≡ Menu




Sulfato de aluminio: Qué es, para qué sirve, nombre comercial y más

El sulfato de aluminio es el segundo compuesto a base de aluminio más utilizado en el rubro industrial, el primero lo ocupa el óxido de aluminio. Tiene muchos usos, que van desde el estampado textil hasta aditivos alimenticios. Continua leyendo y descubrirás las propiedades, usos y demás generalidades de esta sustancia.

sulfato de aluminio

Los sulfatos

Los sulfatos  son algunas sales o ésteres, (compuestos orgánicos que provienen del petróleo o inorgánicos oxigenados) del ácido sulfúrico, poseen como característica común un átomo de azufre, ubicado en la parte central de un tetraedro comprendido por cuatro átomos de oxígeno sulfato. Es decir, estas se obtienen o derivan del ácido sulfúrico y un radical orgánico o mineral.

El uso o aplicación de los sulfatos pueden variar mucho, dependiendo por supuesto del elemento al que se unan, por ejemplo  el sulfato sódico, es pieza clave en la elaboración del vidrio, detergentes, etc. así mismo el sulfato de cobre interviene en la fabricación de la viscosa, el de bario en el área de la medicina para diferentes radiografías y así tienen según sus componentes innumerables usos.

Sulfatos más empleados en las actividades cotidianas

Existe algunos sulfatos que se emplean cotidianamente, entre los que podemos enumerar los siguientes:

Sulfato de sodio o sal de Glaurbert (Na2SO4•10H2O) se emplea en la fabricación de vidrio.

Sulfato de magnesio: se emplea en medicina por sus cualidades laxantes, evitando la absorción de agua en el organismo, ya que al haber cantidades excesivas de liquido en los intestinos ocurre la acción laxante.

Sulfato cálcico (CaSO4•2H2O)  es conocido como yeso y tiene incontable usos en el área de la construcción y las artes.

Sulfato de cobre: esta sustancia cristaliza en un material azul intenso, y se obtiene combinando ácido sulfúrico con carbonato de cobre. Se emplea como fungicida,  evita la putrefacción de las semillas, no permite la formación de verdina en las piscinas, etc. (Ver articulo: Ácido nalidíxico)

El sulfato de aluminio

Descubre todo sobre este componente, como se usa, para qué sirve y más en este increíble artículo. Destacando, que no debes usarlo sin previa consulta médica.

¿Qué es y para qué sirve?

La sal de Aluminio o sulfato de aluminio son pequeños granos blancos o marrones si la presencia de hierro es mayor que el 0,5%. Su fórmula es Al2(SO4)3.

Se emplea para:

Tratar las aguas residuales y específicamente en la purificación de agua como agente coagulante, que se añade a la misma para crear una atracción entre las partículas que están suspendidas.

La fabricación de papel

La construcción como acelerante de fraguado

Estampado de textiles.

Propiedades físicas y químicas

Esta sustancia presenta ciertas propiedades:

Aspecto

Cristales blancos brillosos, en forma de gránulos o polvo.

Peso molecular

342,31 g/mol (anhidro).

Densidad

2672 kg/m3; 2,672 g/cm3

Olor

No posee olor

Sabor

Dulce con un toque astringente.

Punto de fusión

770º C forma anhidra (86,5º C forma octadeca hidratada)

Solubilidad en agua

31,2 g/100 ml a 0º C; 36,4 g/100 ml a 20º C y 89 g/100 ml a 100º C.

Descomposición

Si es sometido al calor y llega al punto de fusión, se descompone generando óxido de azufre un gas altamente tóxico.

Corrosividad

Este compuesto corroe  el aluminio y otros metales, sobre todo en presencia de humedad.

Usos del Sulfato de Aluminio

Este sulfato se utiliza en la purificación de aguas. Además, también se emplea como mordiente de pigmentos textiles, sustancias que se utilizan para fijar los colores en los productos de la industria textil.

Entre sus usos también destacaba el de antitranspirante, sin embargo desde el año 2005, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) no lo aprueba como absorbente de humedad.

Algunos usos del sulfato de aluminio son:

Floculante para piscinas

Se emplea en las piscinas o albercas donde el agua presenta suciedad y un aspecto turbio, pues esta sustancia colabora en la eliminación de estas impurezas. El sulfato alumínico tiene la capacidad de aclarar el agua, esto debido a sus propiedades como floculante, es decir un producto que acerca y retiene las partículas sólidas en el agua, que luego se precipitan o asientan en el fondo. Esto logra que el agua aclare, gracias a que las partículas e impurezas se encuentran en el fondo.

Potabilización del Agua

El Sulfato de Aluminio Potásico se emplea en muchas circunstancias en las que se requiera limpiar o aclarar el agua,  a nivel doméstico es empleado principalmente en el  aseo de las piscinas. Sin embargo también se utiliza para aclarar las aguas de lagos, embalses o ríos que están turbias.

También a nivel industrial, constituye un elemento importante, pues la floculación es uno de los aspectos primordiales e importantes cuando se requiere depurar el agua para potabilizarla.

Mordiente de tintas

El sulfato de aluminio es utilizado como mordiente de los colorantes, pigmentos o tintas, ya que este tiene la propiedad de ayudar a los mismos a  fijarse sobre el material al que se le da color. La consistencia gelatinosa del Al(OH)3 promueve la absorción de los pigmento y colorantes sobre los textiles.

Es importante aclarar que solo los colorantes orgánicos requieren de mordientes, pues aquellos de origen sintético, no necesitan de mordientes para cumplir su finalidad. (Ver articulo: Valganciclovir)

Elaboración de papel

Aunque ya no es común su uso en la industria del papel, se continúa empleando en la elaboración de la pulpa de papel, pues es ideal para remover las impurezas, enlazar los materiales, neutralizar las cargas y medir la colofonia (resina sólida translúcida y amarillenta, que se obtiene destilando la trementina del pino)

Usos industriales

En el sector industrial tiene diferentes usos, entre los que encontramos:

-En la construcción para acelerar el endurecimiento del concreto y la impermeabilización de las construcciones.

– Industria cosmética para la elaboración y producción de glicerina.

-En el sector petrolero para preparar los catalizadores sintéticos que se utilizan para desempeñar sus funciones.

-En la industria farmacéutica se aprovecha sus cualidades astringentes para  preparar drogas y cosméticos.

-Su presencia en la fabricación de colorantes como el carmín es clave, empleándose con el mismo fin en la manufactura de cauchos a base de butadieno estireno.

-La industria azucarera la emplea como purificador de la melaza de caña de azúcar.

-Fabricación de desodorantes, pues tiene la propiedad de estrechar los conductos de las glándulas sudoríparas, controlando el sudor y por ende el desarrollo y proliferación  de las bacterias que provocan los malos olores.

-Es empleado por los que se dedican al  curtido del cuero y la elaboración de fertilizantes.

-Es parte de los aditivos de las pinturas, los adhesivos y los selladores, también en los productos para el aseo, mantenimiento y cuidado de los mobiliarios. (Ver articulo: Bicarbonato de sodio)

Usos medicinales

-El sulfato de aluminio con su acción coagulante permite eliminar cierta cantidad de virus en aguas tratadas, pues estos se inactivan en presencia de este sulfato, entre estos se cuentan:

Q beta

MS2

T4

P1

-El sulfato de aluminio en barra o polvo se emplea para la cicatrización de heridas superficiales o abrasiones muy pequeñas, las que por lo general ocurren al afeitarse, rasurarse, etc.

-Se fabrica el acetato de aluminio, sustancia que se utiliza en el tratamiento de dolencias del oído y picaduras de algunos insectos como las hormigas de fuego.

-En solución de sulfato de aluminio al 5% o al 10%, para curar y controlar las úlceras y sus respectivas secreciones.

– Este sulfato tensa las capas superficiales de la piel, permitiendo la coagulación de  las proteínas y la cicatrización de las heridas.

Otros usos

-Controla el crecimiento y proliferación de algas y moluscos (babosas) en los estanques, los lagos y  otras corrientes de agua.

-Acidifica los suelos alcalinos, pues este sulfato se descompone en hidróxido de aluminio y ácido sulfúrico diluido. Esto se visualiza gracias a una planta llamada Hydrangea, sus flores se tornan azules si el suelo es ácido, ya que son sensibles a los cambios de pH.

-El sulfato de aluminio es parte de los componentes de la espuma para combatir y controlar el fuego, gracias a la combinación y reacción con el bicarbonato de sodio que produce la liberación de CO2, gas que evita el acceso del O2  en el lugar donde se produce la combustión y esto a su vez causa el cese del fuego en proceso. (Ver articulo: Hierro aminoquelado)

Dónde se obtiene el sulfato de aluminio

El sulfato de aluminio, se produce cuando reacciona a altas temperaturas un compuesto que contiene grandes cantidades de aluminio, como la bauxita, con ácido sulfúrico. La ecuación química representa esta reacción:

Al2O3 + H2SO4  —>   Al2(SO4)3  + 3 H2O

Ácido sulfúrico reacciona con el aluminio  y forma el sulfato de amonio y  libera moléculas de hidrógeno en estado gaseoso. La reacción es la siguiente:

2 Al  +  3 H2SO4 –>   Al2(SO4)3  +  3 H2

El sulfato de aluminio se obtiene diluyendo hidróxido de aluminio en ácido sulfúrico:

Al(OH)3 + 3 H2SO4 + 12 H2O → Al2(SO4)3·18 H2O

Propiedad floculante

Es un floculante, es decir atrae y arrastra las partículas que están suspendidas en el agua y la deja transparente. Esta propiedad se utiliza frecuentemente en las piscinas y también en el tratamiento de aguas industriales, ya que no permite la proliferación de gérmenes y algas.

Tipos de sulfato de aluminio

El sulfato de aluminio se clasifica en dos tipos:

  • Sulfato de aluminio tipo A: se encuentran en estado sólidos, normalmente son de color blanco porque la presencia de hierro es menor al 0,5%.
  • Sulfato de aluminio tipo B: son igualmente sólidos, pero de color marrón, ya que tienen una concentración de hierro mayor de 0,5 pero menor al 1,5%.

Las industrias dedicadas a la producción de sulfato de aluminio, tienen diferentes criterios de clasificación. Muchas en su fabricación reportan para  sulfato tipo A una concentración de hierro como óxido férrico, del 0,1% y  para el sulfato de aluminio tipo B indican concentraciones máximas del 0,35%  de hierro.

Sulfato de aluminio hidratado

Es poco probable que encuentre esta sustancia en su forma  anhidra, es decir que no contiene agua, generalmente se encuentra hidratado como sulfato de aluminio octa decahidratado [Al2(SO4)3.18H2O] o dodecahidratado [Al2(SO4)3.16H2O]. (Ver articulo: Acetato sódico)

Toxicidad del sulfato de aluminio

Nivel de toxicidad: Alta

Algunos análisis de laboratorio realizados en diferentes partes del mundo, muestran que los alimentos que más contribuyen a la ingesta de aluminio son: algunos cereales y derivados como el pan, los pasteles, las galletas, etc., verduras, setas, bebidas como el té y el cacao, además de alguna formulas empleadas en la primera infancia. El agua potable y los  fármacos  también son una fuente que se considera importante de este metal.

La escasa eliminación del metal de los tejidos,  ha restringido la ingesta alimentaria de aluminio a 1 miligramo por  kilogramo de peso corporal a la semana, cuando se consume esta cantidad o más allá de ella, no se excluye que pueda crear problemas de salud.

La gran mayoría de los estudios informan que la exposición prolongada, especialmente en niveles altos, puede causar graves problemas de salud. Por ejemplo, al ingerir alimentos que contienen fosfato de sodio y aluminio o habitar cerca de zonas mineras, hacen que la exposición al metal se vuelve más dañina con el paso del tiempo. Incluso la exposición a corto plazo, en lugares de trabajo, como aquellos empleos donde se respira polvo de aluminio puede ser muy perjudicial para la salud.

La toxicidad del aluminio perjudica el sistema musculoesquelético y el cerebro (principalmente en individuos con insuficiencia renal), daños que causan en muchas ocasiones síntomas como:

  • Debilidad muscular
  • Dolor óseo
  • Osteoporosis
  • Cambios fetales
  • Retraso del crecimiento en los niños
  • Deterioro testicular
  • Destrucción de las capacidades mentales
  • Demencia
  • Convulsiones

Otros efectos sobre la salud:

-Este compuesto en polvo es tóxico al contacto, el mismo provoca irritación en la piel y si la exposición es frecuente o prolongada, causa dermatitis.

-Provoca irritación en los ojos, causando lesiones permanentes en algunos casos.

-Al ser inhalado irrita la nariz y la garganta,  provocando fuerte tos, irritación y carraspera.

-La ingesta causa irritación gástrica, aunado a esto náuseas y vómitos.

-Hay efectos tóxicos que ocurren no por contacto directo con el sulfato de aluminio, sino por el uso indirecto del mismo. Los efectos tóxicos del aluminio, son causados generalmente por la presencia del sulfato de aluminio en el proceso de purificación del agua.

-Los pacientes sometidos a diálisis, empleando sales disueltas en el agua purificada, usando sulfato de aluminio, causan dolencias y trastornos de salud severos, entre los que se cuentan: anemia, demencia por diálisis, enfermedades óseas, etc.

Intoxicación

Causa toxicidad en los riñones y  en el organismo debido a la acumulación de las partículas de aluminio. En individuos que padecen la enfermedad de Alzheimer, está contraindicado. (Ver articulo: Gayuba)

Efectos en la salud

El aluminio es un elemento neurotóxico, su acumulación en el organismo causa daños al sistema nervioso y causa muchas enfermedades degenerativas, sin embargo los entes y las autoridades alimentarias y sanitarias y los demás entes reguladores en muchos casos obvian estos terribles efectos.

Por esta, y muchas razones debemos ser responsables y críticos de los productos y alimentos que empleamos a diario. Es importante investigar los efectos para la salud, de los productos que nos ofrecen y dedicar tiempo a preparar comidas con ingredientes frescos, recordar que es un beneficio para la salud y el bienestar de toda la familia.

Este elemento químico metálico llega a través del contacto con papel y envases de aluminio, latas, botes, envoltorios de congelados, utensilios de cocina, etc., todo aquello que lleve un revestimiento de acero y con el desgaste y el calor se libera pasando a los alimentos.

Dosis y desintoxicación

Elementos como el silicio permite eliminar o excretar el aluminio a través de la orina, bebiendo al menos un litro de agua al día. La dosis diaria recomendada de silicio oscila entre 15  y 35 miligramos.

Además la curcumina el colorante natural que proviene de la cúrcuma, se emplea para depurar. Igualmente la planta llamada Tulsi o «Albahaca Sagrada de la India», en forma de  infusión, un par de tazas diarias, durante  treinta días colabora en la reducción de la acumulación de metales de nuestro organismo.

Sulfato de aluminio y los alimentos

El aluminio es un elemento metálico que compone aproximadamente el 8.2% de la corteza terrestre. El descubrimiento de procesos mucho menos costosos para extraerlos, (a partir de óxido de aluminio y bauxita) incrementó y  mejoró la aplicación y la adaptabilidad de este material.

Fue cuando se comenzó a utilizar no solo en los utensilios de cocina, maquinarias y envases, sino en los medicamentos, los desodorantes, los aditivos para los alimentos y las bebidas. El aluminio pasó a formar parte de casi todo en cantidades más o menos relevantes.

Sin embargo, el aluminio a diferencia de otros elementos metálicos como son el hierro, zinc, cobre, etc., no es útil, necesario o esencial para el organismo del hombre, pues su presencia excesiva en la dieta habitual se considerar potencialmente peligrosa y perjudicial para la salud. (Ver articulo: Cloruro de amonio)

Al ser un elemento ubicuo, es decir que está presente en muchos lugares, el aluminio se encuentra en el suelo y en las aguas de todas partes del mundo. Lo que se traduce de manera sencilla, en que la mayoría de los alimentos lo contienen e ingresa diariamente en el organismo humano.

Es importante destacar que en pequeñas cantidades el aluminio no causa lesiones graves y comprometedoras, pero con el tiempo el metal puede acumularse en los tejidos. Situación que en muchos causa gran preocupación, pues este elemento es fundamental para ciertos aditivos alimentarios y esta contenido sobre todo en la levadura química, en los quesos fundidos y en los encurtidos o conservas.

Sin embargo aunque permanecen en el mercado, la seguridad de estos ingredientes aún está en discusión. En el año 2005, un grupo de investigadores presentó una solicitud de exclusión de aditivos que contienen aluminio de la lista de que los reconoce como seguros para el consumo.

Se anunciaron que algunos estudios relacionaban la ingesta de aluminio con la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, estas investigaciones no fueron consideradas significativas.

(E520) SULFATO DE ALUMINIO, ( E521)SULFATO DE ALUMINIO Y DE SODIO, (E522) SULFATO DE ALUMINIO Y POTASIO Y (E523) SULFATO DE ALUMINIO Y AMONIO, son compuestos provenientes del aluminio y de origen sintético. Tiene forma de cristales transparentes o polvo cristalino color blanco, siendo fácilmente solubles en agua pero insolubles en etanol.

Se emplean en muchos procesos para promover la precipitación de proteínas, como es el caso de la elaboración de la cerveza; ademas colabora al fortalecimiento de la estructura de la planta durante el procesamiento. Se pueden contener en diferentes alimentos procesados y si se consumen en dosis elevadas, los sulfatos de aluminio pueden acumularse en el cuerpo y  causar afecciones de riñón e hígado.

El E520 es un estabilizante sintético y coagulante, que se elabora a partir de la síntesis de Ácido Sulfúrico con hidróxido de aluminio.  El uso de aditivos que contienen aluminio, como el Sulfato de Aluminio está contemplado en las leyes que regulan este tipo de actividad, por lo tanto podemos encontrarlo en ciertos alimentos, pues le otorgan apariencia firme y fresca, entre estos se enumeran:

  • Conservas
  • Levaduras
  • Sal
  • Fórmulas para bebés
  • Bollos y pastas dulces
  • Alimentos procesados
  • Comidas para hornear
  • Clara de huevo en polvo
  • Frutas confitadas y cristalizadas 

Además de estar presente naturalmente o por la presencia de aditivos en los alimentos y bebidas, el aluminio puede contaminar los alimentos durante su preparación, ya el contacto o paso de este  material desde los utensilios como sartenes, ollas, budares, recipientes, etc. hasta los alimentos, ocurre a través del desgaste químico o físico.

En el sector culinario, este material es uno de los materiales más empleados por su excelente conducción térmica y se caracteriza por su uniformidad y eficacia. Siendo el aluminio un metal bastante blando, fácilmente se producen pequeños fragmentos que contaminan o ensucian la comida al raspar cualquier utensilio.

Un ejemplo es la elaboración de cremas y salsas, recetas que requieren el uso del batidor que, por lo general está hecho de acero material más duro que el aluminio,  corroe o raspa el sartén o cacerola. Si las partículas que se producen y liberan en este proceso son muy abundantes, pueden cambiar el color de la salsa o crema, tornándose gris o verde.

También este material tiende a reaccionar con alimentos ácidos, por ejemplo algunas frutas, verduras, vinagre y vino, sobre todo en presencia de calor; interacción que causa la erosión del metal y promueve su paso a los alimentos.

El aluminio puede inducir la oxidación de los alimentos, motivo por el cual no es indicado o recomendado para el almacenamiento de los mismos. Las razones antes enumeradas han sido tomadas en consideración y para prevenir estas eventualidades, muchos fabricantes y productores han comenzado a elaborar sartenes en aluminio anodizado, lo que permite:

  • Mantener la conductividad
  • Crear una capa superficial mucho más dura.
  • Prevenir la reacción de los alimentos.

Sin embargo lo recomendable es evitar rayar los recipientes, utilizando cucharas, alicates y batidores de materiales menos agresivos, como los elaborados o recubiertos en plástico o silicona.

Este elemento está presente en los alimentos y en la vida diaria, considerándose en muchos aspectos peligroso. Lo podemos encontrar en:

  • Papel de aluminio
  • Envases de aluminio
  • Latas
  • Botes
  • Envoltorios de pre-cocinados y congelados
  • Utensilios de cocina
  • Máquinas para procesar alimentos que están revestidas de acero

El Sulfato de Aluminio y Amonio

El Sulfato de Aluminio y amonio es un ingrediente utilizado en la industria de alimentos, generalmente por potencial de fermentación o leudado, ademas de la  cualidad de brindar estabilidad, firmeza, dureza y retención del color. Algunas de las aplicaciones mas frecuentes son:

  • Pasteles y pastas dulces
  • Bocadillos
  • Productos de panadería
  • Pasabocas o botanas a base de verduras
  • Aperitivos elaborados con carne
  • Conservas de vegetales y verduras
  • Productos cárnicos rebozados (nuggets, milanesas,granjeros,etc)
  • Los gasificantes para elaborar productos de panadería  son los polvos para hornear, leudantes o esponjantes químicos, son mezclas que al entrar en contacto con el agua producen bióxido de carbono.

Sulfato de aluminio y potasio

El sulfato de aluminio y potasio se emplea en  actividades y procesos que incluyen la industria farmacéutica, cosmética, alimentaria,etc. Sus propiedades astringentes lo hacen muy popular en alimentos,medicamentos y cosméticos . Es capaz de causar cierta tensión en los tejidos del cuerpo y bloquear el flujo de sangre.

En la industria alimenticia, se conoce como alúmina y se emplea como aditivo para  conservar y como agente decapante, para eliminar impurezas. En el sector agrícola, se le conoce como potasa y se emplea como fertilizante para el suelo por su elevado contenido de potasio.

Otro de los usos del sulfato de aluminio y potasio a nivel industrial es, como floculante en el proceso de purificación y tratamiento de agua y en la fabricación de papel que procede de la  pulpa de madera; además también se emplea en el área de la construcción para acelerar el endurecimiento del hormigón.

Sulfato de aluminio y sodio

Su aspecto es blanco cristalino, ya sea en polvo o cristales. Se usa como aditivo o agente conservador, emulgente (capaz de mezclar dos sustancias que normalmente son difíciles de mezclar), leudante o fermentador, antioxidante y amortiguador de pH en productos del sector alimenticio, por ejemplo: bebidas, pan, carne, cereales, quesos, salsas, conservas, etc.

Sulfato de aluminio y sulfato de magnesio

El magnesio (Mg) es utilizado en la actualidad con finalidades medicinales y terapéuticas administrándose en forma de sales,  entre las que destaca el sulfato de magnesio.

El sulfato de magnesio es una sal que tiene una gran cantidad de beneficios para el organismo, entre los principales se pueden nombrar:

  • Efecto antioxidante
  • Propiedades neuro y cardioprotectoras
  • Efecto anticonvulsivante (tratamiento de ataques o epilepsia y  dolor)
  • Propiedades broncodilatadoras y vasodilatadores

En las últimas décadas, el sulfato de magnesio se incluye en muchos tratamientos terapéuticos, tomando mucho auge e importancia. Se incluye en la terapia de una larga lista de trastornos y desordenes clínicos, entre los que se pueden destacar afecciones como:

1-Preeclampsia y partos pre-términos (nacimientos prematuro o parto ocurrido antes de la semana 37): En una madre preeclámptica el magnesio puede aportar muchos beneficios, entre los que podemos mencionar:

  • Incremento del flujo sanguíneo cerebral
  • Disminución del índice de resistencia sistémica vascular
  • Incremento del flujo sanguíneo uterino
  • Aumento del flujo sanguíneo renal
  • Promueve la liberación de prostaciclinas por las células endoteliales
  • Disminuye la actividad de la renina plasmática
  • Disminución de los niveles de enzima convertidora de angiotensina
  • Atenuación de la respuesta vascular a sustancias vasopresoras
  • Protege del daño isquémico
  • Reduce la agregación plaquetaria.
  • Se ha demostrado que reduce los riesgos en los bebes prematuros de parálisis cerebral.

2-Desórdenes cardiovasculares

3-Isquemia cerebral en proceso

4-Asma: el magnesio ayuda a relajar la musculatura lisa de las vías respiratorias, mecanismo que tiene un efecto broncodilatador y que se utiliza para tratar el asma severa, en pacientes adultos y pediátricos

5-Migrañas: ese trastorno o desorden bastante común abarca síntomas como dolor de cabeza intenso, nauseas y vómitos, incapacitando momentáneamente al que la padece, ya que no le permite realizar actividades productivas.

6-Síndrome Irukandji :el magnesio permite aminorar el conjunto de síntomas que causa la picadura de una medusa muy pequeña y venenosa de nombre Carukia barnesi que, habita en el norte de Australia y algunas playas del pacífico, incluye calambres, dolores intensos de los riñones, espalda y cabeza, sudoración, ansiedad, inquietud, ardor en la piel, náuseas, hiperventilación, oliguria, taquicardia, hipertensión, edema cerebral y descompensaciones cardíacas y pulmonares.

7-Estreñimiento: el sulfato de magnesio puede ser utilizado como laxante, pues al administrarse por vía oral ocasiona diarreas osmóticas (provocadas por la ingesta de sustancias que no se absorben). Esta cualidad puede funcionar para vaciar el sistema digestivo cuando ocurren envenenamientos por insecticidas y metales.

8-Envenenamientos por organofosforados (pesticidas artificiales empleados en el control de las plagas de insectos): administrar el sulfato de magnesio a los pacientes intoxicados por estos insecticidas resulta beneficioso, pues reduce la mortalidad de estos y su tiempo de hospitalización.

Al ser dosificado en las cantidades correctas que se consideran terapéuticas, el sulfato de magnesio  tiene efectos tóxicos irrelevantes.

Diferencia entre el sulfato de aluminio y de magnesio

El sulfato de aluminio es dañino cunado se ingiere o inhala, provoca tos y dificulta la respiración. Si entra en contacto con la piel o los ojos, puede causar irritación, enrojecimiento, picor y dolor. Si se ingiere sulfato de aluminio este causa irritación de los intestinos y estómago bastante grave, experimentando vómitos, náuseas y diarrea.

Es importante saber que si agregas agua al sulfato de aluminio se forma ácido sulfúrico, un compuesto que causa quemaduras muy graves si entra en contacto o toca la piel. A diferencia del sulfato de magnesio que se emplea mucho mas en el área terapéutica, su uso es mayormente aplicado en el sector industrial.

Sulfato de aluminio + Acetato de calcio

Esta medicina está es una solución de acetato de calcio y sulfato de aluminio, y se emplea para la terapia o tratamiento de alergias y diferentes afecciones de la piel. Normalmente estas alergias cutáneas  son una forma de reacción o respuesta exagerada que da el sistema inmunitario del organismo ante la proximidad o presencia de sustancias que son irritantes, conocidas comúnmente como alérgenos.

En general esta reacción alérgica se caracteriza por la aparición de erupciones cutáneas, picor constante y algunas veces intenso, enrojecimiento, urticaria, descamación cutánea o ampollas. Este tipo de fármaco  es una combinación elaborada para el tratamiento de alergias y afecciones cutáneas; al absorberse a través de la piel promueve la regeneración de los tejidos deteriorados.

Nombre o marca comercial

Domeboro

Historia

El fármaco conocido en el mercado como Domeboro, fue creado por el especialista cirujano Karl Heinrich August Burow. Este profesional de la medicina elaboró un preparado con: sulfato de aluminio, ácido acético, carbonato de calcio  y agua, que inicialmente fue un tratamiento muy utilizado para una dolencia denominada varicoflebitis (inflamación de venas varicosas).

La solución creada por el médico, inicialmente recibió el nombre de agua de Burow. Tiempo después fue perfeccionada e introducida al mercado por los laboratorios Dome recibiendo el nombre comercial de Domeboro.

Presentación

Cajas de doce sobres de 2,2 gramos cada una.

Gel refrescante.

Componentes

Cien gramos del fármaco contienen:

Acetato de calcio 36,4 gramos

Sulfato de aluminio 51,6 gramos

Excipientes

Indicaciones terapéuticas

El Domeboro es un fármaco con propiedades astringentes y emolientes, que brinda a la piel suavidad y humedad en el tratamiento de:

  • Afecciones inflamatoria de la piel, causadas por una reacción alérgica.
  • Reacciones a las picaduras de insectos o plantas tóxicas
  • Erosiones e inflamaciones cutáneas.
  • Dermatitis de contacto por alergia a joyería elaboradas con níquel
  • Alergias a jabones y detergentes.
  • Lesiones y molestias generadas por el pie de atleta o tiña del pie.

Gracias a sus propiedades astringentes seca erupciones, reduce la presencia de ampollas y el enrojecimiento, todo esto evita el rascado que genera complicaciones a una afección bastante molesta.

Usos o modo de empleo

Este fármaco tiene varias formas de uso y aplicación que dependen también de la afección, entre las que encontramos:

Uso como jabón

Se debe disolver de  1 a 3 paquetes de 16 onzas cada uno en agua fría o caliente, en esta condición ya puede ser empleado por el individuo, que solo debe enjabonar el área comprometida entre quince y treinta minutos o el tiempo que figure en las indicaciones del médico. Prepare solo la cantidad que va a utilizar.

Uso como compresa

Disolver de uno a tres sobres en agua tibia o fría y mezclar hasta conseguir una sustancia de aspecto homogéneo. Es obvio, que dependiendo de la cantidad de fármaco que emplee aumentará la concentración de aluminio.

Una vez se disuelva el polvo la mezcla está lista para usar. La forma adecuada es remojar un paño limpio y suave en la misma, este debe ser colocado sobre la zona afectada sin presionar ni restregar. Déjelo actuar entre quince y treinta minutos o según le indique su médico tratante. Debe desechar la solución restante una vez finalizada la aplicación, por lo que se recomienda preparar solo lo que va a utilizar.

Con el uso de este medicamento por lo general, se presenta un alivio rápido y eficiente al conjunto de síntomas que hace tan molesta e irritante estas afecciones cutáneas, demostrando en la mayoría de los casos ser más efectiva que las cremas y lociones ordinarias y habituales.

Precauciones

Debe evitar el contacto con la conjuntiva.

Farmacocinética y farmacodinamia

El fármaco se emplea cuando es necesario o se desea obtener un efecto astringente, aliviar la congestión y sedar o calmar el ardor y el picor. Este fármaco no es oclusiva, es decir su consistencia y textura no impiden la salida de aire o como se dice coloquialmente permite que la piel respire. Puede emplearse para los casos de dermatosis aguda. (Ver articulo: Acemetacina)

Contraindicaciones

No permita el contacto con los ojos

Suspenda el uso del medicamento si presenta alergia o hipersensibilidad a los componentes de la fórmula.

Usarlo de forma prolongada suele ocasionar resequedad en la piel.

Conservación y almacenamiento

No almacene en lugares húmedos

Evite la exposición directa al sol.

Almacene a temperatura ambiente, lejos de calor o frío extremo.

Al igual que los demás fármacos, debe mantenerse fuera del alcance y la vista de los niños y mascotas.

Interacciones

No se han presentado interacciones medicamentosas y de otro tipo.

No se han presentado cambios o alteraciones en pruebas de laboratorio por su uso.

Advertencias

Si la erupción o alergia se disemina por el cuerpo, ademas se percibe hinchazón en los ojos o la garganta y nota que la condición en general empeora luego de transcurrir siete días de tratamiento, debe acudir al medico.

Este fármaco es empleado en el tratamiento de las afecciones de la piel con buenos resultados, pero igualmente debe estar atento a otros síntomas que puedan desencadenarse por el proceso alérgico, como dificultad para respirar o si hay infección en las lesiones cutáneas.

Tratamiento para erupciones por plantas tóxicas

Esta combinación de sustancias, resulta beneficiosa e ideal para la terapia de las erupciones causadas por el contacto con ciertas plantas tóxicas, como lo son:

-La hiedra venenosa

-El zumaque venenoso

-El roble venenoso

La acción eficaz de este fármaco permite el alivio de la irritación, el ardor y el picor que es causado por el contacto con este tipo de hierbas o plantas.

Normalmente este tipo de plantas liberan un aceite que llamado urushiol y al entrar en contacto con ellas, ya sea al tocar o rozar las hojas y tallos, este aceite ejerce sus efectos dañinos sobre la piel.

La reacción alérgica, no suele ocurrir inmediatamente y en ciertas ocasiones no se presenta la irritación la primera vez que se entra en contacto ella, por el  sistema inmunológico ya está en alerta para defenderse en caso de ser atacado nuevamente por esta misma sustancia. Por lo tanto, si el cuerpo entrar en contacto con el urushiol de nuevo, es posible que se produzca una reacción alérgica ante la presencia de este agente agresor.

En algunos casos las reacciones ocurren entre veinticuatro y setenta y dos  horas posteriores a la exposición al veneno de la planta, estas se presentan como irritación, ampollas, protuberancias, enrojecimiento, ardor e inflamación de la piel.

Aditivos alimentarios

Los aditivos alimentarios son empleados en el sector industrial para mejorar la apariencia o sabor de los alimentos, así como extender su tiempo de duración, entre otras cosas.

La legislación que regula el uso de estas sustancias ha re-formulado las categorías de los aditivos cuya adición está permitida en alimentos y enzimas alimentarias. Son veintiséis categorías, que se presentan a continuación con algunas de sus características y funciones:

COLORANTES: sustancias que dan color a un alimento o devuelven y realzan su color original; por lo general incluyen componentes de alimentos y otros elementos de origen natural, que no suelen consumirse como alimentos y tampoco se usan como ingredientes alimentarios típicos.

PRESERVANTES: estos son los encargados de prolongar la vida útil de los alimentos, los protegen de la descomposición y deterioro que causa el desarrollo y proliferación de los microorganismos patógenos.

ANTIOXIDANTES: evitan el deterioro de los alimentos causado por la oxidación, como la rancidez de las grasas y las variaciones de color, lo que prolonga la duración y vida útil de los mismos.

REGULADORES DE ACIDEZ: Estas sustancias son las que controlan o modifican los niveles de acidez o alcalinidad de un producto alimenticio.

ACIDIFICANTES: estos se encargan de aumentar la acidez de un producto, en muchos casos les dan un sabor amargo. (Ver Articulo: Bromuro de otilonio)

ANTIAGLOMERANTE O ANTIAPELMAZANTE: estos aditivos reducen la tendencia de las partículas de los productos alimenticios a adherirse o pegarse entre sí, evitando que se formen grumos.

EDULCORANTES: estos son empleados para dar el sabor dulce a los alimentos cuando lo requieren y además como endulzante o edulcorante de mesa.

SOPORTES: estas sustancias son utilizadas para disolver, diluir, dispersar o modificar el aspecto físico de los aditivos alimentarios,  aromas, enzima alimentarias, nutrientes y otras sustancias que se agregan a los alimentos con fines nutricionales o fisiológicos, sin cambiar o alterar su función para facilitar su manejo, aplicación y uso.

AGENTES ANTIESPUMANTES: estos elementos previenen o reducen la formación de espuma.

AGENTES ESPUMADORES: son sustancias que permiten obtener una división o repartición pareja y  homogénea de un estado gaseoso en un alimento líquido o sólido.

ADENSANTES; estos elementos incrementan la consistencia y textura de un producto alimenticio.

EMULSIFICADORES: permiten elaborar y mantener mezclas de manera homogénea, cuando son elementos difíciles de unir o inmiscibles en un producto alimenticio.

ESTABILIZADORES: estos aditivos permiten mantener el estado físico y químico de los productos alimenticio, es decir evitar las pérdidas de color, tiempo de duración, sabor, en pocas palabras permitir que la actividad de otros aditivos se mantenga.

AGENTES DE MASA O CARGA: estos no aportan nada o casi nada al valor energético del alimento, pero permite aumentar su volumen.

AGENTES DE RESISTENCIA O ENDURECEDORES: esta destinados a dar firmeza y hacer mas crujientes ciertos alimentos, también se emplean en conjunto con agentes gelificantes para producir algún gel.

RESALTADORES DE SABOR: elementos que permiten mejorar o realzar el sabor o la fragancia de un producto alimenticio, uno de los más empleados y populares es el glutamato monosódico.

AGENTES GELIFICANTES: estos aditivos permiten dar o mejorar la consistencia de los productos alimenticios, formando un gel.

SALES DE FUNDIDO: es común su uso en la elaboración de quesos, sobre todo si son fundidos. Estas sustancias permiten dispersan las proteínas en el queso y lograr una repartición o distribución homogénea de los diferentes componentes, entre los que figuran las grasas .

SECUESTRANTES: son aditivos que promueven la formación de complejos químicos, con iones metálicos para incrementar o inhibir una reacción influenciada por este ion.

AGENTES DE RECUBRIMIENTO (incluidos los agentes lubricantes): brindan un aspecto brillante o en otros casos otorgan  un revestimiento que protegen al ser aplicado a la superficie o parte externa de un producto alimenticio.

HUMIDIFICANTES O HUMECTANTES: estos evitan que los alimentos se sequen al contrarrestar el efecto de la baja humedad atmosférica, además permiten o promueven la disolución de un polvo en un medio acuoso.

ÁLMIDONES MODIFICADOS: estas sustancias son el resultado de uno o más tratamientos químicos  aplicados a los almidones en ciertos alimentos, siendo sometidos a  tratamientos físicos o enzimáticos y pueden ser diluidos o blanqueados con elementos ácidos o alcalinos.

GASES DE ENVASADO: son gases muy distintos del aire, que se introducen en el recipiente, empaque o embalaje  de los productos antes, durante o después de introducir el alimento.

GASES PROPELENTES: son gases que suelen ser expulsados del empaque o contenedor del  producto alimenticio, diferentes del aire.

AGENTES LEUDANTES QUÍMICOS: son sustancias o combinaciones de las mismas que liberan gas y aumentan  el volumen de una masa o mezcla.

AGENTES DE TRATAMIENTO O MEJORADORES DE HARINAS: de estos se excluyen los emulsionantes, son aditivos o sustancias que se mezclan con la harina para mejorar su calidad de cocción. (Ver articulo: Metamizol )

Los polémicos agentes conservantes de alimentos

Los agentes o aditivos conservantes, se emplean para mejorar el almacenamiento y aumentar el tiempo de conservación de los productos alimenticios, evitando o reduciendo en lo posible el deterioro de los mismos. Este deterioro en los alimentos puede ser causado  por algunos factores químicos, físicos o microbiológicos.

Sin embargo es importante destacar que no todas las alteraciones causadas o relacionadas con microorganismos como: bacterias, hongos, levaduras, mohos, etc., se consideran perjudiciales o dañinas para los productos, ya que algunos procesos desencadenados por estos microorganismos son útiles para otorgar una fragancia o sabor particular y característico  al  producto alimenticio; tal es el caso del vino, el ron o el queso.

Estos aditivos son bastante utilizados porque protegen los alimentos principalmente de la acción de bacterias, hongos y mohos, situación que genera preocupación en la mayoría de los consumidores, que temen comprar alimentos en mal estado o que puedan volverse tóxicos debido a los microorganismos que se desarrollen, y multipliquen en el interior del envase o a la presencia de toxinas, sustancias toxicas o venenosas que en ciertas ocasiones pueden ser letales para los seres humanos.

En la industria alimenticia uno de los objetivos es tratar de evitar que esto suceda, por lo que existe un conservante específico que contrarresta o evita cada tipo de microorganismo y que tiene como objetivo proteger el producto.

Por esta razón, la presencia de diversos conservantes simultáneamente en productos alimenticios es bastante común, aunque mientras más conservantes se agregan a un alimento las dosis máximas del mismo disminuye, dependiendo con el número de conservantes utilizados.

Explicando de una manera más sencilla: cuando se usan dos conservantes juntos en el mismo producto, la dosis máxima permitida de estos se reduce a la mitad para cada sustancia, si  se usan tres, el valor se divide en tres y así sucesivamente.

Pertenecen a la categoría de agentes conservantes sustancias tales como:

Los antimicrobianos: permiten  limitar y dificultar la presencia, y el desarrollo de la flora bacteriana que se forma en los alimentos con el paso de los días causando alteraciones en el producto.

Algunas sustancias que están destinadas a otros usos pero que también presentan una acción similar al conservante.

Antioxidantes: estos aditivos permiten prolongar el período de conservación del alimento, ya que evita el deterioro que causan los procesos oxidativos normales, como lo son algunos cambios de color y sabor.

Los antioxidantes se incluyen en esta categoría de conservantes, porque evitan o dificultan la acción del oxígeno cuando entra en contacto con el producto. Están representados en la etiqueta del alimento con la letra «E» seguidas por un número que va desde 300 hasta 399.

Los conservantes deben obligatoriamente aparecer reflejados en la etiqueta del producto alimenticio, como cualquier otro aditivo. Generalmente aparecen impresos en la parte inferior de las etiquetas, debido a su reducido porcentaje de concentración.

Los conservantes se subdividen en nueve grupos que se muestran a continuación:

SORBATOS: desde el E200-209, pueden ser naturales o sintéticos y se emplean comúnmente en dulces, mermeladas, productos de panadería y pastelería, yogures, cremas, refrescos, bebidas energéticas, mantequillas, margarinas. Mayonesas, aderezos de ensalada, productos a base de carne, conservas de vegetales, frutas secas, claras de huevo deshidratadas, etc.

BENZOATOS: desde el E210-219, se obtienen de manera industrial disolviendo con diferentes hidróxidos. Se emplean para evitar la proliferación de levaduras, bacterias y algunos hongos. Se emplea en la elaboración de: cervezas sin alcohol, licores, jugos, zumos, helados, gelatinas, frutas en almíbar, mayonesas, salsas de tomate, salsas picantes, mermeladas, comidas pre cocidas, productos de pastelería y bollería, hummus, aceitunas, conservas de pescado y marisco, además están presentes en algunos enjuagues bucales, pastas dentales, jarabes para la tos, etc.

SULFITOS: desde E220-229, son conservantes de origen sintético provenientes de la combustión de ciertos minerales con azufre. Previenen la decoloración de los alimentos y la aparición de bacterias, enzimas, etc. En la panadería es útil en el proceso de amasado. Su uso es frecuente en galletas, caramelos, barras de cereal, vinagres, vinos, cervezas, sidras, ensaladas, encurtidos y conservas, frutos secos, productos a base de carne, productos elaborados con huevo, postres y dulces, etc.

BIFENIL, DIFENIL, TIABENDAZOL, FORMIATOS: desde E230-239, son de origen sintético y se emplean para prevenir bacterias y mohos en algunos sectores agrícolas, en cítricos, manzanas, peras, patatas, plátanos, champiñones; también en productos en conserva, como pescados, mariscos, quesos, puré de tomate, cerveza, carnes, etc. (Ver Articulo: Ketoprofeno)

NITRATOS, NITRITOS: desde E249-252, conservantes sintéticos, empleados para prevenir la aparición de bacterias y microbios. Se puede encontrar en embutidos y productos elaborados de carne, pescado y jamón, salazones, pates, alimentos curados, pizzas, etc.

ACETATOS: desde E260-264, son de origen natural y sintético, actúan como conservantes y acidulantes previniendo la aparición de hongos y bacterias. Es utilizado comúnmente en productos de panadería, salsas, mayonesa, ensaladas, productos elaborados con carne, etc.

LACTATOS: E270, E585, E1001vi, E325-329, son de origen natural o sintético y tienen también propiedades acidulantes, previene levaduras y hongos. Lo utilizan en la elaboración de vinos, cervezas, yogures, salsas, aceitunas, encurtidos, etc.

PROPIONATOS: desde E280-283, de origen natural y sintético, este aditivo previene hongos, bacterias y mohos. Se encuentra en productos de panadería y bollería, tortillas de trigo, bizcochos, pasteles y dulces, productos a base de carne y alimentos pre-cocinados.

ÁCIDO FOSFORICO: E338,de origen sintético se emplea como conservante por su propiedad acidulantes, se utiliza en gaseosas, zumos, jugos, leche evaporada, nata, natilla, polvos para hornear, quesos fundidos y rallados, productos a base de carne, salsas, postres, productos de panadería, etc.

Alimentos fuente de tintes y colorantes naturales

Como en algún momento se hizo con las carnes, en la industria alimentaria moderna la regla es no tirar nada y aprovechar todo lo que se pueda de la materia prima. Las empresas especializadas en el área actualmente, recogen diferentes residuos que deja el procesamiento de ciertos productos para obtener tintes y colorantes naturales.

Sin embargo, el uso de este tipo de tintes de origen natural principalmente vegetal tiene algunas limitaciones, en muchos casos brindan menos brillo y uniformidad que  los análogos artificiales. Además de ciertos problemas de estabilidad a la luz, altas temperaturas y calor.

Algunos aditivos de origen vegetal, utilizados con cierta frecuencia y durante mucho tiempo por la industria alimentaria, son:

Curcumina (E100), tinte color amarillo extraído de la cúrcuma

Clorofilas y clorofilina (E140), tintes verdes extraídos de ciertas plantas como las algas clorella.

Carotenoides: carotenos mixtos E160a (I) – Beta-caroteno E160a (II) de las zanahorias, acelgas , calabazas, etc.

Annatto (E160b), colorante natural amarillo rojizo, se extrae de las semillas del árbol de Bixa orellana

Capsantina, capsorubina: es el extracto de pimentón E160c

Licopeno (E160d) abundante en los tomates

Betanina se obtiene de la remolacha roja (E162)

Antocianinas:(E163), extraídas de uvas rojas y  bayas

Si recordamos el amarillo de la cúrcuma, el rojo de los tomates maduros y el verde oscuro de la espinaca y las acelgas, podemos entender porque son una fuente de color tan envidiable y por lo tanto no debería causar sorpresa que la industria alimenticia emplee varios alimentos de  origen vegetal como fuente de colorante en productos alimentarios. (Ver Articulo: Sulindaco)

Dejar Comentario