasificado como de riesgo tipo C, lo cual significa que la contraindicación bajo cualquiera de estas condiciones es absoluta.

Sin embargo, de no existir otra alternativa, puede emplearse el fármaco siempre y cuando se limiten las dosis y el tiempo de utilización, y en el caso de la lactancia, se suspenda la misma por un periodo de tiempo estipulado por el médico especialista.

Actualmente se cuentan con estudios elaborados a través de ensayos y experimentos en animales, los cuales han arrojado un factor de teratogenicidad importante, gracias a ellos se le atribuye la cualidad de riesgo tipo C. Sin embargo, aunque los estudios no han sido puestos en práctica en seres humanos, por factores bioéticos, su uso está contraindicado para las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia materna, con la finalidad de prevenir cualquier factor de riesgo.

Salicilato de Metilo y el mentol

Es una combinación muy comúnmente empleada que suele utilizarse principalmente para el tratamiento local de dolores musculares o articulares. Los beneficios del Salicilato de Metilo son bien conocidos, actúa como analgésico no esteroideo, antiinflamatorio y como agente revulsivo, mientras que el Mentol es un compuesto perteneciente a la familia de los alcoholes, que actúa sobre los receptores del tipo TRPM8.

Los TRPM8 conforman un canal catiónico termosensible, esto significa que una vez aplicado directamente sobre la piel dilata los vasos sanguíneos y provoca sensación de frescura o fío la cual es seguida por un efecto analgésico local.

En combinación, estos 2 componentes pueden ser altamente irritables para las mucosas del cuerpo, incluso no se recomienda aplicar estos productos con otros de la misma clase, ya que sus efectos se potencian y ocasionan irritaciones severas en la piel. Salicilato de MetiloProductos como el Dencorub, utilizan esta combinación entre el Salicilato de Metilo y el Mentol con la finalidad de potenciar su efecto, pero también emplean ciertos elementos como la manzanilla para tratar de suavizar en cierto grado la propiedad irritante de la combinación, esto con el objetivo de que sea más amigable el producto con la piel. (Puede que también te interese saber sobre: Piroxicam).

Dejar Comentario