≡ Menu




Aprende todo sobre el medicamento Raltitrexed y mucho más

En la actualidad, muchas personas padecen una enfermedad considerada grave, ya que pone en riesgo la vida, en muchos casos, si su tratamiento no es exitoso, esta enfermedad se conoce como cáncer y para tratarla se emplean fármacos como el Raltitrexed, te invitamos a conocerlo.

AVISO: Este artículo es de carácter informativo recuerde siempre consulte a su médico antes de utilizar este u otro medicamento. Evite la automedicación.

A lo largo de los años, las industrias farmacéuticas, de la mano con científicos especializados, han desarrollado un sinnúmero de medicamentos, destinados a tratar todas aquellas patologías que acaecen al ser humano, con el simple objetivo de combatirlas y en muchos casos curarlas.

Todo esto es motivado, por el impulso de preservar la vida y aunado a esto, ofrecer la mejor calidad de vida que se pueda ofrecer a las personas.

Pero qué sucede cuando una persona desarrolla una enfermedad que representa una amenaza inminente para su vida, allí es donde entran los tratamientos a jugar un papel protagónico, así ocurre con las personas que padecen cáncer, la elección de su tratamiento se convierte en lo más importante.

Para tratar el cáncer se emplean medicamentos antineoplásicos, estos fármacos vienen en muchas formas y presentaciones, y se emplean de acuerdo a las necesidades de cada paciente, un ejemplo de medicamento antineoplásico es el Raltitrexed.

¿Qué es el Raltitrexed?

El Raltitrexed es un fármaco que se aplica como quimioterapia en el tratamiento del cáncer colorrectal. Este medicamento se ubica en el grupo anti metabolito, y actúa como un inhibidor de la enzima timidilato sintetaza, interrumpiendo la secuencia de la cadena del ADN y matando a la célula tumoral.

raltitrexed

¿Para qué sirve el Raltitrexed ?

Este medicamento antineoplásico sirve para tratar la neoplasia maligna o cáncer intestinal, en estado avanzado, cuando otros tratamientos no han sido eficaces. Habitualmente en el cáncer colorrectal se emplea una terapia conocido por sus siglas 5 FU-LV, las cuales se refieren a un tratamiento de fármacos combinados, el cual se aplica en conjunto con radioterapia.

Cuando ese tratamiento falla, o simplemente, está contraindicado su uso para el paciente, entonces se emplea el Raltitrexed. Usualmente se considera una terapia paliativa ya que la neoplasia se encuentra muy avanzada. (Puede que también te interese saber sobre Dacarbazina.)

Mecanismo de Acción

El Raltitrexed tiene un mecanismo de acción en el que cumple el papel de inhibidor se lectivo de la enzima timidilato sintetaza, esta enzima juega un papel importante en la replicación del ADN tumoral. Al inhibir la timidilato sintetaza, el Raltitrexed fractura la cadena de ADN tumoral y la separa, ocasionando la consecuente muerte de dicha célula tumoral. Este fármaco actúa entrando al interior de la célula y metabolizándose para mantener su efecto por más tiempo.

Indicaciones

Este medicamento antineoplásico, está indicado en pacientes adultos que padecen cáncer colorrectal en etapa avanzada, que han sido tratados con 5 FU-LV sin éxito. Este fármaco puede ser empleado en pacientes de la 3ra edad con precaución, pero no se recomienda su uso en niños ni en mujeres embarazadas, ya que podría tener efectos secundarios importantes.

Antes de iniciar un tratamiento farmacológico con cualquier antineoplásico, es de suma importancia explicar al paciente con palabras claras y fáciles de entender, los siguientes aspectos:

  • El diagnóstico que ha recibido y cuál es su pronóstico.
  • El tratamiento de primera línea para su patología.
  • Que otros tratamientos se pueden emplear en su patología.
  • Los efectos secundarios que podría presentar con el uso de este medicamento.
  • Las reacciones adversas que puede tener el uso de este medicamento.
  • Los beneficios de una terapia medicamentosa exitosa con este fármaco.
  • Los riesgos de no recibir tratamiento, o no utilizar este medicamento.
  • Las pautas que el paciente deberá seguir durante su tratamiento, con el fin de lograr éxito en su recuperación.
  • Permitir al paciente aclarar todas las dudas que tenga respecto a su patología y al tratamiento de la misma.

Cáncer Colorrectal

En primer lugar, es importante saber, que el intestino es un tejido de forma tubular, que va desde el estómago hasta el ano, y que tiene como función llevar a cabo la etapa final del proceso digestivo, absorbiendo lo que pueda ser de utilidad y desechando el resto en forma de heces. El intestino se divide en 2 grandes tipos, el intestino delgado y el intestino grueso.

El intestino delgado es la primera parte del tramo intestinal y se subdivide en segmentos, el duodeno, el yeyuno y el ilion, mientras que el intestino grueso es el tramo final del intestino y se divide en apéndice, ciego, colon ascendente, colon transverso, colon descendente, colon sigmoide y recto.

El cáncer colorrectal ocurre cuando las células intestinales comienzan a multiplicarse de forma rápida y descontrolada, y se transforman en células tumorales, el cáncer colorrectal puede tener origen tanto en el colon como en el recto y extenderse desde allí u otras partes del cuerpo. Puede darse en distintos tipos de células, sin embargo, siendo sus características tan similares entre sí, se les ha clasificado en una sola categoría, cáncer colorrectal.

Este tipo de cáncer, comienza con la aparición de lesiones o abultamientos en la parte interna del colon o del recto. A estos abultamientos se les conoce como pólipos, pero esto no quiere decir que todos los pólipos den origen a cáncer colorrectal.

Los pólipos pueden ser de diferentes tipos, entre ellos:

  • Adenomatosos: también llamadas adenomas, son lesiones abultadas que se presentan en la capa mucosa que recubre la parte interna del intestino grueso, son denominadas precancerosas, por lo que dan frecuentemente, origen a cáncer colorrectal.
  • Hiperplásicos: Son lesiones abultadas benignas de la capa mucosa. No dan origen a cáncer colorrectal.
  • Inflamatorios: Son lesiones inflamatorias de la capa mucosa del intestino. No dan origen a cáncer colorrectal.

Siempre es importante prestar atención a cualquier cambio o manifestación de nuestro cuerpo, algunas señales de alerta para los pacientes que tienen pólipos son, tener más de dos, que estos sean de un tamaño mayo a 1 centímetro, si al extirpar y analizar un pólipo este presenta células anormales.

El crecimiento de las células tumorales colorrectales puede darse de tres formas:

  • Local: Cuando la expansión de las células tumorales es de adentro de la pared interna del intestino hacia afuera del mismo, a través de las capas de la pared intestinal.
  • Linfático: Cuando las células tumorales migran hacia algún órgano cercano y de allí acceden al sistema linfático, donde pueden propagarse a los ganglios linfáticos.
  • Hematógeno: Cuando las células tumorales migran al torrente sanguíneo y de allí alcanzan a invadir ciertos órganos como el hígado, los pulmones, el cerebro e incluso hasta los huesos.

Las células tumorales del cáncer colorrectal suele expandirse más frecuentemente, a través de la pared intestinal, esto quiere decir que su migración no suele ser a lo largo del intestino, sino de la parte interna a la externa del intestino. De esta forma se determina en qué etapa se encuentra el cáncer, sabiendo cuanto se ha extendido a través de las capas intestinales. Esto no quiere decir que no pueda extenderse a lo largo del intestino, sino que es menos frecuente que suceda de esa manera.

Tipos

  • Adenocarcinoma: Es un tipo de neoplasia maligna que tienen origen en las células que conforman la capa mucosa interna del intestino, particularmente en el colon y el recto. Este tipo es el más común de los cánceres colorrectales.
  • Tumores carcinoides: Este tipo de neoplasia maligna tiene origen en las células hormonales del intestino y suele ser de los menos frecuentes.
  • Tumores estromales gastrointestinales: En este tipo de neoplasia maligna, las células tumorales parten desde las células sanas de la pared del intestino, estas células son conocidas como células intersticiales. Son un tipo poco frecuente y rara vez se originan en el colon.
  • Linfomas: Son células tumorales que se originan en las células del sistema inmunológico, como estas células puede estar en distintas partes del cuerpo, estas células tumorales se pueden originar en el colon o en el recto. Uno de los fármacos empleados en el tratamiento de cierto tipo de linfomas es el Ibrutinib.
  • Sarcomas: Son células tumorales que se originan en los tejidos del tipo blanco, como los músculos, y debido a que las paredes intestinales están compuestas de musculatura lisa, se pueden originar las células tumorales allí. Suelen ser muy poco frecuentes a comparación de los adenocarcinomas.

Diagnóstico del cáncer colorrectal

Para el diagnóstico del cáncer colorrectal se puede emplear varias herramientas diagnósticas como:

  • Imagenología: Son todos aquellos estudios que se puede realizar un paciente para evidenciar cualquier alteración (visible) que pueda existir en su organismo. En el caso del cáncer colorrectal, debido a que el tumor se origina en la parte interna del intestino, una forma de visualizarlo es a través de una colonoscopia. También se pueden emplear los rayos x, las tomografías, las resonancias magnéticas y las ecografías.

raltitrexed

La colonoscopia es una técnica visual especializada, que emplea una cámara de vídeo que se introduce al paciente, previamente sedado, por medio del ano y de forma ascendente por el recto y el colon, lo que permite ver a través de una pantalla en el exterior, el interior del paciente, y constatar el estado del intestino.

De haber alguna alteración, esta puede ser evidenciada con este estudio.

  • Biopsia: Consiste en la toma de una muestra del tejido que se sospecha tumoral, por medio de un corte, una punción o una extirpación.

En el caso del intestino, la biopsia puede tomarse al mismo momento que se realiza la colonoscopia, empleando unas pequeñas pinzas propias de este tipo de equipos, también es posible realizarla de otra manera, se puede realizar punción con ecografía, que suele ser muy poco común, o extirpación a través de una cirugía.

  • Exámenes de sangre: Esa técnica se emplea para evaluar los niveles hematológicos del paciente. Cuando existe cáncer colorrectal este suele propiciar un sangrado, lo cual podría reflejarse en los exámenes sanguíneos como una disminución de glóbulos rojos en el contaje normal de la sangre.

Síntomas

Como en muchos tipos de cáncer, en el cáncer colorrectal, los síntomas no suelen aparecer en las etapas iniciales de la enfermedad, suelen presentarse cuando esta está más avanzada, estos síntomas pueden ser:

  • Pérdida de peso, sin motivo aparente.
  • Alteración en el rito habitual de las evacuaciones.
  • Diarrea o estreñimiento.
  • Alteración de color, cantidad o forma de las heces.
  • Sangrado rectal.
  • Cólicos intensos y frecuentes.
  • Sensación consecuente de malestar general.
  • Sensación de desmayo o debilidad extrema.

Causas

Las causas exactas del desarrollo del cáncer no están 100% claras, pero existen ciertos factores de riesgo a los que se les atribuye la responsabilidad de propiciar el origen del cáncer, particularmente del colorrectal, son:

  • Antecedentes médicos: Cuando un paciente ha presentado afecciones intestinales constantes a lo largo de su vida, particularmente las personas que padecen de pólipos son las más propensas a desarrollar cáncer colorrectal.
  • Factores hereditarios: La predisposición genética es un factor importante para desarrollar cáncer, cuando algún familiar directo (padre o madre) ha padecido de cáncer, es posible que algún gen predisponente pueda pasarse a la descendencia.
  • Estilo de vida: Cuando una persona lleva una alimentación poco saludable, consume alcohol en exceso, sufre de estreñimiento y no se trata o toma medidas, esto lo predispone a desarrollar cáncer colorrectal.
  • Envejecimiento: La edad avanzada no solo predispone a las personas a padecer cáncer ya que de acuerdo con ciertos estudios estadísticos la mayor incidencia de cáncer colorrectal es en pacientes mayores de 65 años, sino que lo predispone también a otras enfermedades.

Es importante tener en cuenta que estos factores no son una regla, es decir, que no significa que todas las personas que presentan alguna de estas condiciones vayan a desarrollar cáncer, por ejemplo, una persona que haya tenido un familiar directo que haya padecido de cáncer, no significa que obligatoriamente esta persona va a desarrollar cáncer.

Tratamiento

En primera instancia, previo a iniciar un tratamiento, se debe determinar la etapa y extensión del cáncer colorrectal de la persona.

  • Etapa inicial: en esta etapa las células tumorales se encuentran localizadas o limitadas a la parte superficial de la mucosa intestinal y en una solo área (como concentradas en el pólipo o abultamiento).
  • Etapa I: En esta etapa las células tumorales han comenzado a propagarse a través de la pared intestinal sin invadir la capa muscular.
  • Etapa II: Para este punto las células tumorales se han propagado a las capas más externas del intestino e incluso puede que alcancen órganos cercanos a la lesión.
  • Etapa III: En esta etapa las células tumorales han alcanzado el sistema linfático y han llegado a los ganglios.
  • Etapa IV: Cuando se ha llegado a este estadio, las células tumorales han migrado a otros órganos no tan cercanos, particularmente órganos como el hígado, los pulmones y el cerebro. Incluso en esta etapa las células tumorales pueden invadir los huesos.

raltitrexed

Por otra parte para determinar la extensión o profundidad de la neoplasia se emplea la siguiente clasificación:

  • Estadio A: Las células tumorales están solo en la capa mucosa.
  • Estadio B1: Las células tumorales se alojan en la pared intestinal sin atravesarla.
  • Estadio B2: Las células tumorales atraviesan la pared intestinal.
  • Estadio C: Las células tumorales alcanzan el sistema linfático y los ganglios.
  • Estadio D: Las células tumorales han alcanzado órganos cercanos y/o lejanos de punto de partida.

Una vez que se haya determinado la etapa en la que se encuentra la neoplasia y la extensión que haya alcanzado, entonces se pueden emplear los siguientes tratamientos:

  • Tratamiento quirúrgico: Se trata de la extirpación del área tumoral del intestino, por lo general, se extirpa el área dañada y también un área sana para asegurar que no se extiendan las células tumorales, se puede extirpar incluso una sección del intestino y realizar una colostomía.

La colostomía consiste en exponer el colon al exterior, donde el paciente evacuara directamente en una bolsa, esto con el fin de mantener vigilancia sobre el intestino y que no reaparezcan las células tumorales, asegurarse del funcionamiento intestinal correcto y permitir la restauración sana del intestino. Esta colostomía suele ser transitoria y posteriormente es restablecido el transito gastrointestinal normal. ( Si quieres saber más sobre estos fármacos, te invitamos a leer sobre Temozolomida.)

Este tratamiento se puede aplicar en cualquier etapa y estadio de la enfermedad y suele ser la primera elección de tratamiento en cáncer colorrectal.

  • Quimioterapia: Consiste en emplear fármacos antineoplásicos con el objetivo de evitar la multiplicación de las células tumorales y matar las ya existentes, para resolver la enfermedad. Esta puede ser aplicada de forma oral o intravenosa, de acuerdo a la elección medicamentosa que realice el especialista.
  • Radioterapia: La cual se lleva a cabo emitiendo radiaciones, particularmente de rayos x, directamente sobre el paciente y focalizada a la zona intestinal. Esta terapia suele aplicarse en conjunto con el tratamiento quirúrgico y la quimioterapia.
  • Terapia Biológica: Consiste en emplear medicamentos que fortalezcan el sistema inmunológico para que este pueda combatir las células tumorales y colaborar en su erradicación.
  • Tratamiento psicooncológico: Comprende todas aquellas herramientas de apoyo emocional y mental que puedan ser empleadas en pro de la salud psíquica del paciente, ya que una mente sana puede influir en un cuerpo sano y viceversa. En todas las patologías crónicas se recomienda el apoyo psicológico profesional, tanto para el paciente en si, como para los familiares que puedan verse afectados.
  • Tratamiento alternativo: Aunque no se considera como un tratamiento oficial, muchas personas complementan su tratamiento médico con tratamientos alternativos como la musicoterapia, risoterapia, terapia de respuesta espiritual y otras que le puedan brindar beneficios adicionales al tratamiento médico.

Prevención

Para llevar a cabo la prevención, es necesario evitas o reducir los factores de riesgo que puedan desencadenar la aparición de cáncer colorrectal, entre estas medidas tenemos:

  • Cuando sea diagnosticado un pólipo es importante tratarlo, bien sea con vigilancia o con su extirpación para minimizar el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal.
  • Llevar un estilo de vida saludable minimiza los riesgos, esto va de la mano con una dieta sana y evitar la obesidad, una vida libre de hábitos tabáquicos y consumo excesivo de alcohol, ejercitarse para evitar el sedentarismo, realizar actividades al aire libre y todo aquello que pueda mejorar la calidad de vida de una persona.
  • Si se conoce de algún familiar relacionado directa o indirectamente a la persona, que haya padecido cualquier tipo de cáncer, se deben realizar chequeos periódicos o de forma regular para asegurarse de que todo se encuentra bien, o por el contrario realizar un diagnóstico oportuno de cualquier neoplasia. Recuerde que un diagnóstico temprano mejora el pronóstico de la enfermedad.
  • Mantener un control médico más frecuente con el paso de la edad es importante para mantener bajo control los factores de riesgo.
  • Acudir al médico cuando exista sospecha de cualquier anormalidad también representa una forma de prevenir.
  • Informarse es un aliado en la prevención de enfermedades de todo tipo.

Nombre Comercial

Este fármaco se encuentra en el mercado habitualmente con el nombre de Tomudex en presentación para administración endovenosa, en concentración de 2 mg. Es producido por muchos laboratorios bajo este nombre, pero también puede encontrarse como Tomyaekc con la misma presentación y concentración que el Tomudex.

El Raltitrexed además de contener como principio activo el Raltitrexed, también contiene como excipientes el fosfato sódico, manitol e hidróxido sódico.

Este medicamento no es de primera línea para el tratamiento del cáncer colorrectal, a diferencia del 5 FU- LV, más bien se emplea como tratamiento para estadios avanzados o tratamiento paliativo en el cáncer colorrectal. Un medicamento que se puede emplear en el tratamiento conjunto de este fármaco es el Ramucirumab, que se utiliza también en el tratamiento de de cáncer de esófago.

raltitrexed

Dosis

Generalmente se indica la dosis de acuerdo al cálculo de la superficie corporal del paciente, a razón de 3 mg por metro cuadrado de superficie corporal, se aplica una dosis única por vía endovenosa, diluido en un mínimo de 50 cc de solución fisiológica o dextrosa, hasta un máximo de 250 cc, su administración de debe durar un tiempo mayor a 15 minutos.

Frecuentemente se indica 1 administración y un período de descanso de 21 días y se administra de nuevo. Se aplican varios ciclos, el número de ciclos está determinado por el médico especialista, en base a la respuesta del paciente y a sus características particulares.

Además, este fármaco aunque no es fotosensible, no debe exponerse al calor ni a al sol directamente, debe conservarse en un lugar fresco y seco, libre de agentes ambientales que puedan alterarse. Siendo que su administración es endovenosa, su uso es exclusivamente ese, no debe ser ingerido por vía oral.

Este medicamento debe ser administrado en el lugar destinado para ello, un centro asistencial de salud, bajo las medidas sanitarias reglamentarias, y por un profesional formado para tal fin. Por ser un medicamento antineoplásico, su uso es delicado y no debe ser objeto de automedicación bajo ninguna circunstancia.

Efectos Secundarios

Este fármaco comparte efectos secundarios comunes con otros antineoplásicos, entre ellos están:

  • Dolor de cabeza.
  • Dolor abdominal.
  • Cambios en el ritmo de evacuaciones.
  • Diarrea o estreñimiento.
  • Debilidad o sensación de desmayo.
  • Pérdida del apetito y consecuente disminución de peso.
  • Pérdida parcial o total del cabello, incluso puede disminuir el espesor de las cejas y el bello corporal.
  • Edematización de las extremidades o de la cara.
  • Dolor en los músculos o articulaciones.
  • Comezón, erupción o irritación de la piel.
  • Cansancio extremo.
  • Náuseas y vómitos.
  • Hematomas.
  • Sangrado de las mucosas.
  • Lesiones tipo aftas en la boca.

raltitrexed

Es importante tener en cuenta que no todos los pacientes presentan todos los efectos secundarios, y que en los casos que se presentan su intensidad es variable. Cada persona es particular y su organismo reacciona de manera distinta al de otra persona, aun siendo sometidas a la administración del mismo fármaco.

Reacciones Adversas.

Las reacciones adversas son todos aquellos efectos que no son deseados y que se pueden originar a partir de la utilización de un fármaco, y que pueden ocasionar deterioro en el organismo de la persona que lo recibe. Algunos efectos secundarios del uso de Raltitrexed, que se han evidenciado son:

  • Aparición de infecciones oportunistas.
  • Desarrollo de coágulos o trombos sanguíneos.
  • Puede afectar la fertilidad.
  • Interactúa de forma negativa con otros medicamentos.
  • Afecta el embarazo.
  • Puede atravesar los fluidos corporales, el semen las secreciones vaginales y la leche materna.
  • Daño hepático colateral.

De la misma forma que en los efectos secundarios, esto no quiere decir que todos los pacientes presenten de manera obligatoria estas reacciones adversas, sino que existe la posibilidad de que se presenten al utilizar el fármaco.

Una recomendación que suele darse a los pacientes que padecen cualquier tipo de cáncer y se encuentran en tratamiento, es utilizar tapaboca como herramienta preventiva para evitar contraer cualquier otra patología oportunista, también se le recomienda alimentarse de la forma más sana posible, ejercitarse levemente, dormir el tiempo que requiera y mantener un estilo de vida saludable, libre de tabaco, alcohol y otros hábitos que puedan desmejorar su salud.

Contraindicaciones

Esto significa, que deben abstenerse de utilizar este medicamento, todas aquellas personas que cumplan con las siguientes condiciones:

  • Personas con patologías previas o actuales asociadas al hígado que hayan ocasionado algún daño al órgano.
  • Pacientes embarazadas.
  • Pacientes en período de lactancia materna.
  • Pacientes con sensibilidad o alergia al principio activo o a los excipientes del medicamento.
  • Personas que hayan presentado efectos secundarios severos al medicamento.
  • Personas que hayan presentado reacciones adversas severas derivadas del uso del medicamento.
  • Personas con patologías previas o actuales asociadas a los riñones, que hayan afectado la función renal.
  • Pacientes que estén consumiendo ácido fólico o multivitamínicos que lo contengan.

También existen factores para los que hay que tomar ciertas precauciones, sin que esto signifique una contraindicación total del fármaco, estos son:

  • Pacientes de la 3ra edad avanzada.
  • Pacientes cuyo estado general de salud no sea bueno (asociado a otras patologías).
  • Pacientes que hayan tenido un embarazo relativamente reciente.
  • Pacientes con un estado hepático no óptimo.
  • Pacientes en tratamiento con otros medicamentos.

Dejar Comentario