≡ Menu




Ácido Micofenólico: Qué es, para qué sirve, nombre comercial y más

El Ácido Micofenólico, es un fármaco inmunosupresor que se emplea como tratamiento preventivo en pacientes que han tenido cirugías de trasplante de algún órgano y pacientes que padecen Lupus, te invitamos a conocer todo sobre este medicamento.Acido micofenolico

AVISO: Este artículo es de carácter informativo recuerde siempre consulte a su médico antes de utilizar este u otro medicamento. Evite la automedicación.

Introducción

El ser humano es considerado a nivel macro como un individuo, sin embargo, a nivel micro, el ser humano es el reflejo de una composición compleja de partes. Estas partes poseen, cada una, una función específica, y es la suma de todas estas funciones lo que permite que el ser humano funcione como un organismo o un todo.

Desde el punto de vista médico, el organismo del ser humano está compuesto de sistemas, considerando a los sistemas como un conjunto de partes que funcionan de forma ordenada y armónica para lograr un fin. Siendo el fin, en este caso, mantener en funcionamiento al cuerpo humano.

El cuerpo humano, posee once sistemas (o doce si se considera el óseo y el muscular por separado), que son el sistema nervioso, el sistema inmunológico, el sistema musculoesquelético, el sistema circulatorio, el sistema respiratorio, el sistema digestivo, el sistema endocrino, el sistema reproductor, el sistema excretor, el sistema linfático y el sistema tegumentario. Cada uno de ellos con funciones específicas, pero que a su vez se relacionan entre sí.

Así sucede con sistemas como el inmunológico, que posee la función de defender al organismo de cualquier agente patógeno que lo ataque, y esto puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo que pueda estar relacionada a otro sistema.

Pero ¿Qué ocurre cuando alguna de las partes de este armónico organismo falla? cuando eso sucede, aparece lo que conocemos como enfermedades, las cuales son estados de alteración de la salud en los que el impacto en el organismo puede ser significativo, y puede traducirse en un cambio importante para el desempeño normal de la vida de una persona.

Acido micofenolico

Los investigadores a lo largo de la historia, se han dado a la tarea de idear formas de combatir estas enfermedades, desde técnicas quirúrgicas hasta vacunas, los científicos han creado un sinnúmero de herramientas que han permitido al ser humano prolongar su vida y superar enfermedades, sin embargo aún el camino por recorrer es largo, ya que quedan muchas enfermedades para las que aún no se desarrolla cura.

A pesar de que existen enfermedades para las que no se logrado establecer una cura, las farmacéuticas han desarrollado fármacos que permiten aportar beneficios para que el paciente pueda combatir o en su defecto sobrellevar el curso normal de la enfermedad, aunque estos no son considerados una cura, son una herramienta clave en el tratamiento de muchas condiciones, así ocurre con el Ácido Micofenólico.

¿Qué es el Ácido Micofenólico y para qué sirve?

El Ácido Micofenólico es un fármaco que pertenece a la familia de los inmunosupresores, esto significa que inhiben las funciones del sistema inmunológico en el organismo. Este fármaco es un derivado de cierto tipo particular del penicillium, el cual es un tipo de hongo a partir del que se ha producido el antibiótico que conocemos en la actualidad como Penicilina.

Gracias a sus propiedades inmunosupresoras, el Ácido Micofenólico, sirve como tratamiento preventivo o profiláctico para pacientes que han sido sometidos a trasplante de órganos como el riñón, pulmón, hígado o corazón, con la intención de evitar que el organismo, del paciente que recibe el órgano, lo rechace.

Este fármaco, también se considera, una herramienta clave en el tratamiento de la enfermedad conocida como Lupus, a pesar de que el Lupus es una enfermedad autoinmune que no tiene cura, el Ácido Micofenólico, ayuda a frenar un poco el progreso de la enfermedad, ofreciendo al paciente una mejoría en su calidad de vida y la oportunidad de prolongar su sobrevida.

Otro de los usos de este medicamento, es el tratamiento de la enfermedad de Crohn, la cual es una patología crónica con características autoinmunes, que tampoco tiene cura, pero puede aprovechar los mismos beneficios del Ácido Micofenólico que en el Lupus.

Nombre Comercial

Este fármaco puede conseguirse en el mercado bajo diversos nombres comerciales, entre los que están el Ceptava, Myfortic, Lanfetil, Celprot, y más de acuerdo al laboratorio que las produzca. En presentación de tabletas gastroresistentes o de liberación retardada en concentraciones de 180mg, 360mg y en ocasiones 500mg (particularmente el Lanfetil).

Farmacodinamia

El Ácido Micofenólico posee un mecanismo de acción en el que cumple funciones de inhibidor de gran potencia, del tipo selectivo y no competitivo, y que además es reversible de la enzima inosina monofosfato deshidrogenasa, consecuentemente el fármaco inhibe la síntesis de purinas y la síntesis de novo del nucleótido guanosina (la cual es un derivado de las purinas), elementos que son claves para la reproducción de las células inmunes en el organismo.

Esto quiere decir, que a grandes rasgos, el Ácido Micofenólico, ayuda a evitar la proliferación de las células T, los linfocitos y la creación de los anticuerpos a partir de las células B. Otro de los efectos que puede tener este fármaco, es la inhibición del reclutamiento de los leucocitos a nivel local como respuesta a una inflamación.

Todo esto significa, que el mecanismo de acción de este medicamento, se concentra por completo en ejercer un efecto de supresión sobre las células del sistema inmunológico del organismo.

Farmacocinética

El Ácido Micofenólico, demora entre 1,5 horas y 2 horas después de ser ingerido en llegas sus niveles de concentración máxima, este fármaco se absorbe en porcentajes estimados del 93% y posee una alta tasa de biodisponibilidad, aproximadamente del 72% (tras estudios realizados en pacientes sometidos a trasplante renal).

Acido micofenolico

Este medicamento presenta un alto porcentaje de unión a proteínas plasmáticas y posee un volumen aproximado de distribución en el organismo de 50 litros, posee además una semivida larga, de entre 12 horas y 16 horas, el medicamento se metaboliza por medio de la enzima glucoronil transferasa.

La eliminación del fármaco tiene lugar de 6 a 8 horas después de su administración, y se excreta en la orina casi en su totalidad, aunque un pequeño porcentaje se puede encontrar en las heces. Sin embargo, es importante considerar que estos datos pueden variar de acuerdo a cada paciente, sobre todo cuando se trata de pacientes con patologías asociadas o cuando se trata de pacientes que han sido sometidos a trasplantes de órganos que intervienen en la farmacocinética del medicamento.

Dosis

Por lo general se emplean dosis de 720 mg diarios, repartidos en 2 tomas de 360 mg cada una, siempre bajo estricta vigilancia médica de sus efectos.

 Acido micofenolico

Indicación

El fármaco conocido como Ácido Micofenólico, está indicado en el tratamiento de pacientes adultos que han sido sometidos a procedimientos de trasplante de riñón, corazón, hígado o pulmón, en pacientes adultos que padecen de Lupus y/o en pacientes adultos que padecen de la enfermedad de Crohn.

Antes de desarrollar cada una de las patologías, es importante conocer varios términos. El trasplante de un órgano, es un procedimiento quirúrgico que consiste en sustituir un órgano de un receptor, que está deteriorado o no funciona adecuadamente, y está perjudicando la salud del paciente a tal punto de comprometer su vida, por otro órgano de un donante que sí funciona de forma adecuada.

Otro término importante es el de enfermedad autoinmune, la cual se refiere a un tipo particular de patología que afecta al sistema inmune de una persona, y en el que dicho sistema inmune, ataca a las células normales propias del organismo, destruyéndolas y afectando la salud del paciente. En estas patologías, el sistema inmune no reconoce a las células del propio organismo como parte de él sino que las considera como agentes patógenos y por lo tanto, las taca hasta destruirlas.

Trasplante de Órganos

Un paciente, puede requerir un trasplante por diversos motivos, el motivo más común suele ser la pérdida de tejido o la insuficiencia o disfuncionalidad de un órgano. Los trasplantes pueden ser tanto de tejido como de un órgano.

Cuando se trata de tejido, el trasplante puede provenir del mismo paciente o de un donante, mientras que cuando se trata de un órgano, el trasplante debe provenir obligatoriamente de un donante. Este donante, es una persona que voluntariamente (bien sea por consentimiento propio, o de familiares cuando este no pueda proporcionarlo) cede al receptor el tejido u órgano que este requiere.

Sin embargo, no basta solo con la voluntad de hacerlo, este donante debe cumplir con la característica primordial de ser compatible. Esta compatibilidad, se refiere al grado de afinidad entre las características particulares del donante y el receptor.

La compatibilidad de un donante, se determina a través de la realización de un examen sanguíneo, donde a través de la toma de una muestra del donante y otra muestra del receptor, se analizan las proteínas que se ubican en la superficie de las células del cuerpo de cada uno, llamadas antígenos leucocitarios o como se conoce por sus siglas en inglés HLA. Estos antígenos se han denominado con letras, siendo los más comunes  los antígenos A, B, C, DR, DQ y DP.

El factor de compatibilidad, dependerá directamente de que tan parecidas sean entre sí, las células de ambos individuos, el donante y el receptor. Todo esto con la premisa de que, mientras más parecidas sean entre sí las células de ambos, mayor probabilidad de éxito y menor probabilidad de rechazo, tiene el trasplante.

Acido micofenolico

Es importante tener en cuenta que la compatibilidad, está ligada a los familiares directos, gracias a que los antígenos de una persona son heredados por sus padres, a razón de mitad y mitad, esto significa que el porcentaje de compatibilidad suele ser alto entre hermanos, padres e hijos.

Además, para que un familiar directo (hermano o hijo por ejemplo), pueda cumplir un papel como un donante compatible, es necesario que las pruebas de HLA arrojen una coincidencia o similitud de al menos 6 antígenos, mientras que para que una persona que no es un familiar directo del receptor, pueda cumplir el papel de donante compatible, debe existir una similitud de las pruebas de HLA de entre 8 a 12 antígenos.

Cuando el receptor consigue tener un donante compatible, entonces se procede a realizar el trasplante, este procedimiento tiene lugar en un quirófano, donde a través de una cirugía simultánea, e retira el órgano del paciente donador y se implanta en el paciente receptor, al cual previamente durante la misma cirugía se le ha retirado el órgano enfermo o defectuoso.

Este procedimiento se lleva a cabo de esta forma, ya que un órgano no puede conservarse fuera del organismo por mucho tiempo sin que este se deteriore. En algunas ocasiones, el donante no está siquiera cerca del receptor, entonces se recurre al traslado inmediato del órgano en medios de preservación (como cavas) para asegurar la integridad del mismo hasta que se recibe y es implantado de inmediato en el receptor.

Una vez que el receptor es trasplantado, se espera un periodo de tiempo en el cual el paciente se mantiene en observación para determinar el comportamiento del cuerpo respecto al órgano implantado, con la finalidad de evidenciar si hay aceptación o rechazo del mismo. Aun cuando el órgano sea aceptado en principio por el cuerpo del receptor, este deberá tomar medicamentos de por vida para evitar un posible rechazo del órgano a futuro.

Acido micofenolico

También existe la posibilidad de que este órgano sea rechazo, cuando esto ocurre puede evidenciarse de tres formas:

  • Rechazo hiper-agudo: Sucede casi de forma inmediata al trasplante y compromete seriamente la vida del paciente, por lo tanto la conducta a seguir es retirar el tejido u órgano de inmediato para preservar la vida del receptor.
  • Rechazo agudo: Es aquel que ocurre entre las primeras semanas posteriores al trasplante y suele ser eventual para todos los pacientes que han recibido un trasplante en mayor o en menor grado, este puede ser controlado con medicamentos o requerir el retiro del trasplante de acuerdo al grado en el que se presenta.
  • Rechazo crónico: Es el más prolongado de los rechazos y ocurre cuando se perpetua en el tiempo el rechazo del trasplante por parte del sistema inmune del receptor, y va lentamente ocasionando daños en el tejido u órgano trasplantado, es posible de acuerdo al grado de intensidad con el que se presente, que el paciente requiera medicamentos o incluso una sustitución del trasplante.

Es por estos motivos que la selección de un donante se basa en su grado de compatibilidad, y no se realiza el procedimiento hasta tener una certeza de que el órgano o tejido no será rechazado. Aún con todas estas previsiones es posible que suceda el rechazo, existen sin embargo casos documentados en los que los trasplantes entre hermanos gemelos son 100% compatibles y no presentan ningún tipo de rechazo.

Lupus

El Lupus, es una patología inflamatoria del tejido conjuntivo de los órganos o estructuras a los que afecta, como consecuencia de su característica autoinmune, esto significa que las células del sistema inmune del cuerpo atacan al resto de las células propias del organismo, considerándolas erróneamente como células patógenas.

Esta reacción inflamatoria, ocurre cuando el sistema inmune del paciente que sufre el Lupus, ataca a las células de una estructura u órgano en específico, dando lugar a la inflamación de su tejido conjuntivo.

El Lupus posee a su vez 5 tipos, los cuales son:

  • Lupus eritematoso sistémico: Este suele ser el más común entre los Lupus, su intensidad puede ir de leve a severa y recibe el nombre de sistémico gracias a que puede afectar cualquier parte del cuerpo.
  • Lupus discoide: Se manifiesta principalmente en la piel, ocasionando en el paciente que lo padece, una erupción cutánea que no desaparece con tratamientos convencionales.
  • Lupus cutáneo subagudo: Este tipo de Lupus, suele limitar mucho al paciente a nivel social, ya que su principal manifestación es una hipersensibilidad de la piel a los rayos UV del sol, al punto que exponer la piel al sol puede generar ampollas dolorosas en el paciente que lo padece.
  • Lupus inducido por medicamentos: Este tipo particular de Lupus es el único de carácter reversible, o que desaparece, ya que se presenta como la manifestación de un efecto no deseado al consumo de ciertos fármaco, y desaparece al dejar de consumir dicho fármaco. Su principal manifestación es el trastorno autoinmune en el que las células inmunes atacan al resto de las células del cuerpo.

Un ejemplo de un fármaco que puede inducir al Lupus medicamentoso es la Isoniazida, un fármaco antiinfeccioso que se emplea en el tratamiento de la tuberculosis.

  • Lupus neonatal: El cual es el tipo más raro de Lupus que puede presentarse, y ataca a los bebés recién nacidos, a pesar de que es de causas desconocidas, se ha relacionado con un factor materno placentario importante. Se manifiesta con lesiones cutáneas y alteraciones cardíacas, hepáticas, neurológicas y hematológicas importantes, a tal punto que pueden comprometer la vida del paciente.

 Acido micofenolico

En general, esta enfermedad crónica, es de causas hasta ahora desconocidas, sin embargo, se le ha asociado a ciertos factores de riesgo general, como por ejemplo el grupo etario (siendo las mujeres las más propensas), la raza (siendo las afroamericanas e hispanas las más propensas) y los antecedentes (siendo las que poseen familiares directos que hayan padecido Lupus, las más propensas).

Síntomas

Es común entre las personas que padecen Lupus, que los síntomas aparezcan y desaparezcan de forma intermitente, cuando estos síntomas aparecen se les llaman brotes, y pueden ser:

  • Erupción en varias zonas de la piel, por lo general en el rostro, de color rojo en forma de mariposa.
  • Dolor y/o edematización de las articulaciones.
  • Dolores o calambres musculares.
  • Aparición de ulceraciones o llagas en la boca.
  • Fiebre sin motivo aparente.
  • Sensación de dolor o presión en el pecho al respirar.
  • Inflamación de ganglios y glándulas.
  • Aumento de la sensibilidad a los rayos uv del sol.
  • Cambio en la coloración de los dedos de los pies o las manos, por lo general palidecen o se tornan morados.
  • Edematización de los miembros inferiores y del tejido alrededor de los ojos.
  • Cansancio extremo.
  • Caída o pérdida del cabello.

Diagnóstico

Por ser una patología de causas desconocidas, por lo general su diagnóstico es difícil, además es común que al principio se le confunda con cualquier otra condición, sin embargo, las técnicas que se emplean regularmente para su diagnóstico son:

Acido micofenolico

  • Entrevista médica y examen físico: Durante este procedimiento, el médico interroga al paciente sobre sus antecedentes familiares, su historial médico y las manifestaciones que presenta, además realiza una exploración física en el cuerpo del paciente en busca de algún signo que oriente el diagnóstico, como por ejemplo las manchas en el rostro rojizas y en forma de mariposa, ya que son un signo clásico.
  • Exámenes de laboratorio: Se emplean pruebas sanguíneas para analizar los niveles de distintos marcadores sanguíneos, es común que el examen arroje un resultado elevado para el nivel de glóbulos blancos, esto ocurre por la activación excesiva del sistema inmune que ataca las células del cuerpo.
  • Biopsia: Se trata de la toma de una pequeña muestra de tejido, por lo general en estos casos, de la piel o del riñón, la cual se somete a un estudio microscópico para determinar si hay anormalidades congruentes con la enfermedad del Lupus.

Tratamiento

Esta patología es de carácter crónico y no posee en realidad una cura, sin embargo se emplean tratamientos farmacológicos y otros para establecer cierto control o limitación sobre la enfermedad y mejorar la calidad de vida del paciente. Entre las técnicas de tratamiento se encuentran:

  • Atención multidisciplinaria: El paciente con Lupus debe estar muy al pendiente de su salud, y debe tener un médico tratante o principal, sin embargo en vista de que esta enfermedad puede afectar cualquier parte del cuerpo, el paciente debe acudir al especialista adecuado a la parte de su cuerpo que se esté viendo afectada, por ejemplo cuando afecta el riñón debe ponerse en control con un nefrólogo.

Acido micofenolico

  • Tratamiento farmacológico: Consiste en emplear una serie de medicamentos destinados a disminuir los síntomas inflamatorios y dolorosos del lupus, minimizar la aparición de brotes, suprimir el sistema inmunológico, minimizar el daño en los órganos y las articulaciones y establecer un control hormonal. Todo esto con la finalidad de brindar al paciente mejor calidad de vida frenando el avance de la enfermedad. Uno de los fármacos que se emplea, por ejemplo para la inflamación, es la Prednisona.
  • Tratamiento psicológico: Todo paciente que padezca cualquier enfermedad crónica amerita un apoyo emocional y una adaptación a su nueva realidad de vida, haciendo ajustes en su estilo de vida habitual, para ello el psicólogo puede brindarle una serie de herramientas, que le permitan hacer frente a la enfermedad y ajustarse a los cambios como parte de su tratamiento.

Enfermedad de Crohn

Es una patología inflamatoria del tracto gastrointestinal crónica, de causas desconocidas, la cual además tiene un factor autoinmune en el que las células del sistema inmunológico del paciente atacan a las células del tracto gastrointestinal, identificándolas erróneamente como agentes potencialmente patógenos para el organismo; y es precisamente esto lo que inflama y progresivamente destruye partes del tracto gastrointestinal del paciente, pudiendo afectar desde la boca hasta el recto.

Síntomas

  • Fiebre.
  • Diarrea.
  • Dolor en el área afectada.
  • Cólicos.
  • Aparición de rastros de sangre en las heces.
  • Yagas en la boca.
  • Pérdida del apetito.
  • Pérdida de peso.
  • Aparición de fístula anal.

Diagnóstico

Por lo general en pacientes que padecen la Enfermedad de Crohn se emplean técnicas diagnósticas como:

  • Exámenes de laboratorio: Entre los que se incluyen pruebas sanguíneas en busca de alteración de los glóbulos blancos, y examen de heces en busca de sangre.
  • Imagenología: Se emplean técnicas que permitan ver si existe una inflamación anormal del tracto gastrointestinal, como colonoscopia, tomografías y resonancias magnéticas.
  • Biopsia: Se puede recurrir a la toma de una muestra de tejido de la parte sospechosa del tracto gastrointestinal para su estudio microscópico.

Tratamiento

Se suelen emplear las mismas técnicas de tratamiento que en los pacientes que padecen Lupus, un ejemplo de un fármaco en particular que se emplea en la enfermedad de Crohn es el Metotrexato.

Ácido Micofenólico en el Lupus

Este fármaco suele emplearse como parte del tratamiento de mantenimiento o control en el Lupus, gracias a que por sus propiedades inmunosupresoras ofrece al paciente la posibilidad de inactivar las células del sistema inmunológico, esto con la finalidad de evitar que ataquen al resto de las células del cuerpo y frenar, consecuentemente, en cierto grado, el progreso de la enfermedad, la aparición de brotes y el daño a los órganos.

Este mismo efecto se emplea en la Enfermedad de Crohn, la cual comparte el factor autoinmune del Lupus, y en pacientes que han sido trasplantados para evitar que rechacen el órgano o tejido, mediante la activación del sistema inmunológico que lo detecta como un agente ajeno al organismo y lo ataca hasta destruirlo.

Efectos Secundarios

  • Náuseas.
  • Vómitos que pueden contener trazas de sangre o aspecto similar a la borra de café.
  • Diarrea o estreñimiento.
  • Dolor o inflamación en el estómago.
  • Insomnio.
  • Dolor en los músculos y/o articulaciones.
  • Dificultad para respirar.
  • Dolor en el pecho.
  • Temblores incontrolables de alguna parte del cuerpo.
  • Dolor de cabeza.
  • Flatulencias
  • Edematización de los miembros inferiores o superiores.
  • Taquicardia.
  • Rash cutáneo.
  • Sensación de mareo o desmayo.
  • Cansancio extremo.
  • Trazas de sangre en las heces
  • Heces de color oscuro o negro.
  • Ictericia.
  • Resultado de imagen para nauseas

Contraindicaciones

Este fármaco está contraindicado:

  • En pacientes de la población pediátrica o menores de 18 años, ya que se desconoce su efecto sobre esta población.
  • Pacientes que presenten sensibilidad al principio activo o excipientes del fármaco.
  • Pacientes en estado de gestación o periodo de lactancia materna, ya que se desconoce su efecto sobre esta población, y podría ocasionar daño teratogénico.
  • Pacientes que padezcan patologías asociadas deben tener precaución en su uso.
  • Pacientes que consuman algún otro tipo de fármaco, inclusive vitaminas o medicamentos naturistas, deben tener precaución ya que podrían padecer interacciones medicamentosas. Como por ejemplo el Esomeprazol.
  • Pacientes que padezcan además patologías inmunológicas que debiliten el sistema inmune, como por ejemplo VIH, ya que el efecto podría ser más perjudicial que provechoso.

Dejar Comentario