≡ Menu




Descubre todo sobre el medicamento llamado Bendamustina y más

La quimioterapia es uno de los tratamientos más utilizados para disminuir los efectos negativos que tienen las células cancerígenas en el cuerpo humanos, además de evitar que esta enfermedad siga avanzando de manera acelerada. Para lograra estos propósitos, se han desarrollado desde hace tiempo diversos medicamentos y anticancerígenos, entre los cuales destaca el bendamustina.

bendamustina

Es por esta razón que en este artículo se desarrollarán diversos puntos importantes respecto al mencionado fármaco, esto con la finalidad única de informar tanto a los profesionales de la salud como a los pacientes que padecen de cáncer. De la misma manera, es importante resaltar que para ser ingerido el bendamustina, deberá contar con la aprobación de un médico con amplia experiencia en el área oncológica.

¿Qué es?

La bendamustina es un fármaco que pertenece a la familia de los anticancerígenos, también llamados citotóxico o antineoplásico, que está formado por la mostaza nitrogenada, un componente químico que utilizado en la composición de este tipo de medicamentos prescritos para luchar contra los distintos tipos de cáncer.

En este sentido, la bendamustina está dentro de los agentes alquilantes, los cuales se encargan de que sea posible la transferencia de un grupo alquilo de una partícula en movimiento a otra que está en descanso. Esta es una de las funciones que cumplen  los medicamentos anticancerosos. (Ver artículo: pertussis)

Como casi todos los fármacos que se usan en la quimioterapia, el bendamustina consiste en un polvo conformado por micropartículas con propiedades de las llamadas anfotéricas capaz de ser soluble en líquidos de consistencia ligera, como puede ser el agua u otras sustancias salinas utilizadas en el área médica.

Historia

Es importante destacar, entonces, la historia de la bendamustina. En este sentido, su creación sintética se basa en el año 1963, cuando dos científicos de apellidos Ozegowski y Krebs estaban desarrollando y estudiando cuáles son los elementos químicos que pueden ayudar en el tratamiento de una enfermedad tan mortal en aquella época, como lo es el cáncer.

Esto sucedió en la Alemania Oriental (que ahora se llama República Democrática Alemana), en colaboración con otros países de la Unión Europea, quienes, a su vez, se unieron con el Comité de Empresa Europeo (CEE) para aprobar su aplicación en los pacientes y su distribución en el mercado. No obstante, hasta 1990 solo estaba disponible en Alemania, y a partir de esa fecha fue que pudo extenderse a otros mercados farmacéuticas internacionales.

La marca Ribomustin fue la encargada de recibir por primera vez al medicamento, y los laboratorios farmacéuticos llamados AstellasPharmaGmbHy ‘Mundipharma International CorporationLimited fueron los que tuvieron la oportunidad de desarrollar las formulaciones químicas creadas por los investigadores anteriormente mencionados. (Ver artículo: meningococo)

Pero, hace poco tiempo, los derechos de este anticancerígeno fueron vendidos por Muncipharma a SymBioPharmaceuticalsLtd, otra empresa dedicada al mercado de los fármacos de este tipo que posee la exclusividad de desarrollar y distribuir el bendamustina en Japón y en gran cantidad de países del Asia Oriental, mientras que Cephalon tiene esta misma función en los países de Norteamérica.

Esto último mencionado ocurrió en el año 2008, específicamente en marzo, después que la bendamustina fuese aprobada por la FDA (Food and Drug Administration: Administración de Medicamentos y Alimentos) de Estados Unidos como medicamento seguro para el tratamiento del cáncer.

¿Para qué sirve?

El bendamustina ha sido aprobado para ser utilizado como tratamiento único y también en combinación con otros agentes anticancerígenos. Entre los tipos de cáncer que trata, se encuentran el de la Leucemia linfática crónica (el creado principalmente para combatir esta variable), el linfoma no Hodgkins, el mieloma múltiple y el cáncer de pulmón.

A continuación se explicará de manera más detallada en qué consisten estas afecciones para que se tenga una mejor información al respecto. (Ver artículo: zanamivir)

  • Leucemia linfática crónica: También conocida bajo los nombres de leucemia linfocítica crónica, leucemia linfática crónica de las células B y leucemia linfoide crónica (todas LLC según sus siglas), es un tipo de cáncer que afecta a los glóbulos y, por ende, a todo el torrente sanguíneo.

El proceso consiste en la aparición de las células cancerígenas en la producción y desarrollo de los leucocitos (es decir, los glóbulos blancos), que hace que aun cuando éstos están maduros, no puedan cumplir sus funciones dentro del organismo.

Todo esto tiene como consecuencia una lenta proliferación de los mismos en el torrente sanguíneo y, por consiguiente, la debilitación inminente del sistema inmunitario de la persona afectada. Esta variable de la leucemia es la más común y afecta de igual manera a los adultos como a los niños.

  • Linfoma no hodgkiniano: También conocido como linfoma no Hodgkin, es, al igual que la afección explicada anteriormente, un tipo de cáncer que afecta principalmente a los glóbulos blancos de la sangre.

Este título sirve para arropar a una serie de linfomas que serán clasificados dependiendo del lugar de donde surjan y de las áreas que afecten, lo cual conlleva a que cada uno tenga características particulares y síntomas de la misma manera.

  • Mieloma múltiple: Conocido como MM (por sus iniciales), este tipo de cáncer es uno de los más potentes, pues su incubación y su principal área afectada es la médula ósea, la cual es elemental para que el organismo del ser humano actúe con correcta normalidad.

Esto ocurre debido a que se presenta una proliferación anormal respecto a los niveles de células plasmáticas, que defienden al cuerpo de todos los microorganismos que puedan entrar en él. (Ver artículo: ifosfamida)

Al su producción ser anormal, se produce una alteración en el sistema inmune, debilitándolo continuamente. Este tipo de cáncer tiene especial incidencia en las personas mayores de 50 años de edad.

  • Cáncer de pulmón: Esta afección es una de las más serias y una de las que más compromete el organismo. Es el resultado de una serie de afecciones malignas que afectan todo el tracto respiratorio, haciendo que el tejido pulmonar sea uno de los más afectados.

La incidencia de este tipo de cáncer lo convierte en uno de los más registrados a nivel mundial, y también en uno de los que más muerte causa por lo difícil que resulta luchar contra él. Además, estas células cancerígenas ubicadas en este lugar propician la proliferación de la enfermedad, ocurriendo lo que muchos temen: la aparición de la mestástasis.

En este sentido, el siguiente vídeo explica de manera sencilla en qué consiste la metástasis:

Todo lo nombrado anteriormente forma parte de los usos más comunes para los que se prescribe esta medicina; no obstante, es posible que pueda ser útil para otros casos. El paciente deberá consultar con el médico y corroborar para qué otros tipos de cáncer puede servir el bendamustina.

Mecanismo de acción

Ahora bien, es importante determinar cuál es el mecanismo de acción que cumple este anticancerígeno al momento de ingresar al cuerpo. Por esta razón, es importante destacar que el éxito de un tratamiento de quimioterapia radica en capacidad que tiene de evitar la división de las células cancerígenas y, por ende, de su proliferación.

El bendamustina es uno de ellos, y su mecanismo de acción una vez que está en contacto con el torrente sanguíneo, consiste en cortar las cadenas de ADN o ARN de las células cancerígenas, pues esto evitará que se copien los modelos genéticos y, por ende, se evite que la vida del cáncer avance.

Es necesario, de igual manera, destacar que las células tienen una fase de desarrollo propia de un ser vivo, por lo que, al dividirse, ocurre un descenso en el número de su comunidad, y van muriendo poco a poco. Asimismo, la quimioterapia también tiene la capacidad de conllevar al suicidio celular, que se denomina autodestrucción o apoptosis.

Debido a que la principal función de la bendamustina (como tratamiento propio de la quimioterapia) consiste en la destrucción celular, es probable que esto no ocurra solo en las células cancerígenas, sino también en las células que son importantes para el cuerpo humano. Por esta razón es que las personas con cáncer que reciben quimioterapia se ven tan afectadas durante el tratamiento.

Nombre comercial

Por otra parte, el bendamustina es el nombre genérico que tiene este anticancerígeno, pero existen otros títulos que pueden varias dependiendo de la empresa farmacéutica que lo fabrique y del país donde se distribuya. En este sentido, el más conocido de ellos es la marca comercial del Treanda, aunque también se puede conseguir con el nombre de Ribomustin.

En cuanto a su presentación, solo existe una única que es el polvo concentrado para infusión intravenosa.

Dosis

Las dosis de este medicamento van a depender de lo que el médico indique, las cuales pueden variar de acuerdo al tipo de cáncer que el paciente tenga y al nivel de desarrollo del mismo dentro del organismo. No obstante, existen ciertas cantidades que pueden servir de guía para que el especialista determine cuál es la dosis más indicada.

A continuación se presentarán algunas en base a la enfermedad.

  • Linfoma no Hodgkin (LNH): La cantidad para recomendada para esta afección es de 100 miligramos /m2 del área de superficie corporal del paciente, los cuales serán aplicados los primeros 2 días por 3 semanas.
  • Leucemia linfática crónica (LLC): en este caso, la dosis debe ser un poco mayor de aproximadamente 120 mg /m2 de la superficie corporal de la persona afectada, los días 1 y 2 por 4 semanas.
  • Mieloma múltiple (MM): Por su parte, la cantidad de bendamustina indicada para esta afección es de 120 a 150 mg/ m2 en cada ciclo de 4 semanas. En este caso, este medicamento debe ser combinado con dosis de 60 mg/ m2 de prednisona, los días 1 a 4 durante, de igual manera, 4 semanas por vía oral.

Estas dosis deberán ser aplicadas por vía intravenosa durante, al menos, 30 minutos de tratamiento que irá en concordancia con la duración de la quimioterapia. Todas las cantidades mencionadas son para los adultos.

Dosis pediátricas

Hasta el momento, no se encuentra información suficiente sobre las cantidades de bendamustina que deben ser aplicadas a la población infantil, por lo que es necesario que el médico oncólogo revise los niveles clínicos de los niños para determinar cuál es su soporte de los componentes del mencionado medicamento.

Sobredosis

Es posible que los pacientes con cáncer puedan tener una sobredosis (accidental o intencional), que puedan comprometer seriamente el organismo. De esta manera, es importante que se vigilen las dosis administradas durante la quimioterapia, además de no exceder de los días indicados por el médico tratante.

En este sentido, diversos estudios médicos han determinado que la dosis máxima de bendamustina tolerada de buena manera es de 280 mg/ m2 cada tres semanas, por lo que no se recomienda exceder de esta cantidad bajo ningún motivo.

No obstante, si esto llega a pasar, lo más probable es que registre un cuadro clínico que tenga como principal característica un aumento de la toxicidad en la zona cardíaca específicamente, lo cual puede ser muy peligroso para la salud del paciente. Es por ello que se debe hacer un seguimiento de toxicidad para descartar cualquier otra afección en otras partes del organismo.

Efectos secundarios

Como todo medicamento, es posible que el bendamustina propicie la aparición de una serie de efectos secundarios que pueden afectar la salud del paciente. A continuación se nombrarán algunos de ellos:

  • Bajo recuento de las células sanguíneas: Al menos el 30 por ciento de los pacientes pueden experimentar una baja en los niveles de las plaquetas, es decir, de los glóbulos blancos y rojos. Esto requiere de mucha atención médica, pues si no se lleva un control de los mismos es posible que aparezcan otras afecciones oportunistas, como anemias y hemorragias.
  • Aparición de síndrome de lisis tumoral: Es posible que esta afección pueda manifestarse cuando se haga un tratamiento de quimioterapia en casos de leucemia linfática crónica (LLC).

La principal consecuencia del síndrome de lisis tumoral consiste en fallo del sistema renal, el cual es producido por la gran cantidad de ácido úrico, fósforo y potasio que ingresa al torrente sanguíneo en el momento de eliminación de grandes cantidades de células cancerígenas.

  • Aumento de los niveles de bilirrubina: Es necesario explicar que la bilirrubina es uno de los componentes que hacen vida en la bilis, muy conocida por su característico color amarillo.

El aumento de la bilirrubina puede ser causado por el rechazo a alguno de los ingredientes del bendamustina, y sus consecuencias radican, principalmente, en fallos a nivel del hígado.

  • Infertilidad en los hombres: Es posible que la bendamustina puede disminuir los niveles de fertilidad en los hombres durante el tiempo que dura el tratamiento. Sin embargo, esto puede desaparecer cuando finalicen las dosis del medicamento, aunque también puede extenderse por varios años y, en el peor de los casos, puede ser permanente.
  • Aparición de otros tipos de cáncer: Aunque no existen datos suficientes para afirmar que existe una relación en la aplicación del bendamustina con la aparición de otros tipos de cáncer, es posible que esta sea una de las causas. Es necesario que el médico esté en constante vigilancia de las otras zonas del cuerpo que podrían verse afectadas por células cancerígenas.

Estos efectos secundarios son los más graves que pueden afectar al paciente de manera seria y, muchas veces, irreversible. Sin embargo, existen otras reacciones con menores complicaciones que pueden aparecer durante el tratamiento de quimioterapia que contenga el bendamustina.

  • Nauseas
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Dolor en las articulaciones
  • Acidez estomacal
  • Inflamación estomacal
  • Manchas blancas en la boca y ulceraciones
  • Resequedad en la piel
  • Sudoración extrema
  • Pérdida de peso
  • Pérdida del apetito
  • Dolor de cabeza
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Dificultad para dormir o dificultad para mantener el sueño
  • Taquicardia
  • Cansancio y debilidad excesivos
  • Aparición de ampollas en la piel
  • Urticaria
  • Sangrado o moretones fuera de lo común y sin causa aparente.

En el siguiente vídeo se especifican algunas recomendaciones para minimizar los efectos secundarios de la quimioterapia en el organismo:

Interacciones con otros medicamentos

Hasta el momento no se han realizado estudios específicos sobre las interacciones de este cancerígeno con otros fármacos; sin embargo, se han conocido casos donde las concentraciones plasmáticas de la bendamustina a raíz de los metabolitos activos.

Es posible que los pacientes que padezcan de cáncer también tengan otras afecciones que ameriten de otros medicamentos en sus tratamientos, por lo que es sumamente necesario que el paciente le informe esto a su médico y éste, a su vez, determine si existe la posibilidad de aplicar ambos medicamentos paralelamente o si, por el contrario, es necesario suspender alguno de ellos o ajustar la dosis.

Contraindicaciones del bendamustina

  • Pacientes con cardiopatías: Es sumamente importante que se controlen y vigilen los niveles de potasio en el organismo en los pacientes que tengan cardiopatías, pues es posible que estos nivele suban y se descontrolen provocando, de esta manera, serios problemas en el paciente.
  • Mujeres en periodo fértil: Las mujeres que quieran concebir un bebé durante el tratamiento con el bendamustina deberán posponer este deseo, pues este medicamento es teratógeno y mutagénico, lo que quiere decir que puede provocar mutaciones congénitas en el desarrollo del feto.

Esta condición puede ser superada una vez se pasen los 6 meses después del tratamiento para tener seguridad, pero antes no es recomendable procrear bebés.

  • Extravasación: La extravasación consiste en la salida del líquido del recipiente donde se encuentre, lo cual puede ser particularmente peligroso cuando se trata de la bendamustina.

En caso de que esto suceda cuando se está aplicando el tratamiento con el mencionado medicamento, será necesario retirar la aguja de inmediato y luego se debe enfriar el área del tejido afectada, para posteriormente colocar el brazo en alto de manera que pueda volver la circulación de la sangre con total normalidad.

  • Periodo de lactancia: El bendamustina está totalmente contraindicado para ser usado durante la lactancia, pues existen indicios de que sus componentes pueden ser excretados a través de la leche materna.

Aunque no existen los estudios suficientes que demuestren esta probabilidad, lo mejor será evitar y el consumo de este fármaco en este periodo de tiempo, a menos que el médico tratante indique lo contrario.

  • Ictericia: Existen ciertos trastornos hepáticos que pueden ser desencadenados por los efectos adversos del bendamustina, los cuales pueden ser causados por el aumento de los niveles de bilirrubina en el organismo. La ictericia es uno de ellos, y consiste en la coloración amarillenta de la piel y las mucosas. Hay que tomar en cuenta este aspecto como método de prevención.

  • Intervenciones quirúrgicas: Debido a que los componentes del bendamustina tienen como zona de efectos la sangre, su uso en personas que han tenido recientemente intervenciones quirúrgicas está contraindicado, pues es posible que esto genere alteraciones en los niveles de hemoglobina en el paciente.

Se recomienda asegurar que esto no haya sido de esta manera, sobre todo cuando se trate de cirugías con riesgos mayores.

  • Pacientes con leucopenia: El uso del bendamustina en aquellos pacientes que padezcan de leucopenia (es decir, con niveles mucho más bajos de los aceptados como normales de los glóbulos blancos y rojos), está contraindicado, sobre todo si el cáncer que afecta a esta persona es el de leucemia linfática crónica.

Esto sucede de esta manera debido a que no se puede aplicar un tratamiento con químicos tan fuertes como los del bendamustina en pacientes que tengan los niveles de hemoglobinas insuficientes o irregulares, puesto podría traer serias consecuencias para el organismo, las cuales, en los peores casos, pueden incluir episodios de descompensación y de hemorragias indeseadas.

  • Mujeres embarazadas: Aunque no existen suficientes datos para determinar la contraindicación definitiva de este medicamento en las mujeres embarazadas, diversos estudios preclínicos descubrieron un nivel de toxicidad muy grande que resultó letal para el embrión y el feto.

Por esta razón, no se recomienda que este medicamento sea administrado en esta etapa, lo que podría cambiar solo si el médico tratante estima que los beneficios son mucho mayores que los riesgos tanto para la madre como para el feto.

Es necesario que se tomen en cuenta todos estos factores al momento de prescribirse el anticancerígeno bendamustina, pues, de esta manera, se vitarán riesgos en la salud de las personas que padecen de cáncer. Asimismo, también es importante que el médico tratante conozca toda la historia clínica del paciente para evitar descartar alguna otra contraindicación que no ha sido mencionada en este apartado.

Factores a tomar en cuenta respecto al bendamustina

Sumado a todos los aspectos mencionados anteriormente, se suman una serie de factores que deben ser tomados en cuenta antes, durante y después de la prescripción del bendamustina, pues así se evitarán cualquier tipo de consecuencias negativas para el paciente.

  • En primer lugar, es necesario asegurarse que el paciente no sufra de ningún tipo de alergias a algunos de los componentes del bendamustina, pues esto podría crear episodios de hipersensibilidad indeseados.

Para que la persona que va a consumir el mencionado medicamento se asegure que no tiene indicios de alergia, es necesario que pida la lista de los ingredientes al farmacéutico que le atienda y, posteriormente, deberá hacerse exámenes para evitar futuras consecuencias negativas.

  • De la misma manera, es sumamente elemental que el paciente le informe a su médico tratante sobre absolutamente todos los medicamentos que esté tomando, estén éstos prescritos con récipe médico o no.

En este sentido, también se deben incluir todos los las bebidas vitamínicas que esté consumiendo, así como también los suplementos nutricionales y todos aquellos medicamentos que tengan como base algunas hierbas, en especial la hierba de San Juan.

  • Los controles y las citas con el médico deben cumplirse a cabalidad y éste, a su vez, deberá mantener un monitoreo exhaustivo de los efectos del bendamustina dentro del organismo del paciente, así como también de la respuesta del mismo ante los dosis del mencionado medicamento.
  • Por otra parte, durante el tiempo que perdure el tratamiento con el bendamustina, es sumamente necesario que el paciente ingiera grandes cantidades de agua, las que podrían ser aproximadamente dos a tres cuartos de líquido cada 24 horas.

Es preciso recalcar, entonces, que el líquido debe ser especialmente ingerido antes y después de la infusión, pues esto mejoraría el recibimiento de los componentes del medicamento en el torrente sanguíneo.

  • Cuando un paciente está en el proceso de quimioterapias, es posible que aumente el riesgo de contraer infecciones, por lo que será recomendable que evite las multitudes (especialmente en espacios que no cumplan con los niveles de salubridad adecuado), y las personas con resfríos u otro tipo de infección visible.

Asimismo, debe mantenerse atento a cualquier indicio de infección, como fiebre o malestares propios de las afecciones.

  • Para evitar la aparición de problemas en la piel, se recomienda que el paciente que esté teniendo un tratamiento de quimioterapia no se exponga directamente a los rayos solares, y si esto es inevitable, deberá hacerlo con la protección necesario respecto a la ropa y a bloqueadores solares.

  • Asimismo, el paciente debe evitar a toda costa provocarse lesiones o heridas que puedan provocar un sangrado, pues esto representaría una entrada fácil de las bacterias que causan infecciones.

Para ellos se recomienda, entonces, el uso de afeitadoras eléctricas y sumo cuidado al usarla, además de utilizar cepillos dentales con cerdas suaves para evitar heridas dentro de la boca y la aparición de llagas.

Estos son algunos de las recomendaciones que tanto el paciente como el médico deben tomar en cuenta cuando tengan contacto estrecho con el bendamustina. Además, esto ayudaría a que los efectos positivos de la quimioterapia se refuercen y las posibles consecuencias negativas no afecten tanto al paciente.

Dejar Comentario