≡ Menu




Descubre todo sobre el medicamento Obinutuzumab

El Obinutuzumab es un anticuerpo monoclonal para el tratamiento de la leucemia linfocítica crónica, sigue leyendo este articulo y podrás conocer todo sobre el.

obinutuzumab 2

¿Qué es el Obinutuzumab?

El Obinutuzumab es un anticuerpo monoclonal para el tratamiento de la leucemia linfocitica crónica, la cual ataca los glóbulos blancos, su administración  reduce de forma significativa el avance de esta enfermedad.

El nombre comercial del medicamento es Gazyva, en ciertos casos algunos médicos utilizan este nombre, sin embargo lo más común es utilizar su nombre genérico Obinutuzumab. Al ser este un medicamento ya probado los médicos pueden utilizarlo en el tratamiento de otras enfermedades si lo consideran adecuado.

La leucemia o cáncer en la sangre es una enfermedad en los tejidos de la sangre y la médula ósea, de esta enfermedad existen muchos tipos, entre los cuales se pueden mencionar: la leucemia linfocítica crónica, la leucemia linfoblástica aguda y la leucemia mieloide aguda. Esta suele ser una enfermedad de desarrollo lento, por lo cual muchos de los pacientes no presentan síntomas.

También existen tipos de este cáncer de desarrollo rápido, en este caso algunos de los síntomas son: pérdida de peso, infecciones usuales, sangrado, aparición de hematomas fácilmente, fatiga, entre otros síntomas.

Dependiendo del tipo de leucemia que se diagnostique el tratamiento varia, las que son de desarrollo lente suelen tratarse con simples controles médicos, mientras que en el caso de leucemias mas graves y de desarrollo rápido se utilizan tratamientos como quimioterapia, trasplante de células madres, radioterapia, entre otros.

El Obinutuzumabes uno de los medicamentos que se ha utilizado para el tratamiento de este tipo de cáncer, específicamente la leucemia linfocitica crónica (LLC), un tipo de leucemia que surge a partir de los glóbulos blancos de tipo conocido como células B, esta suele ser una enfermedad de avance lento que es más común en los adultos de edad avanzada.

Este tipo de leucemia puede tardar muchos años en presentar síntomas y en la mayoría de los casos el tratamiento no es necesario en las primeras etapas, sin embargo mientras más a tiempo se diagnostique y sea tratada hay mayores posibilidades de que se pueda curar y de que presente menos complicaciones.

Según estudios efectuados, al combinar el anticuerpo monoclonal Obinutuzumab a la quimioterapia estándar se reduce significativamente el avance de este tipo de cáncer que ataca los glóbulos blancos. También te recomiendo ver este artículo sobre el Ofatumumab, un medicamento empleado para el tratamiento de la leucemia linfática.

Este medicamento es considerado un anticuerpo citolítico dirigido a la molecula CD20, creado en un laboratorio para fijarse o adherirse al sistema inmunológico, logrando así evitar el crecimiento de la célula que lo une, esto para casos específicos de tratamiento de la leucemia.

obinutuzumab 5

Cuando se inicia el tratamiento con en Obinutuzumab, este se une a las células del  paciente que padece este tipo de cáncer, disminuye el reconteo de los glóbulos blancos al mismo tiempo que ataca las células malignas y las destruye, logrando así ser un gran aliado en el tratamiento de esta enfermedad que ataca el sistema inmunológico.

El Obinutuzumab, se une a la célula que del paciente que padece este tipo de cáncer (leucemia) atacando estas células malignas y destruyéndolas.

Los científicos que realizan pruebas para descubrir una tratamiento que  pueda contrarrestar la leucemia, estudian las células en los laboratorios, analizando los antígenos que se encuentran en su superficie, utilizando para ello células animales y humanas, con el objeto de crear un un anticuerpo especifico que se une al antígeno ideal para las células cancerígenas, y logrando finalmente su completa destrucción.

Cuando este anticuerpo se adhiere a las células cancerígenas que generan la afectación a los glóbulos blancos tiene una máxima efectividad y en una minina afectación a las células sanas, por lo que Obinutuzumab, es considerado unos de los medicamentos más indicados para este tipo de cáncer.

Para iniciar el tratamiento con el Obinutuzumab es sumamente importante, que previamente se hayan detectado y estudiado de forma específica sus antígenos y sus anticuerpos, además la aplicación de dicha terapia no debe exceder de dos años.

El Obinutuzumab es el nombre genérico de un fármaco anticanceroso, considerado un anticuerpo citolítico que está indicado y puede ser prescrito con otros medicamentos para el tratamiento efectivo de los pacientes que padecen la leucemia linfocítica crónica.

La acción del Obinutuzumab, va dirigida al antígeno CD20, sobre los linfocitos que presentan características normales, aplicado el tratamiento este actúa sobre las defensas inmunitarias naturales del organismo las cuales se impulsan y atacan para exterminar los linfocitos B con características de malignidad.

Después de muchas investigaciones de científicos preocupados por al avance de las enfermedades cancerígenas, se ha demostrado  que las células madre no poseen el antígeno CD20, lo cual resulta beneficios por cuanto esto permite la regeneración de los linfocitos B saludables, posteriores a la administración del tratamiento.

Presentación

Cada vial de 50 ml contiene una dosis única de 1.000 mg de Obinutuzumab en 40 ml de concentrado líquido (25 mg/ml), en un excipiente compuesto por: L-histidina 57,6 mg, L-histidina clorhidrato monohidrato 89,6 mg, dihidrato de trehalosa 3.632 mg, poloxámero 188: 8 mg y agua para inyectables c.s.p 40 ml. Acción terapéutica Agente antineoplásico, anticuerpo monoclonal.

Obinutuzumab, no posee la presentación de la formula en comprimidos.

Estudios o Evaluaciones Previas

Antes del iniciar la terapia con el anticuerpo monoclonal Obinutuzumab, se deben efectuar ciertos estudios médicos que descarten la presencia de otra enfermedades, ya que en caso de enfermedades crónicas, este tratamiento puede aumentar los riesgos durante su aplicación.

Es necesario y estrictamente indispensable que previo a la prescripción de la terapia monoclonal del Obinutuzumab, los pacientes debían tener LLC CD20+ demostrada, y una o ambas de las siguientes: Puntuación de comorbilidad de acuerdo con  la Escala CIRS mayor a 6 o función renal reducida con un valor de clearance de creatinina (ClCr)<70 ml/min.

Se recomienda que antes de iniciar el tratamiento con el Obinutuzumab, se deben practicar los exámenes necesarios para descarta enfermedades cardiovasculares, mediante electrocardiogramas de ventriculografía nuclear. (Ver también: Docetaxel)

Dichos exámenes médicos se deben practicar cada dos meses mientras se aplique el tratamiento, esto con el fin de descartar la presencia de insuficiencia cardíaca, lo cual dependiendo de su intensidad puede originar la suspensión del tratamiento médico, también se recomienda efectuar dichos estudios cada dos meses después de culminado el tratamiento.

Antes de dar inicio al tratamiento es imprescindible que el médico tratante ordene la realización de la prueba de embarazo antes y después de la aplicación del tratamiento. Así mismo, la paciente debe solicitar a su médico que le recete el anticonceptivo idóneo  y efectivo para la prevención del embarazo, antes, durante y hasta seis meses después de terminar la aplicación del tratamiento. Igualmente se recomienda el uso de anticonceptivos como condones para la pareja del paciente afectado.

Indicaciones

Para la Leucemia Linfática Crónica (LLC), esta terapia se debe administrar por vía intravenosa, tras dilución como perfusión intravenosa empleando una vía específica y  lentamente. El tiempo de duración de la aplicación va a depender de si con anterioridad había recibido terapia con este fármaco y de cómo su organismo lo tolera.

Antes de comenzar a aplicar el fármaco, se pueden administrar otros medicamentos tales como acetaminofén o esteroides,  lo que ayuda a disminuir los efectos secundarios que se pueden producir durante y hasta veinticuatro horas después de su aplicación.

En cuanto a la cantidad y frecuencia con que se prescribirá el uso del Obinutuzumab, va a depender de muchos factores, tales como la talla, altura y peso del paciente, el estado de salud en que se encuentra su organismo, el tipo de cáncer y lo avanzado que se encuentre, y si ha padecido anteriormente la enfermedad y si ha utilizado en otras ocasiones terapia con este fármaco o con otro similares.

Mientras se está realizando la colocación del medicamento se debe mantener al paciente en estrecha vigilancia, estando sumamente alerta e informar inmediatamente si se presenta algún dolor, inflamación o ardor en el lugar donde se está realizando la infusión, también se debe estar alerta ante la presentación de palpitaciones, escalofríos, dolor de pecho o dificultad en la respiración.

Se debe estar alerta, debido a que dichos síntomas pueden indicar una reacción negativa del organismo hacia la administración del medicamento; e inmediatamente cuando se presente alguno de los síntomas mencionados, se debe interrumpir el procedimiento y verificar si se puede aplicar más lentamente, ya que en la mayoría de los casos al disminuir el ritmo luego de que hayan cedido los síntomas no se vuelve a presentar ningún otro problema.

Controles durante el tratamiento

De forma periódica el médico tratante debe ordenar estudios de recuentos sanguíneos completos, cuando se está recibiendo la terapia monoclonal con el Obinutuzumab, a objeto monitorear constantemente el reconteo de los glóbulos blancos, lo cual aumenta los riesgos de que el paciente pueda sufrir con frecuencia de infecciones y estados febriles.

Para controlar los efectos secundarios que puedan producir la terapia con el Obinutuzumab, el médico tratante podrá ordenar que se realicen análisis para el comprobar el estado en que se encuentran los riñones y el hígado.

En caso de que el paciente tenga antecedentes de afecciones cardíacas, el médico tratante esta en el deber de prescribir que se le practiquen los estudios cardíacos necesarios para evitar la fracción de eyección del ventrículo izquierdo.

La práctica de exámenes de descarte de un posible embarazo, es otro de los estudios que se hacen indispensables cuando se administra este tratamiento, ya que no se recomienda su aplicación en personas embarazadas, por cuanto puede afectar el desarrollo del feto.

No olvide informar a su médico tratante sobre todos los medicamentos que puede estar tomando para el control de otras enfermedades, mientras recibe esta terapia, incluyendo los que posen receta médica y los que se venden sin receta médica, tales como vitaminas, fórmulas naturales, entre otros.

El examen de sangre para descartar la presencia de la Hepatitis B, es un estudio que se debe realizar durante el tratamiento con este anticuerpo, solamente a los pacientes que han sufrido de Hepatitis B previamente, por lo que es posible que este virus se reactive.

Durante la aplicación de la terapia con el anticuerpo denominado Obinutuzumab, suspenda el proceso de lactancia materna, ya los químicos que componen esta terapia se pueden trasladar al bebé mediante la lactancia materna.

La leucemia linfocítica crónica es una enfermedad más común en adultos mayores, por lo cual cuando se presenta en este tipo de personas se debe tener mucho más cuidado al momento de aplicar el tratamiento y además, estar muy al pendiente de los otros síntomas o problemas que se puedan presentar durante el uso del medicamento.

Uso del Obinutuzumab con otros fármacos

A través de diversos estudios se ha demostrado que el  Obinutuzumab puede ser utilizado en combinación con Clorambucilo, en tratamiento de pacientes que padecen de un tipo de cáncer conocido como leucemia linfática crónica, con alto índice de morbilidad y que no son aptos para recibir tratamiento con otro tipo de quimioterapia.

En estudios realizados recientemente, se ha demostrado que la quimioterapia del uso del Obinutuzumab con la bendamustina, en pacientes que padecen de linfoma folicular avanzado y que no han recibido previamente con otros fármacos y que requieran de un tratamiento sistémico, resulta ser un tratamiento que reduce de manera significativa el progreso de esta enfermedad.

Prevención de infecciones durante el tratamiento

Es sumamente importante saber que existen ciertas previsiones o medidas que se deben tener en cuenta cuando se está bajo la administración del tratamiento con el anticuerpo monoclonal Obinutuzumab, las cuales mencionamos a continuación:

Con el objeto de evitar el riesgo de sufrir infecciones, el paciente que está bajo la aplicación de este tratamiento, debe realizar una ducha diariamente, lo cual mantendrá su cuerpo alejado de agentes contaminantes que pueden causar infecciones,  igualmente se recomienda mantener aseadas otras áreas del cuerpo tales como las manos, bocas y uñas.

Se recomienda evitar en la medida de lo posible que el paciente frecuente lugares como hospitales y centros médicos, donde permanezcan personas con enfermedades infecto contagiosas, como gripe, resfriado o tos, por cuanto este tipo de tratamiento tiende a mantener el paciente propenso a contraer otras enfermedades.

Durante la administración de la terapia no se recomienda el uso de uñas postizas, gel o acrílicos, ya que estos productos son altamente tratados químicamente, solo se puede usar esmalte.

Evite sufrir heridas que puedan generar sangramiento en cualquier parte del cuerpo.

En caso de necesitar la aplicación de algunas vacunas o algún tipo de inmunización contra agentes externos, debe consultar con su médico tratante, quien le indicara la pertinencia de la aplicación de las mismas.

Se debe efectuar un enjuague bucal después de cada comida, puede optar por hacerlo con agua y una pequeña porción de bicarbonato de sodio, y se recomienda utilizar cepillo de dientes con cerdas suaves, para evitar el sangramiento de las encías.

Evite efectuar largas caminatas, con exposición al sol; solo se indica que hacer cortas caminatas es suficiente para activar el flujo sanguíneo, con lo que el paciente se mantendrá activo y ejercitado.

Evite consumo de bebidas alcohólicas, debe tomar entre ocho y diez vasos de agua durante el día y no ingiera alimentos con exceso de grasas saturadas, tales como frituras y salsas, opte por alimentos saludables tales como fritas y vegetales.

Efectos Secundarios del Obinutuzumab

Los pacientes que padecen de leucemia linfocítica crónica pueden presentar ciertos efectos secundarios durante el tratamiento del Obinutuzumab sin embargo esto dependerá de cada persona y la manera en que su organismo procesa el medicamento, por lo que es importante mencionar que no todos los pacientes presentan los síntomas que a continuación mencionaremos, por lo que su intensidad y frecuencia va a depender del paciente, su alimentación y otros factores externos.

Durante la administración del tratamiento del fármaco Obinutuzumab, se recomienda informar a su médico tratante de forma inmediata la presencia de algunos de los síntomas que aquí mencionaremos, ya que es a este a quien le corresponde prescribir el uso de otros medicamentos o la suspensión temporal o definitiva del tratamiento, si considera que los síntomas pueden ser muy perjudiciales para la salud del paciente.

Existen algunos efectos secundarios considerados graves y que se pueden presentar durante la aplicación del tratamiento, entre los cuales tenemos que se puede reactivar el virus de la Heptitis B, esto puede suceder principalmente  en pacientes que ya han padecido esta enfermedad y con el tratamiento esta se reactiva.

Otro de los síntomas que se puede presentar durante la aplicación del tratamiento es la la leucoencelopatía, que es una enfermedad que daña la capa  superior  que cubre y protege los nervios del cerebro, también conocida como la mielina.

El síndrome de lisis tumoral (TTLS) es otra de las enfermedades que podrían llegar a padecer los pacientes a quien se les administra esta terapia, lo cual puede ocurrir dentro de las doce a veinticuatro horas después de la aplicación del tratamiento, ya que este síntoma es generado por la destrucción de células tumorales, lo cual libera grandes cantidades de potasio, fósforo y ácido nucleído que vas directamente al torrente sanguíneo.

En algunos casos los pacientes que se encuentran bajo la prescripción del tratamiento médico con la terapia del anticancerígeno denominado Obinutuzumab, pueden presentar dificultad para respirar e infecciones de las vías respiratorias superiores, en las que se encuentra la rinitis, faringitis, sinusitis, gripe, congestión nasal, entre otras.

También el paciente puede resultar afectado por infecciones del tracto urinario, colitis, incontinencia, herpes, hemorroides, picazón, inflamación de los ganglios, sudoración caída del cabello,  problemas en la piel, intenso dolor en la parte tórax, síntomas de depresión y cambios del estado de ánimo, asociados a la prescripción del fármaco.

Algunos pacientes durante la administración del tratamiento, pueden presentar algunas afecciones asociadas a la estructura ósea, por lo que es común los dolores de espalda y des las extremidades, incluso también pueden padecer de dolores musculares y de cabeza.

En algunos casos  el paciente tratado con el Obinutuzumab, puede presentar aumento  de peso corporal mientras recibe el tratamiento.

Para resumir dichos efectos y establecer las patologías coexistentes notificadas con presencia regular (utilizando un punto de corte de 30% o superior), según la clasificación de órganos del sistema MedDRA, son los siguientes:

Trastornos vasculares (73%),

Trastornos cardíacos (46%),

Trastornos gastrointestinales (38%),

Trastornos del metabolismo y de la nutrición (40%),

Trastornos renales y urinarios (38%),

Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conjuntivo (33%)

No se ha demostrado que el Obinutuzumab produzca alguna alteración sobre la capacidad de conducir o utilizar maquinaria, sin embargo se debe estar atento si se presenta algún síntoma o reacción relacionada con la perfusión, ya que si es así lo más recomendable es no utilizar maquinaria o conducir mientras se mantengan los síntomas.

Recomendaciones

Ante la presencia de algunas de las enfermedades que aquí mencionamos, es imperiosamente necesario informar a su médico tratante sobre la recurrencia y la intensidad con que se presentan sus síntomas, ya que algunas de ellas deben ser tratadas de emergencia, y en el peor de los casos pueden generar la suspensión del tratamiento médico.

A continuación mencionamos algunos de los síntomas graves que se pueden presentar y que deben ser notificados inmediatamente al médico tratante para ser atendidos:

Estados febriles con temperatura superiores a los treinta y ocho grados centígrados (38 ºC) y con escalofríos.

Obstrucción de la garganta, disnea, dificultad para respirar, opresión en el pecho  o espalda, ronquera, afonía, hinchazón de cara, manos o pies, enrojecimiento de la piel, presencia de ronchas o descamaciones y confusión o desorientación.

Dolores en la parte renal, de los tipos que tienen ardor y la dificultad para orinar; heridas en la parte anal con picazón y escozor; presencia de esputos con frecuentes cambios de color, lo cual podría indicar la presencia de infecciones. Nauseas, vómitos y evacuaciones frecuentes (diarrea), siempre y cuando estas no presenten intensidad  y no mejoren con la ingesta de ocho a diez vasos de agua para evitar la deshidratación.

Síntomas de cambios en la orina, las cuales se pueden tornar de un color muy oscuro; presencia de malestar estomacal; falta de apetito, ojos y piel de un color amarillo, lo cual puede ocurrir debido a la presencia de problemas hepáticos.Cambios en el color y aspecto de las evacuaciones, lo cual es importante detectar la presencia de sangre en las heces o en la orina.

Agotamiento físico o fatiga, que le impide hacer su rutina diaria de aseo personal, lo cual también puede ir acompañado de ritmo cardíaco acelerado, dolor de cabeza fuerte.

Es posible que durante el tratamiento bajo esta terapia monoclonal se presenten hematomas en cualquier parte del cuerpo, y en algunos casos también se pueden producir hemorragias.

Es de suma importancia mantenerse atento a cualquiera de estos síntomas e informar inmediatamente al médico tratante, quien determinara si es conveniente suspender el medicamento o en su defecto como manejar los síntomas que se presenten. (Ver artículo: Viscum Album)

No es recomendable que se aplique ningún tipo de vacuna de virus vivos durante la el tratamiento con el Obinutuzumab, debido a que puede causar interacciones inadecuadas, solo se podrán administrar vacunas luego de haber culminado el tratamiento y además cuando los niveles de las células B se recuperen.

No se recomienda utilizar este medicamento durante la lactancia, y de ser necesaria su aplicación de deberá suspender la lactancia durante el uso del medicamento y hasta dieciocho meses después de la aplicación de la ultima dosis del tratamiento, esto debido a que se han realizado estudios que indican que el Obinutuzumab se traspasa a la leche materna y aun no se tiene conocimiento sobre cuáles son los daños que se puedan presentar en el lactante, y que tanto este pueda absorber el medicamento por medio de la leche de la madre.

Avances de la Leucemia y los Anticuerpos

Existen diversos fármacos de terapia dirigida que logran hacer más eficaz la indicación de la terapia con anticuerpos monoclonal, para el tratamiento de la leucemia linfocitica crónica, aun cuando la aplicación de los mismos puede generar efectos secundarios.

En los últimos años se han venido realizado estudios donde se demuestra que ha venido disminuyendo el pronóstico de vida de las personas diagnosticadas con leucemia (cáncer en la sangre), motivado a que luego de diagnosticárseles el cáncer de leucemia linfocitica crónica son inmediatamente atendidos y se les coloca tratamiento con estos medicamentos, lo que ha dado muy buenos resultados comparándolos con otros pacientes que presentan  este mismo padecimiento pero más leve.

Al aplicar el anticuerpo Obinutuzumab se disminuye en un alto grado el avance del padecimiento, esto fue comprobado en ensayos clínicos mostrados en Congreso Numero Cincuenta y uno de la Sociedad Americana de Oncología Clínica.

En conclusión, todo ello nos indica que la aplicación de este medicamento, en conjunto con bendamustina como tratamiento para la leucemia linfocítica crónica demuestra una supervivencia libre de progresión (SLP) de 29,2 meses. Estos resultados obtenidos se compararon con un grupo de pacientes a quienes se les administro únicamente bendamustina, obteniendo una SLP de 14 meses.

Esto representa un gran avance como estrategia terapéutica que trae excelentes beneficios. Pero es importante recordar que debe consultar a su médico antes de utilizar este medicamento.

Dejar Comentario