≡ Menu




Orlistat: Qué es, para qué sirve, nombre comercial y más

El orlistat es uno de los  medicamentos más empleado para tratar la obesidad, se conoce como  tetrahidro-lipostatina y se considera un avance muy importante en el área farmacéutica, porque  permite abordar el tema del sobrepeso excesivo y la cantidad de riesgo asociados con él, de manera eficiente y como un problema médico potencialmente grave, más que un simple y mero asunto estético. Continua leyendo y conoce más sobre esta droga.

orlistat

Nota: Este artículo es solo informativo, por lo que debe consultar a un especialista antes de ingerir este medicamento.

¿Qué es y para qué sirve el Orlistat?

Es un medicamento derivado sintético de la lipstatina, utilizado para controlar la obesidad, este actúa directamente sobre el sistema digestivo, reduciendo la absorción de aproximadamente 30% de las grasas que se consumen durante la comida.

La eficacia de orlistat fue objeto de estudio por algunos años y quedo demostrado que en las dosis apropiadas, permite la disminución del peso. Una cantidad de 120 miligramos tres veces al día con las comidas principales, disminuye la absorción de las grasas que se consumen con la dieta habitual en un treinta por ciento. Dosis mucho más altas no promueven una mayor pérdida de peso.

Este fármaco tiene influencias y efectos positivos en la disminución del colesterol total y del LDL o mejor conocido como colesterol malo, sin embargo la cantidad de ácidos grasos esenciales y vitaminas liposolubles absorbidas por el intestino reducen, por lo que tomar un suplemento multivitamínico puede ser necesario.

Uno de los inconvenientes más relevantes y molestos del orlistat, es el destino de los triglicéridos, metabolizados por la flora bacteriana residente y que causa los trastornos asociados con la esteatorrea (tipo de diarrea) , que no es otra cosa que la presencia en las heces de una cantidad de grasas superior a lo normal, flatulencia, incontinencia y urgencia fecal debido al efecto laxante de los aceites.

Es importante resaltar, que la aparición e intensidad de estos efectos son directamente proporcionales a la cantidad de lípidos que se consumen con los alimentos, una razón más para corregir nuestros malos hábitos alimenticios, así que los podemos considerar una herramienta educativa. No querer padecer estos trastornos, obliga a adquirir más conciencia de las porciones de grasa que se consumen con la dieta y dando preferencia a  las fuentes de alimentos más sanos y libres de grasas.

Normalmente el orlistat se encuentra prohibido en las personas con malabsorción crónica, colestasis, durante el embarazo y el periodo de lactancia. Además se debe tener cuidado en tratar en conjuntos con fármacos hipoglucemiantes, pues interfiere con la terapia oral antidiabética.

orlistat

La administración de orlistat en conjunto con los  siguientes fármacos: fibratos, acarbosa, biguanidas y anoréxicos, están contraindicados. Si luego de doce semanas de tratamiento no existe una disminución de peso igual o superior al 5% del peso que se registró al comenzar la terapia, se debe consultar al medico tratante.

Nombre comercial

Xenical

Alli

Andanza

Lindeza

Redustat

Presentaciones

El orlistat en sus diferentes marcas comerciales o genéricos la puedes encontrar en  las siguientes presentaciones:

Tabletas y cápsulas blandas

Frascos o paquetes de  30, 60 o 90 unidades.

Indicaciones

Es una droga prescrita por especialistas para bajar de peso, haciendo frente a la obesidad y las enfermedades asociadas a ella, sin afectar su apetito. Es importante hacer énfasis en que, aun cuando el fármaco es muy efectivo y se prescribe con mucho éxito en la terapia para la obesidad, debe ser implementado en conjunto con una alimentación balanceada, saludable y baja en calorías, para ver resultados positivos en menor tiempo.

Este fármaco permite controlar alguno factores de riesgo, como:

-Hipertensión arterial

-Colesterol alto

-Niveles elevados de azúcar en la sangre

Todos estos factores que sin la atención  y vigilancia debida, pueden ser los causantes de otras enfermedades, entre las que se enumeran: hipertensión arterial y diabetes. (Ver articulo: Ganciclovir )

Dosis y formas de uso.

Debe tomar orlistat siguiendo fielmente las indicaciones de su médico, si existe alguna duda es él quien debe aclararla. La dosis que se recomienda es una cápsula de 120 miligramos en conjunto con todos los alimentos principales  a diario y  se puede administrar antes, durante o hasta una hora después de la comida y con abundante agua, sin masticar.

Esta alternativa farmacológica debe acompañarse con una dieta balanceada y baja en calorías (hipocalórica), rica en frutas y verduras. Las porciones diarias de grasas, carbohidratos y proteínas que se consumen deben ser reducidas y  distribuidas entre las tres comidas principales.

Por esa razón es que se recomienda tomar una cápsula en el desayuno, el almuerzo y la cena, obteniendo mejores resultados. Recuerde evitar el consumo de alimentos que contengan abundante cantidad de grasas, tales como: galletas, chocolate, pizzas, pretzels, etc.

Orlistat actúa solo ante la grasa existente en los alimentos, por lo tanto si no realiza alguna comida principal o sus alimentos no contienen grasa, su acción será menor. Si no toma el medicamento según las indicaciones médicas infórmelo al especialista para evitar un cambio innecesario de terapia.

Si después de doce semanas de tratamiento con este medicamento, no ha perdido como mínimo el 5% del peso corporal que se tenía al inicio de la terapia, su médico puede considerar suspender el uso de orlistat.

Farmacodinamia del orlistat

Este fármaco se caracteriza por ser un potente inhibidor de acción prolongada de las lipasas ; ejerciendo sus propiedades terapéuticas en la cavidad interna del estómago y del intestino delgado.

Mecanismo de acción

El orlistat bloquea la acción de las enzimas digestivas o lipasa sobre gran parte de las grasas que se consumen con los alimentos, por lo tanto si las grasa no son digeridas no se absorben y el organismo las excreta o elimina.

Las diferentes investigaciones apuntaban, a la búsqueda de alternativas farmacológicas  que sacaran del camino las peligrosas anfetaminas y sus derivados, que aún eran empleadas por un relevante y preocupante número de personas y peor aún por muchos médicos.

El objetivo era producir un medicamento que pueda disminuir la absorción de las grasas alimenticias, representadas en casi su totalidad por los triglicéridos. Efecto que se logra gracias al desarrollo de una sustancia activa con la capacidad de impedir la actividad de las lipasas, enzimas empleadas por nuestro cuerpo para descomponer o disolver los triglicéridos en pequeños fragmentos para ser absorbidos de manera más fácil por  la mucosa intestinal.

El orlistat hace que los triglicéridos pasen sin daño alguno por el ataque digestivo de las lipasas, por lo tanto no pueden ser absorbidos por la mucosa intestinal para luego ser excretado con las heces.

Una de las características más interesantes de este medicamento es que su estructura química tiene mucha similitud a la de los triglicéridos, razón por la que presenta una alta afinidad con las lipasas intestinales y pancreáticas, haciendo que el orlistat se adhiera a ellas con bastante estabilidad y disminuya de manera importante la cantidad de enzimas disponibles para procesar los triglicéridos. (Ver articulo: Dutasterida)

Contraindicaciones

El orlistat  no debe ser empleado en caso de:

  • Ser alérgico o hipersensible a la sustancia activa o a cualquiera de los componentes del fármaco.
  • Si padece del síndrome de malabsorción crónica, que consiste en un problema del sistema digestivo para absorber los  nutrientes esenciales para el organismo.
  • Sufre de colestasis (reducción del flujo de bilis del hígado)
  • Insuficiencia hepática.
  • Historia de anorexia o bulimia, debido a los riesgos de ingerirlo de forma exagerada y abusiva.
  • Cuando está en periodo de lactancia.
  • Evitar su uso en niños.

Precauciones de uso

Existen algunas precauciones que debe saber antes de tomar orlistat:

-Si toma medicamentos para tratar otras afecciones de salud, como la hipercolesterolemia o diabetes, estos pueden verse afectados por la pérdida de peso, razón por la que su médico pueda ajustar las dosis. Es importante informar a su especialista sobre estos u otros fármacos que esté tomando.

-Seguir todas las recomendaciones y los cambios en sus hábitos alimenticios sugeridos por el médico, es la manera de obtener mejores resultados con el orlistat en menor tiempo. Si consume de manera excesiva  grasas y calorías reduce los efectos de pérdida de peso que brinda el producto.

-Con la ingesta de este producto se pueden presentar cambios en los hábitos intestinales: heces grasas o aceitosas, esto ocasionado por la eliminación de grasas no digeridas. Este tipo de situaciones pueden ocurrir de manera recurrente si nuestra dieta es alta en grasas o cada vez que se ingiera comidas grasosas. (Ver articulo: Metoprolol)

orlistat

-Es importante y se aconseja el uso de  métodos anticonceptivos adicionales al que normalmente se utiliza. Es posible que en caso de diarrea severa su anticonceptivo oral acostumbrado falle.

-Si padece una enfermedad renal crónica, el uso de orlistat puede asociarse a la aparición de cálculos renales, por lo tanto este tipo de afecciones de salud debe  ser informado al médico.

-Este producto no es adecuado para los pacientes pediátricos.

Advertencias

Es muy importante saber ciertos limitantes a la hora de comenzar el tratamiento con orlistat:

Embarazo y lactancia

El uso de este fármaco no es aconsejable durante el periodo de gestación pues no existen estudios que evidencien su influencia sobre el feto. De igual manera no hay seguridad si se elimina por la leche materna, por lo tanto se recomienda no amamantar durante este tratamiento.

Conducción y uso de máquinas.

No se registra ningún caso donde orlistat influya sobre la habilidad de conducir o utilizar maquinarias.

Alimentos

El orlistat disminuye la absorción de ciertos nutrientes que son solubles en las grasas, como el betacaroteno y la vitamina E. Por esta razón debe mantener una dieta balanceada, equilibrada, rica en frutas y verduras. Además existe la posibilidad de que su médico le indique la ingesta de un suplemento multivitamínico para complementar.

Alcohol

El consumo de alcohol no está contraindicado, sin embargo, la idea es mantener una dieta balanceada, equilibrada y rica en nutrientes para mejorar los inconvenientes de peso y sus consecuencias para la salud, por lo tanto y en vista de que el alcohol no aporta ningún beneficio a nuestro tratamiento, es mejor no tomar bebidas alcohólicas.

Interacciones

Si está sometido a otros tratamientos o toma otros medicamentos con o sin receta, suplementos, vitaminas, productos herbales, etc., debe informarlo a su médico tratante. La ingesta de otros fármacos puede influir en los efectos de orlistat, disminuyéndolos o aumentándolos.

Orlistat y levotiroxina

La levotiroxina sodica pertenece al grupo de las hormonas, se emplea para tratar:

  • Hipotiroidismo (afección en la que la glándula tiroides no produce suficiente hormona tiroidea)
  • Hipotiroidismo congénito (cretinismo)
  • Bocio (glándula tiroidea agrandada).
  • Cáncer de tiroides (cirugía y la terapia con yodo radiactivo)

Administrado en conjunto con orlistat, puede presentar una disminución de sus efectos, es decir reduce el control sobre el hipotiroidismo.

Orlistat y anticoagulantes

Medicinas anticoagulantes como la warfarina, pues será requerido un control más meticuloso del proceso de coagulación de la sangre.

Orlistat  y ciclosporina

La ciclosporina es un medicamento utilizado para evitar el rechazo de órganos trasplantados. No es aconsejable la asociación de orlistat con ciclosporina, ya que esto implica un cambio de concentración de este fármaco en el plasma y por ende su médico debe controlar estos niveles de manera más frecuente de lo habitual.

Orlistat y la amiodarona

La amiodarona es una droga antiarrítmica, que se emplea en el tratamiento de varios tipos de taquiarritmias ventriculares y supraventriculares. El uso de orlistat mientras se encuentre en tratamiento con este medicamento, genera un descenso mínimo o bastante pequeño de su concentración en el  plasma, sin embargo el medico tratante debe monitorear sus condición para verificar que esto no cause complicaciones.

Orlistat y los tratamientos anticonvulsivos

El orlistat puede afectar los tratamiento anticonvulsivo y antiepiléptico, pues reduce la absorción de los mismos, causando ataques y  convulsiones. Por lo tanto antes de iniciar un tratamiento con orlistat, informe a su medico si esta sometido a un tratamiento farmacológico de este tipo.

Orlistat y los medicamentos para el tratamiento del VIH.

Este fármaco para tratar la obesidad puede influir en la absorción de los antirretrovirales contra el VIH, por lo tanto se debe ser cuidadoso antes iniciar el consumo de orlistat, pues incide de manera negativa.

Orlistat y la acarbosa

Orlistat está contraindicado en individuos en tratamiento con acarbosa, droga antidiabética empleada para el control de la diabetes mellitus tipo II.

Sobredosis

Si se ingiere más fármaco del requerido accidentalmente, informe al médico o diríjase al área de emergencia del centro hospitalario más cercano para ser atendido por personal especializado.

Recomendaciones en caso de olvidar una dosis

Si deja de tomar el orlistat, ingiera su dosis tan pronto recuerde la falta si no ha pasado una hora de haber realizado la última comida. No es recomendable ingerir una dosis de mas para resarcir el olvido.

Cuando omita el medicamento varias veces, comunique lo sucedido al médico tratante para que este establezca los pasos a seguir. No modifique la dosis prescrita o suspenda el fármaco sin autorización del especialista.

Si tiene alguna duda o preguntas sobre su tratamiento con orlistat debe consultar al médico o farmacéutico, solo ellos están en capacidad de aclarar sus interrogantes.

Efectos adversos o secundarios

Orlistat igual que otros fármacos ocasiona efectos no deseados, aunque no se presentan en todos los pacientes. Si experimenta o padece algún inconveniente o malestar mientras dura la terapia con este medicamento, informe a su médico especialista.

Gran parte de los efectos secundarios asociados al uso de orlistat tienen que ver con el sistema digestivo, casi siempre son leves y al inicio del tratamiento, o cuando se ingieren alimentos con alto contenido graso.

Es común que los síntomas dejen de afectar, y desaparezcan con el paso de los días, la toma correcta y constante del fármaco y por supuesto la adopción de nuevos y mejores hábitos alimenticios. Algunos de los efectos secundarios que se conocen por la ingesta de orlistat son:

Muy frecuentes

  • Dolor de cabeza
  • Malestar y/o dolor abdominal
  • Necesidad urgente de defecar
  • Exceso de flatulencias con emisión de heces
  • Heces grasas o aceitosas
  • Diarrea
  • Disminución del nivel de azúcar en la sangre (pacientes con diabetes tipo 2).

Comunes

  • Trastornos y/o dolores rectales
  • Heces blandas
  • Incontinencia fecal
  • Hinchazón (algunos pacientes con diabetes tipo 2),
  • Cambios dentales y/o gingivales
  • Menstruación irregular
  • Debilidad
  • Fatiga

Muy raros o poco comunes

  • Reacciones alérgica
  • Picazón
  • Manchas pequeñas en la piel
  • Dificultad para respirar (Puede tornarse severa)
  • Náuseas y vómitos
  • Malestar.
  • Ampollas
  • Diverticulitis.
  • Hemorragia rectal.
  • Aumento de las enzimas hepáticas.
  • Hepatitis (con sus respectivos síntomas,  coloración amarillenta de la piel y los ojos, picazón, orina oscura, dolor de estómago y sensibilidad del hígado)
  • Pérdida de apetito.
  • Calculosis biliar.
  • Pancreatitis (inflamación del páncreas).
  • Nefropatía por oxalato (formación de cálculos renales).
  • Inconvenientes en el proceso de coagulación en asociación con anticoagulantes.

Notificación de efectos adversos

Es de suma importancia que al  experimentar efectos adversos o secundarios lo informe a su médico o farmacéutico. Esta información permite recopilar más datos sobre la actividad y seguridad del medicamento.

Vencimiento y conservación del fármaco

  • Todos los fármacos deben estar fuera del alcance de la vista y  de los niños y las mascotas.
  • No utilice el orlistat después de la fecha de vencimiento que aparece en el envoltorio.
  • Almacene a una temperatura aproximada de 25 ° C, siempre por debajo de 30 grados centígrados.
  • Mantenga las capsulas en su envase original y  protegelo de la luz y la humedad.
  • El envase debe estar bien tapado para que se mantenga en buen estado su contenido.
  • Los medicamentos no deben ser eliminados en las aguas residuales o los desechos domésticos. Es una medida importante para proteger el medio ambiente.

Composición de las marcas comerciales

El principio activo de todas las marcas comerciales es orlistat.  Los demás componentes dependen de quien lo elabora, sin embargo podemos encontrar entre ellos :

  • Celulosa microcristalina (E460)
  • Glicolato de almidón sódico (tipo A)
  • Povidona (E1201)
  • Laurilsulfato de sodio
  • Talco

Generalmente el recubrimiento consiste en gelatina, indigotina, dióxido de titanio y tinta de uso alimentario.

Orlistat y la carnitina

En el mercado, existe un producto combinado a base de orlistat y tartrato de L-carnitina indicado para la terapia de la obesidad y los factores, que constituyen un riesgo para la salud asociados con ella. Este tratamiento incluye ademas de la terapia farmacológica una dieta hipocalórica y actividades físicas.

Este fármaco permite también el control del peso a largo plazo, es decir además de implementarse para reducirlo, forma parte de la terapia de mantenimiento y prevención de un nuevo aumento.

 Nombre comercial

Aliduet

Slender duet

Presentación

Cápsulas

Posología

En pacientes mayores de doce años: una capsula de ORLISTAT/ L-CARNITINA al día con el almuerzo o su comida principal,  puede ser ingerida hasta una hora después de la misma.

Contraindicaciones

No de ser ingerido por personas con:

  • Alergia o hipersensibilidad a los productos que contiene el fármaco.
  • Síndrome de malabsorción o absorción deficiente
  • Colestasis

Efectos secundarios

Al igual que otros medicamentos este fármaco combinado genera algunos efectos adversos molestos, tales como:

  • Heces grasas
  • Problemas de control intestinal (emisión accidental de heces)
  • Flatulencia
  • Manchas oleosas
  • Aumento en el numero de evacuaciones
  • Dolor y malestar abdominal
  • Diarrea
  • Cefalea

Orlistat y la metformina

Son los fármacos que comúnmente se emplean para  la reducción de peso, su acción es llevada a cabo de maneras diferentes, la metformina usada para disminuir la absorción y secreción de glucosa en la sangre, generalmente en individuos con diabetes tipo 2 y el orlistat inhibiendo la lipasa.

Orlistat y faseolamina

La faseolamina es un compuesto presente en la haba blanca o el frijol común (Phaseolus vulgaris). Se caracteriza por ser capaz  e disminuir la acción de la enzima alfa-amilasa, siendo más específicos disminuye la absorción de los carbohidratos y baja los niveles glucémicos.

Este componente reacciona con la amilasa y evita su acción sobre moléculas de almidón, lo que impide a su vez el cambio de carbohidrato en glucosa, por lo que este elemento altamente calórico no será absorbido por el organismo.

En el tratamiento de la obesidad, se pueden emplear en conjunto para tratar de eliminar los alimentos sin dar el tiempo al organismo de absorber estas calorías. En este caso, el orlistat bloquea las grasas y la fasolina o faseolamina los carbohidratos o hidratos de carbono.

 Orlistat y resveratrol

Esta especialidad farmacológica es una combinación o asociación  que comprende:

  • Un inhibidor de la lipasa.
  • Una fitoalexina.
  • Excipientes farmacéuticamente aceptables.

Esta preparación es útil en la terapia de exceso de peso (sobrepeso), obesidad y algunas afecciones de salud relacionados con las mismas. El resveratrol es una fitoalexina, sustancia antioxidante que podemos encontrar en las uvas y sus productos derivados por ejemplo el vino, también en alimentos como las ostras y algunos frutos secos como maní y nueces.

Este compuesto es efectivo para mantener los efectos de una dieta baja en calorías (hipocalórica), sin que la ingesta de alimentos se vea comprometida.

Orlistat y la sibutramina

La sibutramina es un fármaco que se diseñó y desarrolló para el tratamiento antidepresivo, funcionando como un bloqueador de la recaptación de noradrenalina y serotonina, brindándole algunas cualidades y  propiedades que permiten el control y supresión del apetito, lo que se refleja en reducciones bastante significativas del peso corporal.

Ambos fármacos son muy efectivos en el tratamiento de la obesidad, sin embargo ambos generan diferentes efectos secundarios. La Sibutramina se logran mejoras y disminución en:

  • La circunferencia de la cintura
  • Los niveles de triglicéridos
  • La cantidad de colesterol HDL y colesterol total

Sin embargo, en algunos casos la sibutramina aumenta la presión arterial (sistólica y diastólica) y la frecuencia cardíaca. En cambio el orlistat, aumenta los efectos secundarios gastrointestinales.

La obesidad

Es considerada una afección endémica, extendida mayormente aunque no exclusiva en gran parte de los países occidentales, donde un tercio de la población sufre de sobrepeso. Hace unas décadas que esta afección se propaga y no desacelera, tornándose preocupante y alarmante sobre todo en la población infantil. Son cada vez más elevadas las cifras de niños que se encuentran en condiciones de sobrepeso u obesidad.

¿Qué es y cómo se clasifica?

La obesidad es una condición que demuestra y ocasión enfermedad, su  característica principal es el exceso de masa adiposa o tejido graso en comparación con la masa magra, conformada por los órganos internos, los músculos y los huesos, según los parámetros o límites que se  consideran normales para la edad, el sexo y la altura del individuo.

Se emplea el término “obesidad” cuando:

-El peso corporal excede el peso ideal  al menos en un  20%

-El índice de masa corporal está por encima de 30.

Existen muchas definiciones para el término de obesidad, entre las que podemos encontrar:

La obesidad es el aumento excesivo de peso, causado por la acumulación de tejido adiposo de manera anormal. Es decir que para referirnos a la obesidad, no basta con observar en el individuo un sobrepeso importante,  es necesario además, establecer y  evaluar el porcentaje de masa grasa.

Si hablamos de dos individuos de la misma altura, sexo, edad y peso, pero uno con un estilo de vida sedentaria se podría hablar de obesidad, mientras que el otro con una vida activa y  deportista puede tener una masa grasa dentro de los niveles normales, por lo que no se puede hablar de obesidad, pues el peso extra lo otorga principalmente la mayor masa ósea y muscular.

El índice de masa corporal actúa como un indicador aproximado, pues el peso de un individuo no solo depende de la masa grasa sino también de la masa magra, está condicionado.

La masa grasa de un individuo se puede medir de diferentes maneras:

  • Contar los pliegues de la piel y evaluando su grosor (plicometría)
  • Bioimpedancia eléctrica (técnica utilizada para medir la composición corporal  del ser
  • Resonancia magnética
  • Pesaje hidrostático

Causas y síntomas de la obesidad

La obesidad tiene como características la  acumulación de grasa corporal, lo que representa un factor de riesgo bastante importante para la evolución de enfermedades graves, tales como:

  • Enfermedades cardiovasculares
  • Diabetes.
  • Algunos tipos de cáncer.
  • Cálculos biliares.
  • Hígado graso.
  • Cirrosis hepática.
  • Osteoartritis.
  • Trastornos reproductivos.
  • Muerte prematura.

Generalmente, gran parte de los casos de obesidad resultan de una combinación de ciertos factores como la predisposición genética y la adopción de estilos de vida incorrectos, esto incluye una alimentación alta en calorías y poca o ninguna actividad física. Es un constante y permanente desequilibrio la entrada de energía y el consumo de la misma. (Ver articulo:  Vildagliptina)

Consumir  alimentos con alto contenido de grasa, carbohidratos refinados,  productos procesados ​​y las dietas ricas en azúcar, aunado a un estilo de vida sedentario, son causantes y promotores del aumento de peso.

También puede ser causante de la obesidad:

  • Trastornos de la alimentación
  • Afecciones genéticas (síndrome de Prader- Willi)
  • Enfermedades endocrinas (síndrome de Cushing)
  • El hipotiroidismo o  funcionamiento deficiente de la tiroides.
  • Síndrome de ovario poliquístico
  • Tratamientos con ciertos medicamentos (antidepresivos, antipsicóticos y corticosteroides)
  • Hiperinsulinismo (tumores pancreáticos)
  • Daño cerebral (originado por una infección hipotalámica) que puede causar la ingesta excesiva de calorías.

Alguno de los  síntomas y signos más comunes en los individuos que la padecen:

  • Alteraciones del ciclo menstrual
  • Amenorrea ( falta de la menstruación)
  • Arritmia
  • Astenia (debilidad o fatiga persistente)
  • Aumento del apetito
  • Incremento del peso
  • Bromhidrosis (mal olor corporal causado por la hipersudoración)
  • Disminución del deseo sexual.
  • Cardiomegalia (aumento  excesivo y anormal del tamaño del corazón)
  • Palpitaciones
  • Catalepsia (afección del sistema nervioso, se caracteriza por la inmovilidad y rigidez repentina del cuerpo)
  • Tobillos hinchados
  • Cruralgia (dolor muy intenso en la pierna, cerca de la ciática)
  • Depresión
  • Disfuncion erectil
  • Disfunciones de la vejiga

  • Disnea o  dificultad para respirar
  • Distensión abdominal
  • Dolor de rodilla, pecho y cadera
  • Dolores en las articulaciones
  • Hemorragia posparto
  • Eritema
  • Erosión de la piel
  • Falta de aliento
  • Piernas hinchadas, cansadas y con sensación de pesadez
  • Inflamación abdominal
  • Insomnio
  • Resistencia a la insulina
  • Hipercapnia (afección causada por la presencia excesiva de dióxido de carbono en la sangre)
  • Hiperfagia (aumento alarmante del apetito que causa  la ingesta de alimentos de forma descontrolada)
  • Hiperglucemia ( altas concentraciones de glucosa en la sangre)
  • Hiperhidrosis (sudoración anormal y excesiva sobre todo en las manos y pies)
  • Hipertensión
  • Hipertrigliceridemia (exceso de triglicéridos en la sangre)
  • La hiperuricemia (aumento del ácido úrico en la sangre)
  • Esterilidad

  • Hipoxia (falta de oxígeno en la sangre, células y tejidos)
  • Aislamiento social
  • El linfedema (inflamación causada por la acumulación de linfa en el tejido blando del cuerpo)
  • Dolor de espalda
  • Ulceras de decúbito o escaras (llagas que se forman cuando existe una fricción o presión constante contra la piel)
  • Prolapso uterino
  • Picazón
  • Reumatismo
  • Reducción del tamaño del pene
  • Regurgitación ácida (regreso del contenido alimentario a través del esófago)
  • Ronquidos
  • Sensación de asfixia
  • Síndrome nefrótico (daños en los vasos sanguíneos de los riñones)
  • Modorra o somnolencia
  • Talones agrietados

La mayoría de estos síntomas son típicos, más no exclusivos del problema de trastorno de obesidad.

Las consecuencias producidas por la obesidad dependen de la cantidad excesiva  de grasa acumulada y  de su distribución en el organismo. Todo esto produce consecuencias a corto, mediano y largo plazo, pues la acumulación de grasa corporal siempre va a generar efectos peligrosos sobre nuestra salud.

La obesidad conlleva a riesgos mayores de desarrollar problemas de salud diversos, entre los que se cuentan las afecciones en las articulaciones que pueden ser muy dolorosas y degenerar en dolencias como la artritis. También se presentan trastornos circulatorios, tales como los edemas venosos y linfáticos, insuficiencia venosa y celulitis.

Los individuos con exceso de peso tienen dificultad para respirar y sudan copiosamente, sobre todo durante y después de  actividades físicas, aun si son de baja intensidad.

En muchos casos el exceso de grasa en el cuello presiona la vía aérea mientras el individuo  duerme y ocurre la denominada apnea obstructiva del sueño, afección que causa ronquidos y somnolencia diurna, que resulta bastante inconveniente para quienes tienen obligaciones y compromisos que cumplir y se sienten cansados y somnolientos.

Esta condición también produce un aumento de la sudoración, promoviendo la acumulación de secreciones en los pliegues de la piel que hacen que las infecciones intertriginosas (afecciones generalmente causadas por hongos y cándida albicans en áreas de la piel muy juntas en que puede tocarse o frotarse) y otros problemas de la piel sean constantes y reiterativos.

Este trastorno del peso  es un factor de riesgo para la esteatohepatitis no alcohólica, que no es más que una acumulación de grasa en el hígado, que se inflama y que puede provocar cirrosis hepática sin ser originada por el hábito alcohólico.

También puede generar otros trastornos, tales como:

  • Alteración del sistema reproductivo: bajos niveles de testosterona en los varones y síndrome de ovario poliquístico en las mujeres.
  • Predispone al reflujo gastroesofágico
  • Colelitiasis
  • La gota
  • Trombosis venosa profunda
  • La embolia pulmonar
  • Algunos tipos de tumores malignos, especialmente el cáncer de colon y de mama.
  • Dislipidemia
  • Resistencia a la insulina
  • Hipertensión arterial (síndrome metabólico)
  • Diabetes mellitus tipo 2
  • Diversas enfermedades cardiovasculares (enfermedad coronaria,  accidente cerebrovascular e infarto de miocardio)
  • Problemas sociales y psicológicos. (Ver articulo: Dicicloverina)

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de esta afección se basa en el índice de masa corporal (IMC, se obtiene al dividir el peso en kilogramos por el cuadrado de la altura en metros), y por la medida obtenida de la circunferencia de la cintura (CC),  indicador de la acumulación de grasa en la zona abdominal que permite conocer algunos datos del estado de salud cardiovascular.

La Organización Mundial de la Salud expresa, que la obesidad la establece un índice de masa corporal igual o superior a 30, siendo necesario en algunos casos, la realización de una serie de análisis de la composición corporal.

Es conveniente y prácticamente obligatorio medir la glucemia y la lipemia en ayunas constantemente en pacientes con una circunferencia de cintura  bastante grande, antecedentes familiares de diabetes mellitus tipo 2 o una enfermedad cardiovascular.

El tratamiento de la obesidad comienza, y básicamente consiste en disminuir el peso corporal bajo una estricta supervisión de un médico especialista, quien ordenara seguir una dieta correcta y equilibrada, en conjunto con un programa  de actividades físicas regulares que se adapte a sus posibilidades y condiciones de salud. En ciertos casos que lo ameriten, se recurrirá al uso de terapias farmacológicas (medicamentos), como por ejemplo: la sibutramina y el orlistat.

En algunos individuos que padecen de  obesidad severa, una opción es la cirugía bariátrica, si otras medidas y alternativas no son suficiente.

Si no se toman las medidas necesarias y se establecen tratamientos con prontitud, la obesidad suele empeorar. Sin embargo cuando el paciente pierde el peso excesivo, la mayoría tiende a recaer y retornar  al peso original, antes del tratamiento; por esa razón la obesidad necesita un programa permanente de mantenimiento y  manejo similar al de otros trastornos crónicos.

Este plan o programa debe incluir actividad física regular y una dieta saludable, haciéndolo parte de la rutina del paciente y permitiéndole mejorar su condición física, controlar el peso y  prevenir la diabetes mellitus y las enfermedades cardiovasculares.

Es importante hacerle saber al paciente que este plan de vida, unido a un buen descanso nocturno, el manejo y control del estrés y un consumo moderado o inexistente de alcohol van a mejorar sus condiciones generales de salud y obtendrá una mejor calidad de vida.

Cuando hablamos de los tratamientos farmacológicos, existen ciertas características para hacer de un fármaco el idóneo para tratar la obesidad, algunas de estas son:

  1. Reducción comprobable y demostrada del peso y las enfermedades que están relacionadas con el mismo.
  2. Genera efectos adversos o secundarios que aun siendo molestos son tolerables y transitorios.
  3. No causa reacciones adversas importantes o mayores después de tratamientos prolongados.
  4. Mantiene su eficacia en el tiempo, es decir tiene efectos a largo plazo.
  5. No provoca adicción.
  6. Su mecanismo de acción es conocido y aprobado.

La obesidad, las hormonas y el ejercicio

La obesidad no es un tema de estética, sino un padecimiento real que incrementa los riesgos de padecer muchas afecciones graves y que además reduce la expectativa y la calidad de vida.

El aumento de las enfermedades asociadas con el sobrepeso severo, es causado por las alteraciones de las glándulas de secreción interna y metabólica que provoca un estilo de vida sedentario e incorrecto. En estos casos la actividad física y el ejercicio  es la alternativa ideal para perder peso, mantener el que fue alcanzado y evitar los cambios hormonales.

Cambios endocrinos relacionados con la obesidad

Los cambios hormonales pueden estar relacionados en algunos casos con el exceso de peso, entre ellos encontramos:

La hormona del crecimiento

El sujeto con obesidad produce menos hormona del crecimiento o somatotropina que un individuo con su peso normal, pues aunque los valores de referencia son normales, las  secreciones de la misma son menos frecuentes, por ende la producción total es menor.

La somatotropina es responsable del crecimiento en los niños y en los pacientes adultos, garantiza la reacción de los músculos y huesos a los estímulos exteriores,  aumentando la masa muscular en perjuicio de la grasa. Es una hormona muy estimada por los atletas, que buscan aumentar sus niveles y condiciones a través de estrategias y métodos legales. Normalmente el ejercicio y la actividad física es un estimulante para la producción y secreción  de la hormona de crecimiento.

La respuesta emitida por esta hormona se encuentra al máximo, mientras se realizan ejercicios anaeróbicos con producción en altas cantidades de ácido láctico. Aunque realizando ejercicios de baja intensidad, ya se puede apreciar un aumento significativo en los niveles de la glándula de crecimiento en la sangre, que benefician a las personas obesas.

Tiroideas

Las hormonas tiroideas en los niveles plasmáticos regulan el metabolismo corporal. El incremento de la  producción de hormonas tiroideas, se neutraliza  gracias al aumento de la velocidad de eliminación. Cuando se presenta el caso del hipotiroidismo, la producción es reducida y el metabolismo basal se reduce en un 40% y en el hipertiroidismo el metabolismo corporal es acelerado.

En muchos casos los problemas de obesidad son originados por una función tiroidea disminuida, en estos casos la actividad física, no puede modificar o normalizar la situación, pero de igual forma la actividad física y el ejercicio regular, aparte o independiente de la presencia o ausencia de modificación en la actividad de la tiroides, permite aumentar el metabolismo, la masa muscular y beneficia la actividad metabólica en líneas  generales.

Las endorfinas

Son neurotransmisores que influyen directamente sobre los estados de ánimo, encargándose de hacernos sentir cosas positivas, como bienestar y felicidad. Estas hormonas poseen una potente actividad analgésica y excitante, comparándose a la morfina.

La actividad física y el ejercicio promueve la secreción de endorfinas, esta es la razón por la que luego de realizar una rutina de ejercicio físico a pesar del cansancio se siente bienestar y satisfacción.

La hormona adrenocorticotropa, corticotropina o corticotrofina (ACTH) y cortisol

El ritmo circadiano (modificaciones físicas, mentales y conductuales que siguen un ciclo diario y que se rigen básicamente por la presencia de iluminación y la oscuridad en el ambiente) de un organismo se conserva, pero la rotación se incrementa.

El cortisol que se produce como respuesta a la hormona ACTH, promueve y estimula el desarrollo de tejido adiposo en el área del tronco y el abdomen. La secreción de cortisol suele elevarse cuando se realizan ejercicios físicos, sin embargo no es un aumento que afecte de manera relevante los niveles plasmáticos.

Eje gonadal

Es un sistema cuya función es regular y equilibrar los niveles hormonales hipofisarios, en los hombres los niveles de testosterona en el plasma y algunas proteínas encargadas de su transporte (SHBG). En el caso de individuos con obesidad los niveles de testosterona están en sus valores normales, pero los de estrógeno se encuentran un poco más alto.

En los tejidos adiposos se presenta una enzima llamada aromatasa en altas concentraciones que  transforma la testosterona en estradiol.

Los estrógenos son hormonas que influyen en la repartición del tejido adiposo por todas las zonas del cuerpo, se concentra por excelencia en las áreas de los muslos y las nalgas. En muchos casos la obesidad femenina se correlaciona con la menarquia o la llegada del flujo menstrual a una edad temprana, con problemas o trastornos del ciclo y una mayor tendencia a la atresia folicular (proceso de degeneración y reabsorción del folículo ovárico antes de la llegada a la edad madura y se deteriore y rompa).

El hirsutismo (desarrollo excesivo de vello) y la poliquistosis ovárica son síntomas muy comunes. (Ver articulo: Lamivudina)

Insulina

El aumento o descontrol de esta hormona, implica un riesgo determinante en el desarrollo de la diabetes mellitus tipo II,  por cada aumento de peso del 20% por encima del indicados el peligro se incrementa.

En pacientes con obesidad el desarrollo de la diabetes está relacionado con la resistencia a la insulina. En vista de los impedimentos y dificultades que enfrenta la glucosa en su traslado por la corriente circulatoria hasta los tejidos y órganos, el aumento de la concentración de azúcar en la sangre es un hecho.

Sin embargo y a pesar de las elevadas concentraciones de glucosa en la sangre, las células no reciben la suficiente para desempeñar su labor, lo que estimula al hígado para que inicie el ciclo de producción nuevamente y entren en circulación. Esto se torna un ciclo sin fin y vicioso, donde el cuerpo intenta cubrir sus necesidades aumentando la producción y la secreción de insulina, que a su vez termina causando un  grave problema en el organismo.

Como consecuencia de esto las células pancreáticas, encargadas y responsables de la producción de insulina se deterioran debido al exceso de trabajo, situación que inevitablemente da paso a  la diabetes.

Considerando que cerca de un 80% de la glucosa consumida es utilizada por los músculos, el papel de la actividad y  ejercicio físico en la prevención de la diabetes es sumamente importante; pues el ejercicio aeróbico permite regular y emplear de mejor forma la glucosa celular y aumentar la acción de la insulina, lo que obviamente disminuye de manera significativa el riesgo de desarrollar diabetes mellitus tipo 2.

Recordemos que el ejercicio aparte de influir en la regulación de la glucosa, también mejora la estructura y presencia de los lípidos en la sangre y la función cardiovascular, lo que reduce de manera importante el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Es también notable que los beneficios de la actividad física incluye la reducción del riesgo de desarrollar diversas formas de cáncer, y en general mejora el estado de ánimo, disminuyendo la aparición de trastornos depresivos y/o ansiedad asociada con el sobrepeso. (Ver articulo: Ácido nalidíxico)

El consumo de fibra es una sana y excelente contribución para nuestro organismo, sobre todo los que tiene la tendencia a padecer sobrepeso, sin los efectos secundarios de los fármacos y otros medicamentos para tratar este trastorno.

Algunos trucos o recomendaciones que favorece una rutina saludable también incluye no solo lo que se come, sino la forma en que se come, se requiere una masticación más lenta que aumenta la sensación de saciedad, favorece la excreción de ácidos grasos y bilis con las heces fecales  y regula la absorción de azúcares, la fibra presente en las plantas y los granos enteros.

Mantener una dieta rica en frutas, verduras y alimentos ricos en fibra es importante, crucial y económico. También se puede optar por los suplementos de fibra, en particular el psyllium, que  pueden asociarse  en los tratamientos con diferentes especialidades farmacológicas  para lograr mejores resultados.

Obesidad infantil

La obesidad infantil es un problema de salud, que cada día se extiende más y se considera de gran importancia y relevancia  social. Este trastorno afecta a cada vez más niños a nivel mundial, sobre todo en la cultura occidental, donde se consumen más calorías de las que se consumen.

Definir el sobrepeso y la obesidad infantil es mucho más complejo y difícil que en los adultos, cuyo peso apropiado se calcula en base al índice de masa corporal (IMC), que se calcula dividiendo el peso en Kg entre la altura en metros.

Sin embargo determinar el peso ideal por el IMC que esta sujeto a error de observación y medición no parece fiable y valido, ya que no puede ser una medida sensible de la obesidad en personas muy altas y bajas, y en personas que tienen composiciones inusuales de la masa corporal magra y la masa grasa.

Con todas estas objeciones de igual manera se determinó que a pesar de que el IMC no es un método ideal, aun constituye la forma más valida entre todas las demás fórmulas, permitiendo calcular la grasa en un individuo y  definir sobrepeso y obesidad también en niños y adolescentes.

La OMS (Organización Mundial de la Salud), define el sobrepeso y la obesidad en un niño, empleando algunos puntos del IMC elaborados por diferentes estudios y desarrollados con diferentes datos a nivel mundial. Esto constituye una referencia internacional que se utiliza para establecer comparaciones entre las diferentes poblaciones del mundo.

En base a todos estos datos y puntos de referencia, se determina que un niño es obeso cuando su peso supera el 20% de la cifra establecida como ideal y el sobrepeso si sobrepasa  el 10-20%, considerándolo de otra forma lo define cuando su índice de masa corporal (IMC) es mayor de lo que se espera o debería.

Obesidad infantil y sus soluciones

Ante todo es importante destacar y que todos consideremos la importancia de prevenir este trastorno, evitar en lo posible el riesgo de obesidad es lo ideal. (Ver articulo: Cefdinir)

Cuando los niños tiende a aumentar de peso con facilidad, es necesario intervenir y tomar medidas de inmediato, sin esperar a que gane demasiado peso. No existen reglas y normas estrictas, tampoco recetas infalibles, porque cada caso es diferente,  simplemente adopte algunas medidas simples y fáciles que no causen malestar o molestias al infante.

Ante un problema como la obesidad los padres nunca deben rendirse, descuidarse o bajar la guardia, pues evitaremos problemas muy graves en un futuro.

Algunos consejos prácticos que indican las autoridades en el área son:

Establecer una rutina donde el niño realice sus tres comidas regulares, un desayuno sustancioso sin necesidad de exagerar en las porciones; el almuerzo balanceado en cantidades no excesivas pero si suficientes y una cena saludable, ligera y  no excesivo. Puede también intercalar un refrigerio o merienda a media mañana y a media tarde, evitando espacios muy largos entre una comida y la otra, generando esa sensación de hambre insaciable y que lo impulsa a comer fuera de las horas.

No ofrezca al niño demasiados bocadillos y chucherías (helados, bebidas gaseosas), sobre todo si son ricos en azúcar o con demasiadas calorías, opte por yogur, jugo o frutas y en porciones razonables de acuerdo a su edad.

Si el niño está lleno o no tiene mucho apetito no insista y mucho menos lo obligue; comer para complacer o para no ser regañado crea una relación distorsionada con la comida. Trate de limitar el consumo de proteínas y  lípidos como carnes rojas, huevos y queso, dando preferencia a la proteína del pescado.

Es importante para la buena salud, acostumbrar al niño a las actividades físicas y los ejercicios al aire libre, siendo de vital importancia para el correcto desarrollo del cuerpo y por supuesto para  quemar las calorías que se consumen.

Crear rutinas  y formar hábitos correctos es vital para los niños, por lo tanto se aconseja respetar los ritmos del sueño, las horas de comida, estudio y juego.

Cuando el sobrepeso en el infante es  evidente, se deben implementar medidas adicionales y un poco más estrictas, pero en este caso el trabajo conjunto del pediatra y el nutricionista es imprescindible, ya que son las figuras más adecuadas para preparar una intervención y  una terapia específica para el caso, pero de igual forma el papel de los padres siempre será el más  importante. (Ver articulo: Silodosina)

Estar conscientes del daño que la obesidad, causa a la salud de sus niños debe hacer reflexionar a los padres y ponerlos en acción para erradicar los malos hábitos, y las conductas alimentarias inadecuadas a las que se acostumbraron por largo  tiempo.

Si bien es una tarea difícil, no es imposible, lo importante y necesario es centrarse en la participación y no en las prohibiciones, sin culpar o castigar al niño si en alguna oportunidad cede a las tentaciones,  sin hacer del sobrepeso una obsesión, pero haciéndole entender el por qué de estas modificaciones y lo importante para su salud.

Algunos tips  útiles:

  • No compre alimentos tentadores y poco saludables como papas fritas, chocolates, galletas, jugos de frutas; reemplácelos con alimentos adecuados como agua, té, frutas, bizcochos, yogur, así el pequeño tendrá cosas saludables que comer y evita ceder a las tentaciones.
  • Es importante comer juntos y conversar, hacer de la hora de comida un momento familiar y agradable,  evite mirar la televisión o actividades similares pues no se da cuenta de las cantidades que ingiere.
  • Evite que el niño coma con rapidez, debe masticar con calma y tomar el tiempo necesario para quedar satisfecho, de esta manera se evita pedir raciones extras.
  • De prioridad o preferencia a los alimentos hechos en casa y evite los productos envasados con exceso de aditivos y aliños.
  • Prepare platos sencillos sin demasiados condimentos, atractivos para el niño.

Dejar Comentario