≡ Menu




Ácido Mefenámico: para qué sirve, nombre comercial y más

Cadena de enlace del ácido mefenámico: antiinflamatorio no esteroideo (AINEs) usado para el tratamiento de dolores leves.

Mefenamic acid Structural Formulae V.1.svg

Para qué sirve

El término AINES es la abreviatura de  «antiinflamatorios no esteroideos» y  son los analgésicos  más utilizados en todo el mundo.   Se trata de un conjunto de medicamentos que se usan para aliviar el dolor causado por inflamaciones y en menor medida para síntomas de fiebre propios de enfermedades comunes y leves como son el resfriado y la gripe. Esta categoría incluye fármacos tan populares como la aspirina y el ibuprofeno,  además del ácido mefenámico. (Ver el artículo: Diclofenaco)

El concepto «no esteroideo» hace referencia al hecho de que a diferencia de otros analgésicos no ejercen efectos sobre los corticoides que nuestro cuerpo produce de forma natural y que actúan como antiinflamatorios. En el pasado se utilizó más esta categoría porque causaban menos efectos secundarios que otros medicamentos como los narcóticos.

El ácido mefenámico es un medicamento indicado para el tratamiento de dolores leves o moderados, también utilizado  contra  los dolores menstruales. Otro uso para el cual se indica a menudo es como antipirético, para aliviar la fiebre, aunque no se emplea con tanta frecuencia como los otros AINEs. Este medicamento también puede ser prescrito para otros usos, según la indicación que le de su médico.

Nombre comercial

Existen varios nombres comerciales para el ácido mefenámico,  (dependiendo del país donde es fabricado y también del laboratorio), dentro de los que podemos nombrar los siguientes:

Aspirina: origen, composición, contraindicaciones, y mucho más

Coslan cápsula de 250 mg.

Coslan supositorio de 125 mg

Coslan supositorio de 250 mg

Coslan supositorio de 500 mg

Femamín tabletas de 250 mg.

Postán tabletas de 500 mg

Ponstel cápsulas de 250 mg

Kalmadol tabletas de 500 mg

Dolomef  tabletas de 500 mg

También viene en varias  presentación en óvulos de uso rectal, de 125 mg, 250 mg y 500 mg

Otras marcas comerciales que podemos nombrar son:

Diclofenaco: Historia, qué es, para que sirve y más

Acinic, Adesna,  Aidol,  Algex,  Algifemin,  Algopress, Artriden, Calmin, Coslan, Demostan, Fenamin, Flipal, Kpeitton,  Lyalgo, Mefac, Mefacit, Mefenabene,  Mefenacid, Mefenamin,  Mephadolor, Namifen, Padomil, Parkemed Penta, Ponac, Ponalgic, Ponmel, Ponsdril, Ponstan, Ponstel, Ponstil, Ponstyl, Ponti, Pontrex, Roladol, Rolan, Sicadol, Spiralgine, Standor, T-Nol, Tanston, Templadol, Truasinol y  Vidan.

Resultado de imagen para acido mefenamico nombre comercial

Contraindicaciones

Se debe tener especial cuidado o precaución con los pacientes con insuficiencia hepática, para ellos la prescripción del ácido mefenámico debe ser en dosis mas reducida. En pacientes que sufren de insuficiencia renal, este medicamento está contraindicado, ya que se puede producir una acumulación excesiva del medicamento y sus metabolitos.

Aquellos pacientes que toman ácido mefenámico tiene alto riesgo de sufrir ataques cardíacos o accidentes cerebro vascular, estos efectos se pueden presentar de imprevisto y pueden causar la muerte. Si una persona ya ha sufrido de problemas cardíacos, debe informarle a su médico tratante, esto para evitar que le indiquen medicamentos sin esteroides, como es el caso del ácido mefenámico.

Todo paciente que se encuentre bajo tratamiento crónico con ácido mefenámico, deben permanecer bajo vigilancia médica por si le llegasen a aparecer úlceras gástricas o hemorragias.

En los pacientes con inmunosupresión o neutropenia, subsiguiente ésta a una subsiguiente terapia  inmunosupresora,  el tratamiento con el ácido mefenámico debe ser aplicado con mucha precaución. Los AINES, como el ácido mefenámico, pueden ocultar o enmascarar los signos de una infección como la fiebre o también el dolor en pacientes inmunosuprimidos.

Resultado de imagen para acido mefenamico imagenes

Debido a que este medicamento interfiere en la coagulación de la sangre, se recomienda dejar de tomarlo por lo menos 3 días antes de cualquier intervención quirúrgica o  incluso cirugías bucales, extracciones. También debe evitarse la exposición al sol ya que aumenta el riesgo de quemaduras y  u otras reacciones en la piel.

Se le debe indicar al médico si el paciente ha sufrido angina de pecho, infarto agudo al miocardio, insuficiencia cardíaca o si tiene alergia.  Tampoco debe usarse el medicamento durante el período inmediato a un bypass coronario.

El paciente debe informar al médico tratante de todas las medicinas que está tomando sean prescritas o no por otro médico, así como del consumo de  suplementos alimenticios y/o  vitaminas,  ya que se han descrito interacciones con antiácidos, anticoagulantes, antihipertensivos, antibióticos, antiasmáticos,   sales de litio, digoxina, fenitoína, ácido valpróico, quinolonas.

Se recomienda informar si padece de diabetes mellitus, lupus eritomatoso sistémico, anemia, asma, epilepsia, enfermedad de Mal de Parkinson, cálculos renales o alcoholismo.

Existen algunos alimentos y productos naturales como el ajo (Allium sativum), el jengibre ( Zingiber officinale) y el  ginkgo (Ginkgo Biloba)  que están contraindicados si se ingieren conjuntamente con AINES, debido a que tienen efectos clínicamente significativos sobre la agregación plaquetaria con el aumento del riesgo de hemorragias.

Resultado de imagen para acido mefenamico imagenes

Efectos adversos o secundarios

Diversos efectos adversos pueden presentarse durante el tratamiento con ácido mefenámico, dentro de lo que podemos nombrar: dolor de cabeza, mareos, tinnitus, diarrea, estreñimiento, nerviosismo. Por tratarse de un antiinflamatorio no esteroideo, puede provocar úlceras, perforaciones en las paredes del estómago, de los intestinos, hemorragias; especialmente en pacientes que han tomado el medicamento por períodos largos de tiempo, aunque se pueden presentar los efectos durante el tratamiento.

De presentarse algunos de los siguientes síntomas, llame a su médico y suspenda el tratamiento: fiebre,  visión borrosa; hinchazón del abdomen, pies, tobillos o piernas; ampollas, respiración entrecortada o dificultad para respirar, urticaria, prurito, sarpullidos, palidez, dificultad para tragar, disminución en la cantidad de orina o en la frecuencia para orinar, visión azul rojiza.

Hinchazón en la cara, en la garganta, la lengua, labios, ojos, brazos o manos; ritmo cardíaco acelerado, fatiga extrema, falta de energía, sangrado o moretones inusuales,  pérdida de apetito, malestar estomacal, dolor en la parte superior derecha del abdomen, síntomas parecidos a los de la gripe, coloración amarillenta en la piel o en los ojos, orina oscura, sin color o con sangre; dificultad o dolor al orinar, dolor de espalda.

Imagen relacionada

Ocasionalmente se pueden presentar otros efectos como cefaleas, insomnio, mareos, alteraciones renales y hepáticas , así como urticaria y rash como efectos alérgicos.

Los  efectos hematológicos  incluyen trombocitopenia, púrpura, anemia aplásica, pancitopenia, hemólisis con anemia y agranulocitosis. Se han observado  también cambios en las tasas de hemoglobina y hematocrito en algunos pacientes, lo que  puede resultar en retención de fluidos, pérdida de sangre gastrointestinal o efectos sobre la eritropoyesis.

Aunque mucho más raros, se han observado otros posibles efectos adversos como azoemia (presencia de nitrógeno en la sangre) con aumentos transitorios del BUN y de la creatinina sérica, necrosis papilar síndrome nefrótico, hematuria y nefritis intersticial.

Si se observa cualquier otro efecto molesto no mencionado, consultar a su médico.

Resultado de imagen para acido mefenamico imagenes

Dosis

Para el tratamiento del dolor leve a moderado, están las siguientes alternativas:

  • Adultos,  una cápsula o tableta de 500 mg o dos de 250 mg, o también un supositorio de 500 mg, tres veces al día, esta dosis puede ser disminuida a 250 mg cuatro veces al día, para aquellos pacientes que no puedan tolerar una dosis mayor.
  • Para niños con edad entre 2 y 8 años, un supositorio de 125 mg  tres veces al día.
  • Para niños de 9 a 14 años, un supositorio de 250 mg tres veces al día.
  • Para mayores de 14 años, dos cápsulas de 250 mg  o un supositorio de 500 mg tres veces al día.

Para el tratamiento de la dismenorrea  y menorragia primaria, la posología general indicada es de una dosis inicial de 500 mg, continuando con dosis de 250 mg cada 6 horas por 2 ó 3 días, para personas mayores de 14 años y para adultos, el tratamiento debe iniciarse al comienzo de la menstruación y continuarlo durante dos o tres días, o hasta que cese el malestar o la hemorragia.

Con el fin de evitar la irritación gastrointestinal, se recomienda tomar el medicamento acompañado de alimentos o leche.  Los antiácidos (de preferencia hidróxidos de aluminio o de manganeso), deben tomarse por lo menos media hora antes del medicamento, con el fin de que no  interfieran en la absorción . La dosis pueden variar dependiendo del tratamiento indicado por el médico tratante.

El ácido mefenámico debe ser administrado bajo estricta vigilancia médica. Debe ser expendido sólo  con récipe médico. Tampoco  debe ser administrado por más de siete días seguidos a menos que el médico así lo indique.  El paciente debe respetar la dosis recomendada, estar atento a cualquier síntoma extraño que se le presente y consultar de inmediato con su médico.

Se debe tener especial cuidado en paciente mayores de 60 años  ya que los efectos gastrointestinales pueden ser más severos en ellos.

Sobredosis

Si la víctima se ha desmayado, ha tenido convulsiones, dificultad para respirar o no puede despertarse, se debe llamar de inmediato al servicio médico de emergencias para evaluar la gravedad de la intoxicación y tratarla adecuadamente, llevando el envase del medicamento que se ha ingerido.

interacciones comunes medicamentos

Los síntomas de la sobredosis pueden incluir: cansancio extremo, malestar o dolor estomacal, vómitos con material parecido a granos de café, heces con sangre, negras o alquitranadas, respiración lenta, pérdida de la conciencia, estado de coma, dolor de cabeza severo, confusión y malestar general.

Recomendaciones

No debe repetirse el tratamiento sin antes consultar al médico.

No recomendar este tratamiento a otra persona.

No usar el producto después de la fecha de vencimiento indicada en el empaque.

Mantener el producto fuera del alcance de los niños o mascotas.

Debe mantenerse en su envase original, protegido del calor, luz y humedad, a una temperatura inferior a 30° C.

Antes de someterse a exámenes de laboratorio debe informar al médico o al personal técnico que está tomando ácido mefenámico ya que puede alterarlos resultados.

En casos de emergencia es importante suministrar al médico o personal técnico un listado de las medicinas que se encuentra tomando medicadas o no.

Diclofenaco: Historia, qué es, para que sirve y más

Embarazo

No debe indicarse durante el embarazo o la lactancia; aunque no se sabe si el medicamento atraviesa la placenta, si está determinado que se distribuye en la leche materna en muy pocas cantidades; esto debido a que el ácido mefenámico es absorbido rápidamente por el organismo.

El uso de los AINES no se recomienda durante la segunda mitad del embarazo debido a sus efectos adversos en el feto, que puede causar la inhibición de  la síntesis prostaglandinas, tales como la disfunción plaquetaria o renal, hemorragias gastrointestinales o también perforaciones en las paredes del estómago o de los intestinos.

El ácido mefenámico no debe emplearse durante el embarazo a menos que el médico considere que su uso supera claramente los riesgos inherentes, en caso  de ser así,  no es aconsejable tomarlo antes del parto porque este ácido inhibe las contracciones del útero

El Ácido Mefenámico, en lo que se refiere al embarazo, está clasificado dentro de la categoría C de los fármacos, y se puede usar  sólo durante los dos primeros trimestres, siempre y cuando sea absolutamente necesario y de no haber otra alternativa,   debido a los efectos adversos que puede ocasionar en el feto ya que puede  causar la inhibición de la síntesis de las prostaglandinas ; está incluído en la categoría D para su administración  durante el tercer trimestre.

Resultado de imagen para acido mefenamico imagenes

Lactancia

Hay diversas opiniones respecto al riesgo  de este fármaco durante la lactancia, algunos autores expresan  que los estudios realizados  demuestran que es de bajo riesgo y que aunque también se excreta en la leche materna, no se observaron problemas en los niños que  lactaron de madres que lo habían tomado.

Además no se encontraron cantidades significativas o fueron muy bajos éstos niveles en plasma u orina de esos lactantes.  En el año 2012, la Academia Americana de Pediatría informó que es un medicamento usualmente compatible con la lactancia. Por lo tanto, lo cataloga como de riesgo muy bajo para la lactancia.

En cambio hay  otros autores y asociaciones médicas que consideran que debido a la escasa bibliografía se debe recomendar  utilizar otros productos alternativos durante el embarazo, el período neonatal y en caso de riesgo de que el bebé nazca antes de las 37 semanas de gestación (prematuridad).

Ácido mefenámico y alcohol

En el siglo XIX,  en Norteamérica, cuando aún no se habían desarrollado medicamentos específicos para eliminar el dolor, los dentistas recurrían al whisky  como recurso para insensibilizar las encías antes de una extracción dental.  Sin embargo, en la actualidad existe todo un arsenal entre analgésicos y anestésicos  que frente al dolor o en caso de intervenciones quirúrgicas contrarrestan este sufrimiento.

En el caso de los analgésicos y  antiinflamatorios no esteroideos o AINES, grupo del cual el ácido mefenámico forma parte,  aumentan  su toxicidad para el hígado y la mucosa gástrica  cuando hay consumo de alcohol. Es por esto que siempre se recomienda evitar su consumo durante el tratamiento con éste producto debido al alto riesgo de provocar graves afecciones hepáticas y gastrointestinales.

No obstante, se estima que los riesgos de consumir bebidas alcohólicas durante el tratamiento con medicamentos, son superiores a los posibles beneficios que se pudieran obtener, ya que las potenciales interacciones farmacológicas pueden ser considerables.

Cuando se ingiere alcohol, éste sigue el tránsito fisiológico como cualquier otro  líquido entrando por la boca  al sistema digestivo, luego circula con la sangre  hasta llegar a diversos órganos donde es procesado. Especialmente, en el hígado. Es allí donde los medicamentos son metabolizados, es decir, transformados, asimilados.

Resultado de imagen para acido mefenamico imagenes

El ácido mefenámico no es la excepción, siendo un anti inflamatorio  que se utiliza para atenuar  inflamaciones, dolor y fiebre, se absorbe rápidamente por el cuerpo.  Al ingerirlo simultáneamente con el alcohol se produce una especie de competencia ya que ambas sustancias  se metabolizan, se sintetizan,  en el hígado. Resultando que una menor cantidad de alcohol  produzca un mayor efecto.

Esto suele ocurrir cuando la ingesta alcohólica es aguda,  es decir, cuando la persona en tratamiento se encuentra en una fiesta o en cualquier otra actividad social afín,  afectando directamente a la salud. Y así  ocurre porque para asimilar el alcohol aumentan las enzimas, proteínas que favorecen y aceleran una reacción bioquímica del metabolismo,  que en  muchos casos son las mismas que forman parte del proceso de transformación de este medicamento, por éso se habla de un efecto competitivo.

Aspirina: origen, composición, contraindicaciones, y mucho más

Los efectos secundarios  de ingerir alcohol tales como dificultad para concentrarse y hablar, mareos, náuseas, aletargamiento, somnolencia, falta de coordinación y otros síntomas, se incrementan. Se conoce también que el uso y/o abuso de AINES produce gastritis, mientras que el consumo excesivo de alcohol aumenta el riesgo de sufrir gastritis. Si tomar en exceso éstos productos por separado es peligroso, al tomarlos conjuntamente se duplica el riesgo.

Ácido mefenámico o ibuprofeno

Ácido mefenámico

El ácido mefenámico es una sustancia activa del grupo fenamato que actúa como un fármaco con propiedades antiinflamatorias no esteroideas. Los fenamatos son medicamentos derivados del ácido antranílico que funciona como un AINE. Este fenamato, es comercializado bajo las marcas de Coslan, Ponstan, Kalmadol o Dolomef.

El mecanismo de acción no es tan conocido como en otros AINES, pero se relaciona con la supresión de la síntesis de las prostaglandinas, que son las que producen el dolor o inflamación en el cuerpo, mediante la inhibición de la enzima ciclooxigenasa.  Esta enzima es la que convierte el ácido araquidónico en prostaglandinas como respuesta ante el daño de un tejido corporal.

Está indicado para el alivio de molestia leves o moderadas en pacientes mayores  de 14 años de edad. Es muy utilizado par aliviar las molestias producidas por la artrosis, artritis reumatoide, enfermedad de Still.  Sus propiedades antiinflamatorias  reducen la hinchazón y las analgésicas calman dolores de cabeza, musculares, dentales, postraumáticos o de intervenciones quirúrgicas.

Resultado de imagen para acido mefenamico imagenes

Es altamente recomendado para las mujeres que tienen un período  muy largo o abundante causado por un dispositivo intrauterino; también en las dolencias iniciales de la menstruación o síndrome de tensión premenstrual. En estos casos, el ácido mefenámico desinflama los ovarios y reduce el flujo de sangre sin cortar la menstruación.  También funciona como antipirético en los casos de fiebre. Al respecto, sólo algunos países autorizan su  uso en niños mayores de seis meses.

Una ventaja adicional, es que reduce el riesgo de disfunción eréctil  aunque siempre debe ingerirse  de acuerdo a las  indicaciones médicas.

Las personas que toman medicamentos anti inflamatorios, AINES, como el ácido mefenámico tienen un mayor riesgo de sufrir ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares, que las que no los toman.  Sobre todo cuando se toman por un tiempo prolongado.

En especial aquellos  que son fumadores, o han tenido  colesterol alto, hipertensión, diabetes, enfermedades cardíacas y/o cardiovasculares. Del mismo modo, aumentan los riesgos de causar úlceras, hemorragias o perforaciones gástricas o intestinales, enfermedades renales o hepáticas, pudiendo ocurrir de forma imprevista durante la administración del medicamento.

Imagen relacionada

No se recomienda su  administración concomitante con cidofovir, un antiviral que previene que ciertas células virales se multipliquen, que es especialmente utilizado en pacientes con síndrome de inmunodeficiencia adquirida  (SIDA), por el potencial aumento de la nefrotoxicidad.  Debe suspenderse con al menos siete días de anticipación a un tratamiento con cidofovir.

Las concentraciones y toxicidad del litio pueden aumentar durante el tratamiento con ácido mefenámico o meclofenamato por lo que se deben monitorizar los niveles plasmáticos del paciente.  En el caso de la digoxina, también produce un incremento de las concentraciones plasmáticas del digitálico.  Esta interacción es más significativa en pacientes con insuficiencia renal.

El ácido mefenámico  inhibe la síntesis renal  de prostaglandinas pudiendo potenciar la nefrotoxicidad de las ciclosporina, un fármaco inmunosupresor utilizado en pacientes trasplantados. Se han producido complicaciones graves o incluso fatales cuando se administra en grandes dosis conjuntamente con metotrexato debiendo controlarse  la función renal. Su uso con diuréticos puede aumentar el riesgo de un fallo renal secundario a una reducción de flujo renal.

En estudio relacionado con mujeres tratadas con alendronato y AINES se observó un aumento del 70% en el riesgo de desarrollar efectos gratointestinales como gastritis y úlcera gástrica.

En estudios realizados con 842 pacientes con dolor postoperatorio, al 48% se les administró una dosis única de 500 mg, experimentando un buen nivel de alivio. Este nivel de  alivio del dolor es comparable al experimentado  con paracetamol de 1.000 mg. Los autores del estudio concluyeron que sobre la base de los datos limitados el ácido mefenámico oral de 500 mg muestra efectividad para el tratamiento del dolor postoperatorio agudo moderado a intenso.

El Ibuprofeno

Es un derivado del ácido propiónico que afecta al sistema nervioso, el tejido liso, la sangre, el sistema reproductor, que regulan diversas funciones como la presión sanguínea, coagulación de la sangre,  la respuesta inflamatoria alérgica y el aparato digestivo.

Como todo AINE, está indicado  en caso de fiebre, inflamación y dolor. En relación al dolor sus efectos son periféricos y no alteran el umbral  del dolor ni los niveles de prostaglandinas cerebrales; su efecto sobre la fiebre deriva de la vasodilatación periférica que provoca una acción central sobre el centro regulador de la temperatura del hipotálamo. También tiene un efecto  anticoagulante.

Se recomienda siempre  tomar la dosis más baja que sea efectiva para calmar las molestias y dejar de tomarlo en cuanto los síntomas desparezcan. Para evitar daños gastrointestinales ingerirlo durante las comidas, y si la toma no coincide con la comida tomarlo con un vaso de leche. Es muy importante engullir los comprimidos enteros y no cortarlos ya que vienen recubiertos de una película protectora que hace menos daño  al estómago. Su dosificación es un comprimido cada ocho horas.

Al igual que el ácido mefenámico puede ocasionar gastritis, úlcera gástrica o duodenal, contribuye a la elevación de la presión sanguínea, no está recomendado en paciente con problemas de coagulación. Se debería evitar su administración durante el embarazo,  especialmente durante el tercer trimestre, en el que está clasificado en la categoría D al igual que el ácido mefenámico.

Ventajas y desventajas del ácido mefenámico.

Del mismo modo los efectos secundarios o adversos de Ibuprofeno se potencializan cuando se administra conjuntamente con otros medicamentos que pueden aumentar su toxicidad ente ellos: anticoagulantes, antiepilépticos, antihipertensivos, diuréticos, Metotrexato, Litio, Pentoxifilina, Probenecid, Sulfamidas y Quinolonas, antidepresivos y ginkgo biloba.

En algunos pacientes con función renal comprometida que son tratados con AINES (Ej.  Ácido Mefenámico, Ibuprofeno),  la coadministración de inhibidores de la ECA ( Ej. lisinopril, enalapril) pueden ocasionar un empeoramiento de la función renal.

Si el paciente no está dentro del grupo de personas para las que éste medicamento está contraindicado, no hay problema en administrárselo. En caso de necesitar tomarlo por un tiempo prolongado, el médico valorará el estado de salud del paciente indicándole la posología a seguir, normalmente una dosis cada ocho horas, es totalmente seguro.

El Ibuprofeno es más conocido y popular que el Ácido Mefenámico  aunque ambos son  antiinflamatorios no esteroideos AINES, comparten muchas de sus desventajas y producen grandes beneficios al paciente tratado con ellos, si se administran siguiendo correctamente las indicaciones del médico. Al preparar el botiquín de primeros auxilios, no debería  faltar cualquiera de estos antiinflamatorios para casos de emergencia.

Significado de la Categoría C

La categoría Categoría C  indica: Los estudios en animales han revelado un efecto adverso en el  feto y no existen estudios adecuados y  bien controlados en embarazadas o bien no se han realizado estudios en animales y no existen estudios adecuados y bien controlados en mujeres gestantes.

Tabletas

La presentación en tabletas o comprimidos del Ácido Mefenámico viene en 500 mg. Tratamiento del dolor leve o moderado.

Composición

Cada comprimido está compuesto por  500 mg de Ácido Mefenámico. Excipientes: Almidón, Glicolato de Sodio, Polividona, Lauril Sulfato  de Sodio, Colorante FD&C Amarillo N° 5 lacado, Magnesio Estearato, Celulosa Microcristalina.

Resultado de imagen para acido mefenamico imagenes

Interacciones

Se han descrito interacciones con los siguientes medicamentos:

Sales de Litio

Hidantoínas ( Fenitoína)

Salicilatos (Aspirinas)

Sulfonamidas (Sulfadiazina, Sulfametoxazol)

Sulfonilureas (Clorpropamida, Glibenclamida)

Anticoagulantes ( Warfarina)

Modo de  empleo

Administrar por vía oral, preferentemente con las comidas. Tomar con un vaso completo de agua, jugos, leche, o cualquier  otro  líquido que no sea bebida alcohólica.

Condiciones de almacenamiento

Este medicamento debe mantenerse  en su envase original, protegido del calor a no más de 30° C, la humedad, fuera del alcance de los niños y mascotas. No usar el producto después de la fecha de vencimiento indicada en el envase. No repita el tratamiento sin previa indicación médica. Recuerde consultar a su médico antes de utilizar el ácido mefenámico.

Dejar Comentario